Una mayoría de los españoles quiere una reforma ambiciosa de la Constitución

Un amplio porcentaje expresa en el CIS su insatisfacción por el tipo de problemas que se discuten en el Parlamento

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se dirige a la bancada popular en el Congreso de los Diputados.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se dirige a la bancada popular en el Congreso de los Diputados.Mariscal (EFE)

Una mayoría de los españoles consultados por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), en su último barómetro político realizado este mes de septiembre, considera que sería necesaria una reforma de la Constitución de 1978 (69,6%) y que ha llegado el momento de que esos cambios se planteen de manera amplia. El sondeo del CIS ha aprovechado su último barómetro para preguntar sobre el estado de la Constitución y del Parlamento español.

Más información
González y Aznar, una conversación en medio del ruido
La Constitución, según dos veteranos de la batalla del Ebro
Pedro Sánchez, Ana Pastor y García Escudero comparecen juntos en defensa de la Constitución

Un 47,3% de los encuestados reconoce que se siente muy o bastante satisfecho con cómo han ido las cosas con esta Constitución. Un 27,7% apunta, sin embargo, que está poco o nada satisfecho con la Ley Fundamental. El sondeo también pregunta a los encuestados si consideran que en las Cortes se discuten los problemas reales de los españoles: el 75,9% cree que no.

El CIS pregunta si, tras 40 años de vigencia de la Constitución de 1978 —que selló el cambio de régimen e impulsó la transición a la democracia—, ha llegado el momento de reformarla. Un 69,9% de los preguntados responde que sí y un 14,9%, que no. Entre los que consideran oportunos los cambios, un 33,2% precisa que vería bien una pequeña reforma; un 49,3% se pronuncia a favor de una reforma importante y un 14% demanda un cambio casi total.

El Centro de Investigaciones Sociológicas, dependiente del Gobierno, pregunta también a los partidarios de reformar la Constitución qué aspectos modificarían. El mayor porcentaje, un 32,4%, se decanta por mejorar la coordinación sobre competencias en materia educativa y sanitaria; un 28,9% optaría por aumentar la transparencia y el control de la vida política y un 22,7%, por mejorar la prestación de derechos sociales.

Como colofón a esas preguntas sobre la Ley Fundamental, el CIS plantea también si hay motivos para sentir orgullo por la forma en que se desarrolló la Transición española desde 1978. Un 67,3% considera que sí y solo un 22% dice que no. Al mismo tiempo, un 42,6% se muestra satisfecho con la democracia española actual y un revelador 54,8% señala que está poco o nada de acuerdo con cómo está funcionando en la actualidad. Sin embargo, un 85,8% asegura que la democracia es el sistema de gobierno preferible sobre el resto.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El estudio oficial pregunta también sobre el Parlamento y, en concreto, sobre si en las Cortes se discuten los problemas reales de los españoles. Un 14% contesta que no y un 75,9% considera que se suelen abordar "problemas de poca importancia". El 20,8% se confiesa satisfecho con el trabajo del Congreso de los Diputados y un 71,1% destaca que está insatisfecho o muy insatisfecho. En cuanto a la cuestión de cuál es la fórmula óptima de organización territorial del Estado, la mayoría se pronuncia a favor del actual sistema de autonomías, con un 36,2%.

Sobre la firma

Javier Casqueiro

Es corresponsal político de EL PAÍS, donde lleva más de 30 años especializado en este tipo de información con distintas responsabilidades. Fue corresponsal diplomático, vivió en Washington y Rabat, se encargó del área Nacional en Cuatro y CNN+. Y en la prehistoria trabajó seis años en La Voz de Galicia. Colabora en tertulias de radio y televisión.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS