Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juana Rivas, tras conocer la condena: “Me encuentro mal, pero voy a seguir luchando”

La madre de Granada ha sido condenada a cinco años de cárcel y seis sin hijos por dos delitos de sustracción de menores

En la foto, Juana Rivas sale de su vivienda de Maracena este viernes. Foto: FERMÍN RODRÍGUEZ. Vídeo: ATLAS

"Me encuentro mal, pero voy a seguir luchando", ha señalado este viernes Juana Rivas, la madre que desapareció con sus dos hijos durante un mes para no entregarlos al padre, al que acusó de maltrato físico y psicológico, y que ha sido condenada a cinco años de cárcel y a seis años sin patria potestad por dos delitos de sustracción de menores. "Esto es un pasito más para conseguirlo", ha añadido, cargando una mochila y una bolsa mientras se subía a un coche en la puerta de su casa, tras conocer la sentencia, que también la obliga a pagar una indemnización de 30.000 euros por daños morales y materiales hacia su expareja, el italiano Francesco Arcuri, y a pagar todas las costas del juicio.

En julio de 2017, instada por una juez a entregar a sus dos hijos al padre para que volviera con ellos a Italia, Rivas desapareció durante un mes con los niños. Antes de escapar, presentó una denuncia por malos tratos físicos y psicológicos contra Arcuri, que asegura que le decía que si le dejaba le quitaría a los niños y le arruinaría la vida. "Estaba defendiendo a mis hijos frente a un padre que me maltrataba física y psicológicamente. Yo no entiendo de leyes", ha subrayado Rivas desde entonces.  

La denuncia por malos tratos presentada por Juana Rivas en España tardó un año en llegar a Italia y hoy no se ha producido ningún avance. A pesar de que la denuncia está parada —"no tramitada", según la propia sentencia, el juez Manuel Piñar explica en los hechos probados que, “salvo el episodio de malos tratos ocurrido en 2009 —en referencia a una condena contra Arcuri de 15 meses de cárcel por maltrato a Rivas, no se ha acreditado otro, ni al mayor de los hijos se han detectado desajustes psicológicos relacionados con malos tratos contra él o por haberlos presenciado hacia la persona de la madre, ni se ha apreciado que la restitución al contexto paterno suponga un grave peligro para su integridad física o psíquica”.  

Durante su desaparición, Rivas recibió el respaldo público de agrupaciones feministas, tanto en la calle como en redes sociales bajo el lema #JuanaEstáEnMiCasa. Este viernes por la tarde está convocada una concentración de apoyo en Maracena.  

La condena a Rivas ha despertado este viernes reacciones de indignación y rechazo, empezando por el Ejecutivo. "El Gobierno acata las sentencias aunque algunas nos duelen más", ha declarado la ministra portavoz, Isabel Celaá, tras la reunión del Consejo de Ministras.

Más información