Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Local BLOGS CRÓNICAS
DEL PAÍS

El plato poroso que absorbe la grasa excedente de las comidas

Un grupo de jóvenes ingenieros de Bilbao idean una pieza de porcelana que “ahorra el 30% de las calorías”

Cocineros sirven un huevo frito sobre los poros del plato 'Hola'. Ampliar foto
Cocineros sirven un huevo frito sobre los poros del plato 'Hola'.

Tiene el aspecto de un plato de porcelana al uso, pero salta a la vista una salvedad: la superficie está salpicada de 1.500 orificios que forman un dibujo de inspiración nipona y, he aquí la diferencia, cumplen una función "saludable". Quienes han concebido esta pieza de vajilla, cuatro jóvenes ingenieros del País Vasco, aseguran que esos microagujeros consiguen filtrar la grasa sobrante de la comida, lo que proporciona "beneficios para la salud". "El plato Hola absorbe calorías", "di adiós al exceso de aceite en tu comida", son los dos principales reclamos elegidos para anunciar sus bondades dietéticas.

"Nosotros no somos especialistas de la alimentación ni de la salud, somos ingenieros. Por eso pusimos el plato en manos de varios dietistas. Lo han testado y podemos decir que su uso ahorra a los comensales hasta el 30% de las calorías de una comida, lo que equivale a entre 100 y 200 calorías", afirma Ander Méndez, uno de los inventores. El plato Hola ya se comercializa en farmacias de España, en las parafarmacias de unos grandes almacenes y a través de la web. Desde su presentación a comienzos de este año ya se han vendido cerca de 10.000 unidades.

El mecanismo de absorción del plato está inspirado en las esponjas de mar, unos invertebrados formados por pequeños poros y canales que logran filtran el alimento y el oxígeno. A diferencia de las esponjas marinas, explica Méndez, los más de 1.000 orificios del plato Hola están diseñados para cribar los lípidos (grasa y aceite): "Para adaptar el diámetro de las hendiduras y optimizar la absorción, se ha tenido en cuenta la viscosidad dinámica y la densidad de cada aceite". Los agujeros varían en diámetro y forma, adaptándose a las propiedades de viscosidad y densidad de los aceites que se depositan en la vajilla.

Los cuatro jóvenes que han ideado este plato —Sheyla Aguilar, Iñigo Alday, Ainhoa Ocio, además de Méndez—, licenciados de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la Universidad del País Vasco (UPV-EHU), han empleado dos años de estudio hasta dar con la fórmula. El desarrollo y lanzamiento del proyecto ha sido posible gracias a la ayuda recibida por la incubadora de empresas Citec, con sede en Portugalete (Bizkaia). La fabricación del plato Hola se realiza en empresas de porcelana de Alemania y Fujian (China).

La distribución de los agujeros porosos que absorben la grasa se ha realizado, expone Méndez, siguiendo "los patrones de los kamon de la cultura japonesa, unos anagramas monocromáticos basados en principios matemáticos". "Cuando sirves la comida en el plato, la grasa y el aceite sobrante cae en los poros, y de esa forma se evita ingerirlo. Funciona muy bien con los lípidos pesados, que quedan en el fondo", afirma Méndez.

La tecnología está patentada y ha recibido el código nacional de parafarmacia. En vista de sus resultados, no descartan replicar el patrón en una vajilla completa de porcelana y otros utensilios de cocina, incluso sartenes. El plato Hola, que cuesta en parafarmacias poco menos de 15 euros,  se puede utilizar en el microondas. La limpieza tampoco es un problema. Se lava como cualquier otro plato.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >