Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dolores Delgado: “No voy a dimitir, a esta ministra nadie la va a chantajear”

La oposición redobla la presión sobre Sánchez para convocar elecciones

Dolores Delgado, junto a Margarita Robles, este miércoles en el Congreso. En vídeo, el rifirrafe de la ministra de Justicia con Rafael Hernando (PP).

Dolores Delgado, ministra de Justicia, ha mostrado este miércoles la seguridad de que continuará en su puesto. “A este Gobierno, a esta ministra, nadie, nadie nos va a chantajear”. Su negativa a dimitir ha sido el broche de una jornada parlamentaria en la que la titular de Justicia se ha sometido a preguntas y a una interpelación en el Congreso, registradas con anterioridad a que salieran a la luz grabaciones en las que compartía mesa y mantel con el excomisario José Villarejo, en prisión preventiva desde noviembre por el caso Tándem, otros policías y el exjuez Baltasar Garzón.

Su larga experiencia como fiscal, en los últimos años en la Audiencia Nacional, le ha servido como soporte para señalar, e incluso presumir, de haber tenido que enfrentarse con situaciones y personajes al margen de la ley. “Como servidora pública como fiscal durante 30 años no me he achantado con narcotraficantes, corruptos y violadores de derechos humanos y voy a defender como ministra el servicio público. Esta ministra no va a aceptar el chantaje de nadie”, ha señalado.

La polémica no se da por concluida, ya que Delgado comparecerá este 10 de octubre en el Congreso, a petición propia, aunque la oposición lo iba a solicitar, para dar cuenta de qué tipo de relación tenía con Villarejo y el contexto del almuerzo del que han salido las grabaciones. Este miércoles, en la última entrega de las conversaciones grabadas en 2009 y difundidas por el diario digital de reciente creación Moncloa.com, Delgado, entonces fiscal de la Audiencia Nacional, revelaba en una comida que jueces y fiscales acabaron supuestamente con menores en un viaje a Colombia. El remate a su intervención ha sido un fuerte aplauso de los diputados socialistas, la mayoría puestos en pie, y un abrazo de la portavoz socialista, Adriana Lastra y de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

La sesión de control al Gobierno, con la ausencia del presidente Pedro Sánchez, de viaje oficial en Estados Unidos, ha sido una continuación de la bronca política de los últimos días por las grabaciones de la ministra y la paralización de los intentos del Gobierno de sacar adelante los Presupuestos. Durante las preguntas parlamentarias, Delgado no ha hecho la menor mención a las grabaciones del encuentro con el excomisario José Villarejo, sino que ha pasado al contraataque.

El portavoz adjunto del Grupo Popular, Rafael Hernando, ha considerado que la titular de Justicia ya no tiene nada que hacer ni decir porque “la opinión pública la ha condenado; es culpable”. Los dirigentes del PP y de Ciudadanos han decidido que es momento de aumentar la presión y la denuncia sobre este Gobierno al que no considera apto para gobernar y sobre el que mantiene el reproche de estar en La Moncloa por una moción de censura.

Las preguntas registradas intentaban que Delgado respondiera a “las presiones” del Gobierno a la Fiscal General del Estado, María José Segarra. "Jamás este Gobierno va a presionar a los fiscales; eso es lo que hacían ustedes, y lo hicieron con los fiscales como fue con Eduardo Torres-Dulce”, ha acusado la ministra. Después, ha citado presuntas presiones a los fiscales de Murcia para que no actuarán contra el expresidente del PP de esa región, ahora imputado. De nada le ha servido a la ministra, porque el portavoz popular ha mantenido sus fuertes descalificaciones. “Usted es un paradigma de la mentira, usted ha nombrado a una fiscal para que la obedezca. España necesita un Gobierno decente y ni usted ni el doctor Sánchez están a la altura de este país”.

En los pasillos, el líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, ha pedido la dimisión de la ministra. “Todo contacto con Villarejo mancha, y debe apartarse”, ha concluido Iglesias.

Más información