Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Europa defiende la actuación de los jueces españoles frente al independentismo

El organismo está convencido de que España respeta los derechos humanos

El ministro de Exteriores, Josep Borrell, junto al secretario general del Consejo de Europa, Thorbjorn Jagland.
El ministro de Exteriores, Josep Borrell, junto al secretario general del Consejo de Europa, Thorbjorn Jagland.

El Consejo de Europa lanza una enmienda a la totalidad del relato exterior independentista. El secretario general del organismo que vela por el cumplimiento de la democracia y los derechos humanos en 47 países del continente ha dado este martes un respaldo firme a la actuación de la justicia española frente el independentismo. "No tengo ninguna duda de que los tribunales españoles están tratando este asunto de acuerdo a la ley y al Convenio Europeo de Derechos Humanos", ha señalado el noruego Thorbjorn Jagland al término de su reunión de 45 minutos con el ministro de Asuntos Exteriores Josep Borrell.

La máxima autoridad del Consejo de Europa ha llamado a respetar la legalidad, y ha advertido de las consecuencias de no hacerlo. "Hemos visto muchos casos en Europa en los que si no se respeta la Constitución, se acaba con grandes problemas, con un desastre". Pero su mensaje no se ha limitado a generalidades y referencias vagas: cree que los pasos dados desde el Ejecutivo desde el inicio de la crisis coinciden con los valores que defiende la institución. "El Consejo de Europa ha apoyado plenamente el enfoque del Gobierno español en lo que se refiere a la cuestión catalana. Somos defensores del orden constitucional en nuestros países miembros", ha zanjado Jagland.

Ciertos informes del Consejo de Europa son utilizados de forma recurrente por el entorno nacionalista para nutrir su argumentario sobre la supuesta falta de democracia en España. Así sucedió cuando la entidad con sede en Estrasburgo reclamó investigar las cargas policiales del 1 de octubre, o cuando situó a España a la cola en independencia judicial. Por eso, el aval público que su máximo representante ha proporcionado este martes a la respuesta del Estado español frente al referéndum ilegal del 1-O, y en general, ante el desafío independentista, ha sido presentada por Borrell como la prueba de que los mensajes del Gobierno calan cada vez más fuera de las fronteras españolas. "Después de estar oyendo todo el día que España vive una especie de franquismo redivivo y que los tribunales no son independientes, reconforta oír nada menos que al secretario general del Consejo de Europa", celebró.

El paso de Borrell por Estrasburgo busca, entre otras cosas, seguir rehabilitando la imagen internacional de España, deteriorada en un primer momento tras las instantáneas de violencia que dejó el 1-O. El Gobierno de Mariano Rajoy apostó en los primeros compases por una comunicación de perfil bajo que dejó el campo libre a la hiperactividad mediática de Carles Puigdemont en el extranjero. Borrell cree que las tornas se han invertido en el terreno de la opinión pública internacional. "Estamos remontando", ha asegurado.

Este no es el primer varapalo del Consejo de Europa a los líderes independentistas. En mayo del año pasado, antes de la celebración del referéndum ilegal, el expresidente Carles Puigdemont envió una carta a la Comisión de Venecia, organismo consultivo del Consejo de Europa especializado en materia constitucional, en la que le informaba de su intención de poner en marcha la consulta. La respuesta fue clara: cualquier votación sobre independencia solo cabe en el marco de un acuerdo con las autoridades españolas y sin saltarse la Constitución.

"Una Diada secuestrada"

Durante su visita a Estrasburgo, donde esta semana el Parlamento Europeo acoge diversas votaciones, Borrell se reunirá también con el presidente del Partido Popular Europeo y aspirante a presidir la Comisión Europea, el alemán Manfred Weber, y con la líder de los Verdes, Ska Keller. Y este miércoles asistirá al debate sobre el estado de la Unión a cargo del presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker.

En el viaje tendrá una posición destacada el problema catalán. En la noche del lunes, Borrell agradeció al presidente de la Eurocámara, el italiano Antonio Tajani, su apoyo explícito a la Constitución frente al independentismo. Y este martes, aprovechando la celebración de la Diada, ha recordado la apropiación de la fecha por los partidos separatistas. "La Diada, como fiesta nacional que era, ha sido secuestrada por el independentismo y es una pena porque eso priva a la otra mitad de la población catalana de poder manifestar su sentimiento en torno a la identidad catalana, que comparte mucha gente que no es independentista".