Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dolores Delgado asegura que los audios de su comida con Villarejo están manipulados

La ministra de Justicia mantiene que la difusión de nuevas grabaciones en las que alude al responsable de Interior, Grande-Marlaska, supone un “ataque institucional”

"Estoy enfadada". "Esto me indigna". "Este tema me ha dolido". Así ha reaccionado este martes la ministra de Justicia, Dolores Delgado, a los audios difundidos por el diario digital Moncloa.com sobre su participación en una comida con el comisario jubilado José Villarejo, considerado el rey de las cloacas del Estado y en prisión preventiva desde el pasado noviembre como máximo responsable de una trama policial desmantelada en la Operación Tándem. La ministra ha calificado esa publicación como un "ataque" a las instituciones del Estado y al Gobierno. Y ha insistido en que el sentido de esos audios —que no forman parte de la causa que instruye la Audiencia Nacional, según fuentes del Ministerio de Justicia— ha sido manipulado. "Las grabaciones se pegan, se cortan y se editan", ha recalcado Delgado.

"Siento que pueda parecer que estoy enfadada. Pero es que lo estoy. Porque no voy a permitir que nadie cuestione mis principios y mi honestidad. Porque eso es lo que tengo tras 30 años de profesión", ha subrayado la ministra, que ejercía como fiscal antiterrorista en la Audiencia Nacional antes de dar el salto a la política. "No sé cual es la finalidad [de su difusión]. Yo sé por qué estoy aquí y por qué voy a seguir aquí", ha remachado la ministra.

Delgado ha repetido que solo ha coincidido tres veces con Villarejo en 25 años. Y ha recordado que este ataque contra ella se produce después de que se publicaran otras grabaciones que afectan a la jefatura del Estado, en referencia a las manifestaciones de Corinna Larsen sobre Juan Carlos I. "Estos ataques no tienen nada de verdad, nada de políticos. Y son execrables", ha añadido la ministra, que también ha dicho que no se refería a Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior, en la grabación en la que se le escucha decir "un maricón".

"Grande-Marlaska, con el que he hablado, es amigo mío y hemos mantenido una relación estrechísima. Este tema me ha dolido mucho", ha proseguido la titular de Justicia, que ha defendido que nunca ha habido un cambio de versión del ministerio. Tras la intervención pública de la ministra, fuentes de Justicia han matizado que, en el caso de referirse a Marlaska, esa palabra la habría utilizado sin ánimo de usar una expresión homófoba.

El propio ministro del Interior ha hecho referencia a esta polémica para asegurar que "lo importante no son las palabras, sino los hechos; y este es un Gobierno cohesionado, de diversidad y de la igualdad". "Para disculparse hay que haber ofendido o haber querido ofender", ha rematado Grande-Marlaska, informa Miquel Alberola. "Todos los ministros vamos a seguir en nuestro puesto de trabajo, colaborando y empujando para que este país sea un poquito más igual", ha añadido el responsable de Interior.

Justicia aseguró el lunes 17 de septiembre a través de un comunicado que la ministra Dolores Delgado no había mantenido relación de "ningún tipo" con el comisario jubilado en su etapa como fiscal, aunque después redujo su falta de contacto al ámbito "profesional". Según ella, al principio dijo que nunca se había visto con Villarejo porque creía que se refería a Villarejo en su condición de abogado. "Yo con el Villarejo letrado jamás he tenido relación y con el Villarejo policía solo he tenido esto: tres encuentros", ha apostillado. Esas tres ocasiones fueron, según han precisado a EL PAÍS fuentes de Justicia, tres comidas. Una primera, en la que "se saludaron"; la segunda es a la que pertenecen las grabaciones difundidas en los últimos días por Moncloa.com, en 2009; y la tercera, organizada a mediados 2017 por el exjuez Baltasar Garzón, a la que acudió "en el café", según las fuentes del departamento de Justicia.

La sesión de control al Gobierno en el Senado fijada para esta tarde aborda la reprobación de Dolores Delgado por el desamparo y abandono del juez Llarena en su defensa ante la demanda civil presentada contra él en un juzgado de Bruselas y su posterior rectificación, cuestión que en principio había quedado fuera de la sesión. El PP tenía previsto forzar el cambio de orden de mociones para que se votase este martes, informa Miquel Alberola. La ministra anunció el lunes que comparecerá voluntariamente en el Congreso para explicar su relación con el comisario Villarejo.

Durante un desayuno informativo en el Club Siglo XXI, Delgado ha lanzado el primer mensaje muy pronto. Cuando apenas llevaba unos minutos hablando, la ministra ha hecho un alegato contundente: "Este Gobierno está aquí para trabajar por la gente y nadie va a impedir que lo hagamos". "Todo el mundo piensa que la justicia está politizada. El anterior ministro fue reprobado. Y yo hoy mismo seguramente lo seré. Pero por un motivo distinto: por haber trabajado por la jurisdicción de la soberanía de España y haberla defendido hasta sus últimas consecuencias".

Respaldada por María Jesús Montero, titular de la cartera de Hacienda, Delgado también se ha referido al plan para mejorar la imagen de la justicia española en el extranjero. El ministerio prepara un nuevo real decreto para potenciar la figura de los jueces de enlace desplazados al exterior, que tienen contacto directo con los magistrados de otros países. Justicia considera fundamental esa función. Sobre todo, tras los varapalos en Bélgica y Alemania por el procés.

Pero este es solo uno de los puntos que la ministra ha repasado al analizar sus primeros 100 días al frente de Justicia. También ha destacado las medidas impulsadas en materia de memoria histórica, en perspectiva de género y en lo relativo a los derechos humanos. "Como dice el presidente del Gobierno, lo que queremos es una España más justa y con más cohesión social", ha insistido Delgado, que ha destacado que su único objetivo al dar el salto a la política es "cambiar el mundo a mejor".

Los nuevos audios sobre Marlaska y los tribunales de mujeres

EL PAIS

La ministra de Justicia Dolores Delgado ha protagonizado un desayuno informativo en Madrid tras la difusión por parte del diario digital Moncloa.com de una segunda tanda de audios de una comida celebrada en 2009 en la que supuestamente se refería a Fernando Grande-Marlaska, entonces juez de la Audiencia Nacional y hoy compañero de Gobierno al frente del Ministerio del Interior, como “maricón”, y aseguraba que ella prefería "tribunales de tíos" a los de "tías".

En las grabaciones, Delgado, entonces fiscal en la Audiencia Nacional, pedía supuestamente permiso al exjuez Baltasar Garzón para contar “lo de este”. “Un maricón”, se escucha decir a Delgado, después de lograr la aprobación. Y otra voz, que se atribuye a Villarejo, pregunta "¿Quién es maricón?", a lo que la entonces fiscal contesta: “Marlaska”. La ministra ha asegurado que esas grabaciones han sido manipuladas. "El que me conozca sabe que no me refería a él", ha dicho en referencia a Grande-Marlaska.

En otro extracto de la conversación difundida se escucha a Delgado mostrar su preferencia por un tribunal de hombres, frente a uno integrado por mujeres. “Te voy a decir una cosa, a mí que me den un tribunal de hombres, de tías no quiero. Y no me llevo mal con las tías, pero de tíos, sé perfectamente por dónde van. Y cada gesto, cada cosa… por dónde va la historia”.

Fe de errores

Delgado ha hablado en un primer momento de dos Villarejos, como recogía esta información, donde se indicaba que la ministra había dicho que nunca había tenido relación con el comisario jubilado porque creía que se referían a otra persona con el mismo apellido. Según afirman fuentes de Justicia, la ministra en realidad se refería a las dos facetas de José Villarejo, como abogado y como policía.

Más información