Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey defiende la Constitución como “una lección de convivencia que dignifica la vida política”

El jefe del Estado llama a celebrar el 40º aniversario de la Ley Fundamental en los Premios Princesa de Asturias

Los Reyes junto a la reina Sofía, a su llegada al teatro Campoamor / En vídeo, declaraciones del Rey Felipe VI

El Rey ha aprovechado el 40 aniversario de la Constitución, que se celebra el próximo 6 de diciembre, para hacer una reivindicación de la Ley Fundamental como valor y marco en el que afrontar los retos políticos que tiene planteados España. En la parte final del discurso que ha pronunciado este viernes en el teatro Campoamor de Oviedo, como colofón a los Premios Princesa de Asturias, Felipe VI se ha referido a la Constitución como “fruto de la concordia entre españoles” y “una lección de convivencia que dignifica la vida política”.

Palabras que cobran mayor relevancia en un contexto en el que el país afronta desde Cataluña un intento de desagregación del Estado, de cuya unidad el Rey es garante, y con una creciente presión desde los extremos políticos contra el llamado régimen del 78, que propició el cambio de la dictadura a la democracia y acordó la pautas en la que se tenía que desarrollar el futuro de España.

En un acto en el que los tres poderes del Estado se han volcado con el Rey, después de que fuera reprobado por el Parlament de Cataluña, Felipe VI ha hecho hincapié en los logros que ha favorecido el marco constitucional para España y ha llamado a celebrar “una fecha verdaderamente inolvidable en nuestra historia”, la del 6 de diciembre de 1978, “día en el que el pueblo español ratificó en referéndum nuestra Constitución”. Y ha señalado que esta efeméride, que llega en un momento político convulso, será celebrada “como corresponde y en justicia se merece” el texto del 78. 

En ese sentido, se ha referido a la Ley Fundamental “como un gran ejemplo del que podemos sentirnos profundamente orgullosos", “como la mejor muestra de la generosidad, la madurez y la responsabilidad de todo un pueblo que ganó la democracia y la libertad”. “Porque democracia y libertad es lo que representa y significa para España, para el pueblo español, nuestra Constitución”, ha enfatizado en medio de un estallido de aplausos.

El jefe del Estado ha incidido en que la Constitución fue el resultado del consenso de los españoles “unidos por un profundo deseo de reconciliación y de paz” y “por la firme voluntad de vivir en democracia”. La Ley Fundamental, ha destacado, “recuperó para el pueblo español la soberanía nacional”, “devolvió a los españoles su libertad y su condición de ciudadanos” y “reconoció también la diversidad de sus orígenes, culturas, lenguas y territorios”.

En los últimos años, con el desafío independentista catalán de telón de fondo, el Rey ha realizado constantes apelaciones a la Constitución. Lo hizo el 13 de noviembre de 2015, un día después de que el Tribunal Constitucional suspendiera la declaración independentista aprobada por el Parlamento catalán, cuando en un acto de la Marca España afirmó que los principios constitucionales "se mantendrán plenamente vigentes". "La Constitución prevalecerá, que nadie lo dude", garantizó.

Volvió a insistir en la entrega de los Premios Nacionales de Cultura 2016, en Cuenca, en otro momento de máxima emergencia política. Era el 21 de septiembre de 2017, tras la aprobación en el Parlament de Cataluña leyes para la independencia en contra de la opinión de los letrados. Entonces el Rey avaló que la Constitución “prevalecerá sobre cualquier quiebra de la convivencia democrática”.

En la ceremonia de entrega de los galardones, el Rey ha destacado “la extraordinaria obra de los premiados”, de los que ha puesto de relieve “el valor del conocimiento, el altruismo, la superación personal, la voluntad y la determinación de alcanzar una existencia mejor”. “Vuestra sensibilidad y la vocación de trascender os acompañan en vuestra tarea y os hacen excepcionales. Sois, por todo ello, un símbolo de nuestros anhelos, de las mejores ambiciones y aspiraciones. Y lo sois por vuestra profundidad de pensamiento y de acción, por vuestro esfuerzo cotidiano y vuestra constante reflexión”, ha ensalzado.

La Fundación Princesa de Asturias ha distinguido en esta edición con sus galardones al director de cine Martin Scorsese (Artes), la periodista Alba Guillermoprieto (Comunicación y Humanidades), la organización Amref Health Africa (Cooperación Internacional), los alpinistas Reinhold Messner y Krzysztof Wielicki (Deportes), la novelista Fred Vargas (Letras), el intelectual Michael J. Sandel (Ciencias Sociales), el científico Svante Pääbo (Investigación Científica y Técnica) y la investigadora oceanográfica Sylvia A. Earle (Concordia).

El Rey ha tenido palabras para todos y cada uno de ellos. Del cineasta Martin Scorsese, ha dicho que "hace explotar la pantalla con emociones puras". A Alma Guillermoprieto la ha definido como "una periodista imprescindible para entender la historia de los últimos decenios, sobre todo de Iberoamérica. Ha destacado la "magnífica labor" de la organización Amref Health Africa por "mejorar notablemente la salud de millones de personas en el continente africano", así como los "retos casi imposibles de los alpinistas Reinhold Messner y Krzysztof Wielicki. A la novelista Fred Vargas la ha calificado como "una maestra en el arte de sumergir al lector en historias cruzadas". Ha resaltado la "extraordinaria capacidad para divulgar teorías" del filósofo Michael J. Sandel y la "sabiduría y capacidad exquisita para imaginar y poner en práctica distintos métodos y técnicas de investigación genética" de Svante Pääbo. Para acabar, ha subrayado el trabajo de la doctora Sylvia A. Earle: "Nadie como ella ha estudiado los mares de la Tierra y la vida marina".

Las gaitas ‘ahogan’ la protesta contra la Monarquía

El potente foco mediático de los Premios Princesa de Asturias, considerados los más importantes del mundo después de los Nobel, siempre atrae a las protestas de una diversidad de causas. Desde hace unos años, coincidiendo con el aumento de muestras de desafección a la Corona, las protestas antimonárquicas tratan de exhibir su músculo junto a las de afectados por conflictos laborales, que acuden a las inmediaciones del Teatro Campoamor, donde se celebra la gala . La Marcha de la Dignidad ha centrado en esta edición su energía contra los galardones, “un evento” que “causa repulsa” a este movimiento “porque desde una fundación caduca y corrupta se busca dar prestigio y lavar la imagen a otra institución más caduca y corrupta aún, la Monarquía”.

Con ese motivo, han llevado una serie de actos de protesta entre el 18 y el 20 de octubre con charlas, mesas redondas y, sobre todo, lo que denominan “pasacalles contra la vergüenza”, que es el punto suculento del programa. Esta marcha para protestar contra la Monarquía y los galardones de la Fundación Princesa de Asturias aprovecha el día grande del certamen y transcurre entre la plaza del Ayuntamiento de Oviedo y la plaza de la Escandalera, a pocos metros donde transcurre el desfile de gaiteros y bailarines (unas 850 personas) que acompaña a los invitados a la ceremonia desde el Hotel de la Reconquista al Teatro Campoamor.

En ese punto en el que se cruzan, la plaza de la Escandalera rinde un hondo tributo a su nombre. A una parte y otra la plaza se aglutinan unos centenares de republicanos y algunos menos monárquicos, que se esfuerzan por vociferar sus consignas frente a la música de las gaitas del desfile. Los gritos, los silbidos, los abucheos y las gaitas protagonizan una colisión de muchos decibelios, una pugna con agitación de banderas tricolores y rojigualdas en la que acaban imponiéndose los gaiteros, que con la potencia de sus instrumentos ahogan la protesta y la contraprotesta.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >