Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Liberadas 10 mujeres nigerianas que eran prostituidas en Málaga tras ser sometidas a rituales de vudú

La policía detiene a 15 personas y desarticula una organización que obligaba a las víctimas a pagar entre 25.000 y 55.000 euros

FOTO: Una policía acompaña a una de las mujeres explotadas en la red desarticulada en Málaga. / VÍDEO: Declaraciones de Leticia Matarránz, portavoz de la Policía Nacional.

Fue una víctima quien dio la voz de alarma a finales de 2017: le contó a la policía que había sido captada en Nigeria a principios de ese año y que tras ser trasladada a España, llevaba ocho meses siendo explotada sexualmente en Málaga, en la zona del polígono del Guadalhorce. Se iniciaron entonces unas pesquisas que han permitido liberar a 10 mujeres que eran prostituidas “en condiciones infrahumanas” y detener a 15 personas de una organización criminal. Las víctimas eran obligadas a ejercer la prostitución en jornadas “maratonianas”, todos los días de la semana, para devolver una deuda que oscilaba entre los 25.000 y los 55.000 euros.

La Policía Nacional ha informado este domingo de esta operación, bautizada como Reina, en el Día Internacional contra la Trata y la Explotación Sexual. El grupo criminal estaba liderado en Nigeria por una mujer que se encargaba de captar a las víctimas. Las elegidas estaban “en la más absoluta precariedad económica” y eran engañadas con la promesa de que la deuda que contraían podrían devolverla “en pocos meses” y con pagos “fáciles de afrontar”.

El compromiso se sellaba mediante rituales de vudú, realizados tanto en el país africano como en Málaga. Estas ceremonias, según la policía, se convertían en un “infalible” mecanismo de control sobre las víctimas, porque creían que en caso de incumplimiento, tanto ellas como sus familias “sufrirían males que podrían llegar hasta la muerte”.

Esta organización, hasta 2017, utilizaba la “peligrosa” ruta terrestre Nigeria-Níger-Libia para desplazar a las mujeres hasta Europa. Atravesaban el desierto y, una vez en Libia, las víctimas permanecían varios meses en un campamento donde “sufrían todo tipo de vejaciones y abusos” hasta que subían a una embarcación con rumbo a Italia. A partir de ese año, y gracias al volumen de ganancias por su actividad ilícita, el grupo empezó supuestamente a trasladar a sus víctimas en avión, un medio de transporte que aceleraba el negocio y, a la vez, aumentaba la deuda que se exigía a las mujeres.

500 operaciones contra la trata

La Policía Nacional ha llevado a cabo este año unas 500 operaciones contra la trata y explotación sexual logrando más de 1.200 detenciones y liberando a 223 víctimas. Además, se han realizado 1.250 comunicaciones por parte de la figura del interlocutor social que, en cada provincia, mantiene contacto directo con fiscalías de extranjería y diversas ONG.

La suma económica detectada a estas organizaciones durante en el mismo periodo asciende a los 38 millones de euros. En ese mismo periodo, la Policía Nacional ha rescatado a 223 mujeres principalmente de nacionalidad rumana, nigeriana, china y dominicana. Junto a ellas se ha logrado la identificación, localización y liberación de 20 menores de edad.

El teléfono 900 10 50 90 y el correo trata@policia.es, atendidos las 24 horas del día, han recibido 1.992 comunicaciones --900 llamadas y 1.092 correos--. 

Además de la captadora en el país de origen, había miembros de la organización en ambas vías migratorias que eran los encargados de organizar los viajes y de controlar a las víctimas hasta que llegaban a su destino, en este caso, clubes de alterne de la provincia de Málaga y el polígono del Guadalhorce de la capital. Otra mujer lideraba la rama del grupo criminal en España. Está acusada tanto explotar directamente a las víctimas que dependían de ella como de proveer a otras tratantes de su organización.

El dinero obtenido de la prostitución era trasladado a Nigeria mediante transacciones bancarias, envíos o por medio de mulas humanas que viajaban desde España hasta el país africano ocultando grandes cantidades en su cuerpo. La policía da por desarticulada toda esta rama dedicada al traslado del dinero ganado de la explotación sexual de las mujeres. Durante la operación, se han efectuado seis registros domiciliarios en Málaga (13 de los arrestos se han practicado en esta provincia, además de uno en Madrid y otro en Algeciras) y se han intervenido 53.000 euros y 11.000 libras en metálico, además de ordenadores, teléfonos móviles, documentación de las víctimas y efectos para realizar vudú.

Más información