Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez envía a prisión al miembro de La Manada Ángel Boza tras un intento de robo y agresión

El detenido trató de atropellar a dos vigilantes de seguridad en la huida de un centro comercial

Fotografía de archivo de Ángel Boza.

El Juzgado de Instrucción número 16 de Sevilla ha enviado a prisión sin fianza este jueves al miembro de La Manada Ángel Boza por un delito de robo por violencia. Boza fue detenido este miércoles por la tarde en Sevilla por un intento de robo y agresión. Según la versión facilitada por la policía, Boza fue sorprendido cuando pretendía robar unas gafas de sol valoradas en casi 200 euros en El Corte Inglés del Duque, en el centro de la ciudad andaluza. El integrante de La Manada, de 26 años, se dio a la fuga en su coche e intentó atropellar a dos vigilantes de seguridad, que resultaron heridos leves.

Boza fue interceptado por agentes de la Policía Local en la avenida Menéndez Pelayo cuando conducía su vehículo. El miembro más joven de La Manada le dijo entonces a los agentes que había atropellado a los vigilantes porque se pusieron en medio de su trayectoria y uno de ellos golpeó el retrovisor de su coche, según aseguran fuentes cercanas al caso. "Pero las cámaras de seguridad y muchas personas vieron cómo el coche salió del aparcamiento a toda velocidad por una vía inhabilitada para ello, en el sentido contrario de la marcha, ya que el carril de salida estaba ocupado por otro coche y fue en la huida cuando arremetió contra ellos", añaden las fuentes. Tras ser detenido, Boza se acogió a su derecho a no declarar en sede policial y ha pasado este jueves por la tarde a disposición judicial.

El integrante más joven de los cinco sevillanos condenados a nueve años de prisión por un delito de abuso sexual continuado a una chica de 18 años durante los sanfermines de 2016 en Pamplona supuestamente quitó el precinto de seguridad de las gafas de sol, las cogió y en su lugar puso otras. "Uno de los vigilantes, que lo reconoció porque ya había tenido otros episodios similares con él en otra época, lo siguió y le pidió que le devolviera el género, pero le hizo caso omiso", añaden las mismas fuentes, que aseguran que Boza llevaba las gafas puestas durante la huida.

Boza fue condenado por la Audiencia de Navarra en sentencia aún pendiente de recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Navarra y se encontraba en libertad provisional. Su abogado, Agustín Martínez, defendía que no hay posibilidad de que aumenten las medidas cautelares. "Lo dispuesto por los hechos de Pamplona se cumplen a rajatabla. No tendría sentido que se amplíen", dijo Martínez, que consideró que si entraba en prisión sería por esta nueva causa.

No es la primera vez que supuestamente Boza roba unas gafas de sol, ya ocurrió el día antes del chupinazo de los sanfermines de 2016, apenas horas antes de que se cometieran los abusos sexuales por los que ha sido condenado en Navarra. "Todavía está pendiente que se designe un juzgado de lo penal en San Sebastián por el hurto de cinco gafas de sol en esa ciudad", detalla Martínez, que avanza que previsiblemente se llegue a un acuerdo de conformidad con el pago de las gafas, que habrían sido sustraídas de un establecimiento junto a otros dos miembros de La Manada; José Ángel Prenda, y Antonio Manuel Guerrero, el Guardia Civil que sigue en libertad provisional tras intentar renovar el pasaporte.

En sus antecedentes constan dos condenas distintas que privaron su derecho a conducir durante 24 meses en total. La primera detención fue por unos hechos ocurridos el 23 de mayo de 2014 por conducir un vehículo bajo el efecto de bebidas alcohólicas y desobedecer los requerimientos de la Policía Local de Sevilla para que detuviera la marcha. El sevillano fue condenado por el Juzgado de Instrucción 12 de Sevilla a una pena de 32 días de trabajo en beneficio de la comunidad y a la privación de conducir vehículos a motor y ciclomotores durante ocho meses y un día, según fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). El Juzgado de lo Penal 15 de Sevilla le absolvió de un delito de quebrantamiento de condena referido a los trabajos en beneficio de la comunidad sobre esa sentencia porque empezaron a cumplirse "pero el condenado tuvo que dejarlos por motivos laborales que se lo imposibilitaron".

De nuevo, el 1 de febrero de 2016, fue condenado por el Juzgado de Instrucción 10 de Sevilla por la comisión de un delito contra la seguridad del tráfico y otro o contra la seguridad vial por conducir una motocicleta bajo el efecto de las bebidas alcohólicas "y rebasar a gran velocidad un semáforo en rojo". Aceptó una condena firme con multa de cuatro meses con una cuota diaria de seis euros así como 16 meses y ocho días de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por el delito contra la seguridad del tráfico; por el delito contra la seguridad vial recibió una condena de cuatro meses de prisión y otros ocho meses y cuatro días de privación del derecho a conducir, informa el TSJA.

En una información anterior se decía que la segunda condena fue de ocho meses y cuatro días, cuando en su lugar fue de 16 meses y ocho días.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información