Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sectores del PP presionan para que Casado aparte a Cospedal

Los populares fijan la "comisión de un delito" como línea roja, pero algunos miembros del partido creen que el presidente popular debe "dejarla caer"

El presidente del PP, Pablo Casado, y María Dolores de Cospedal, el pasado 27 de octubre durante un acto del partido en Sevilla.

El líder del PP, Pablo Casado, ha evitado este miércoles, por tercer día consecutivo, apoyar públicamente a María Dolores de Cospedal tras difundirse las conversaciones que ella y su marido mantuvieron con el comisario José Manuel Villarejo sobre la trama Gürtel. Es un silencio elocuente. Dirigentes del partido opinan que el escándalo "se veía venir" y que les devuelve al lugar del que pretendían salir: con el líder huyendo de los micrófonos para no ser preguntado por miembros del partido señalados por corrupción. "Pablo tiene que deshacerse de ella, establecer un cordón sanitario, pero es difícil porque le debe todo: es presidente del PP gracias a Cospedal", afirma un dirigente popular en alusión al traspaso de apoyos de la ex secretaria general a Casado tras caer en la primera vuelta de las primarias del partido. "No es algo del pasado desde el momento en que ella está en la ejecutiva y ha colocado a personas de su máxima confianza en los puestos clave", añaden las mismas fuentes.

Ni el presidente del PP, ni su actual secretario general, Teodoro García, la han respaldado expresamente, pese a que el martes ambos hablaron con ella, según fuentes de la formación. El argumentario interno difundido para responder a preguntas sobre Cospedal pedía recordar que la ministra de justicia, Dolores Delgado —el PP pidió su dimisión por sus grabaciones con Villarejo—, "mintió" y la ex secretaria general no, y que el escándalo obedece a un intento por "tapar los ERE" de Andalucía. Algunos populares vieron ese argumentario absolutamente insuficiente para la gravedad de la situación.

En público, los portavoces del partido insisten en que "a día de hoy" las grabaciones difundidas no revelan la "comisión de delitos". Ese es el apoyo, condicional, que está recibiendo Cospedal. Los populares creen que aún no han escuchado la última entrega de esos audios y que habrá más. Están, además, molestos por cómo el marido de la ex secretaria general, López del Hierro, se paseaba por la sede de Génova y dirigía las conversaciones con Villarejo.

La ausencia de Cospedal este miércoles en el pleno del Congreso de los Diputados también fue interpretada en la bancada popular como una señal de alarma. En cualquier caso, las grabaciones acapararon toda la atención y los populares admiten que les dificulta hacer oposición. "No podemos hablar de nuestros temas, sino de lo que quieren los demás. Esto solo beneficia a Ciudadanos y al Gobierno. Hoy [este miércoles] nadie ha hecho caso a Casado en su duelo con Sánchez. Tiene que dejarla caer", afirma un cargo popular. Casado creía que había solucionado ese problema, una vez que el Supremo decidiera no investigarle por su máster, pero otra vez la corrupción vuelve a torcerle la agenda.

Fuentes de su entorno señalan que no quiere equivocarse, porque considera que otros casos, como el de Rita Barberá, se gestionaron mal en el pasado. Fuentes del partido aseguran que Cospedal no informó al líder de sus encuentros con Villarejo antes de que salieran a la luz. Y que, en cualquier caso, el escándalo ha "anulado" sus posibilidades de ser candidata por Europa.

El comisario admite trabajos “heterodoxos”

Óscar López-Fonseca

 El abogado defensor del comisario José Villarejo hizo público ayer un comunicado en el que admite que el policía jubilado obtuvo “información de interés judicial-policial por procedimientos heterodoxos” cuando estaba en activo. La nota recalca que estas actividades del “agente encubierto” no solo fueron “consentidas y aprobadas” por sus mandos, sino que también fueron “aplaudidas y premiadas por todos sus superiores operativos y políticos”. El letrado niega reiteradamente que el comisario sea el autor de la filtración de las grabaciones a la ministra de Justicia, Dolores Delgado, y a la ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal que han provocado una tormenta política. Las achaca a una maniobra para impedir su puesta en libertad provisional.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información