Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España protesta ante la OEA por los insultos a Zapatero en la crisis de Venezuela

El secretario general de la organización americana, Luis Almagro, acusó al expresidente socialista de "máximo grado de imbecilidad"

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, el 13 de septiembre en Colombia. En vídeo, declaraciones de Josep Borrell, ministro español de Exteriores.

El Gobierno español ha presentado este lunes una protesta formal ante la Organización de Estados Americanos (OEA) por los insultos que su secretario general, Luis Almagro, profirió contra el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero al hilo de la crisis venezolana, un campo de minas para la diplomacia en el que el político socialista ha asumido un papel de mediación. El Ejecutivo de Pedro Sánchez ha expresado su "enérgico rechazo" a las declaraciones realizadas por Almagro y lo exhorta a "poner fin a esta innecesaria y perturbadora situación que empaña la dignidad del cargo que ostenta". "Las palabras utilizadas por Luis Almagro van mucho más allá de lo que podría justificarse por una diferencia de opiniones sobre cuestiones políticas, además de utilizar un lenguaje absolutamente inapropiado y realizar insinuaciones intolerables", añade la queja del Ejecutivo español.

Esta mañana, el ministro Josep Borrell, en un encuentro con periodistas en Nueva York, previo a la Asamblea de Naciones Unidas —que se celebra esta semana—, había adelantado que el Gobierno emitiría una queja a la OEA: "Vamos a presentar una protesta por vía diplomática y un comunicado del Ministerio. No se puede aceptar que se llame al señor Zapatero el sumum de la imbecilidad, ese no es un lenguaje aceptable. Se puede discrepar legítimamente de los criterios políticos, pero no se puede llegar a esos niveles de descalificación personal y lo haremos saber por vía diplomática".

Almagro arremetió contra Zapatero hace dos días por las críticas que el expresidente español le había hecho sobre una hipotética intervención militar para derrocar el régimen de Nicolás Maduro. El secretario general de la OEA señaló en Colombia respecto a una intervención armada que no se debía descartar “ninguna opción”, declaración que luego consideró malinterpretada y rectificó, resaltando que la organización había aclarado muchas veces su rechazo a cualquier maniobra ilegal.

Zapatero lo criticó con dureza: "Resulta insólito que alguien que dirige un organismo internacional desconozca las reglas básicas de la Carta de las Naciones Unidas y de la legislación que regula el uso de la fuerza, que solo puede ser autorizado por el Consejo Seguridad de la ONU en una serie de supuestos", dijo, y eso sacó de quicio a Almagro.

“¿Usted sabe que estoy midiendo grados de imbecilidad? Que tiene que ver con cuántas aclaraciones necesita la gente para entender lo que se dice. Definitivamente, el señor Zapatero está en el grado más alto de imbecilidad actualmente. Ha necesitado siete explicaciones para entender. Y vamos a ver si luego de esta lo entiende”, dijo, y le acusó de “defender” a la “dictadura venezolana”, . “Lo único que vemos del señor Zapatero son favores” al régimen de Maduro, añadió, en una entrevista con la cadena de televisión NTN24.

Borrell resaltó en varias ocasiones que la tarea de mediación asumida por el presidente Zapatero “la hace estrictamente a título personal y movido por su buena voluntad, siguiendo sus propios criterios”. El Gobierno, insistió, “no le ha encargado nada”, pero tampoco puede asistir “tranquilamente” a los “gravísimos insultos” recibidos por el alto cargo de la OEA.

La mediación de Zapatero en Venezuela ha levantado ampollas en varias ocasiones. La última, hace unos días, cuando durante un foro celebrado en Brasil, el expresidente vinculó el éxodo venezolano con las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos al régimen de Nicolás Maduro. "Como siempre ocurre con las sanciones económicas que producen un bloqueo financiero, quien, en definitiva, en última instancia, lo paga, no es el Gobierno, sino los ciudadanos, es el pueblo. Esto debería dar lugar a una cierta reflexión", dijo en una entrevista a la agencia Efe. Borrell evitó pronunciarse este domingo sobre esa opinión, aunque apuntó que, cuando dos millones de personas abandonan un país, “es porque se encuentran en una situación límite que les obliga a hacerlo”.

Más información