Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PP

Casado niega a Santamaría la cuota de influencia que pedía

El nuevo presidente del PP pacta con Cospedal el nombre de su número dos y asegura que "se acabaron los bandos"

Santamaría y Casado, durante su entrevista en el Congreso. VÍDEO: ATLAS

"No se puede pasar de la lista más votada a la proporcionalidad en apenas dos días”, respondió el nuevo presidente del PP, Pablo Casado, cuando le preguntaron por la petición de Soraya Sáenz de Santamaría para que la integración del equipo perdedor en las primarias fuera “digna y proporcional”, esto es, del 43%. Casado manifestó su deseo de “contar con todos”, pero insistió en que la victoria del pasado sábado le da legitimidad para liderar la formación de la nueva cúpula popular. Ha pactado con Dolores de Cospedal a su secretaria general.

En su primera reunión después del congreso que eligió al sucesor de Mariano Rajoy, Pablo Casado (el ganador) y Soraya Sáenz de Santamaría (la derrotada) intercambiaron los papeles. Si en la campaña ella había insistido en que él debía integrarse en su candidatura por haber sido la más votada en la primera vuelta —la de los afiliados— este miércoles fue el nuevo líder del PP el que reivindicó su 57% de los votos de la segunda y definitiva —la de los compromisarios— para rechazar la reclamación de la exvicepresidenta de hacer un organigrama "proporcional" al resultado del congreso.

"Ahora no estamos hablando de una negociación entre distintos equipos, sino que ha habido un congreso que ha delimitado quién tiene que liderar" el proceso de construcción de la nueva cúpula, quiso zanjar Casado. "Esto no es una negociación de un pacto de investidura. Yo quiero contar con los mejores. Tanto en el comité ejecutivo como en el grupo parlamentario. Se acabaron los bandos. La unidad es absolutamente imprescindible", añadió.

Durante su primera reunión tras el congreso del PP, de apenas 25 minutos, Casado ofreció a Santamaría ser vocal de libre designación en el comité ejecutivo del partido. "Yo no necesito ningún puesto", contestó ella, que sugirió crear un equipo de trabajo para negociar la integración de la candidatura derrotada. Durante casi toda la tarde de este miércoles, estuvieron reunidos en el Congreso José Luis Ayllón y Fátima Báñez por parte de la exvicepresidenta y Javier Maroto y Teodoro García por parte de Casado. La negociación se prolongó luego con conversaciones telefónicas hasta bien entrada la noche.

Fuentes del equipo de Santamaría explicaron a última hora de este miércoles que la oferta que les había hecho el equipo de Casado "no es digna ni aceptable". Dicha oferta consistía en dos secretarías de área para Fátima Báñez e Íñigo de la Serna y cargos para otras seis personas de su equipo —ninguno de ellos, del "núcleo duro" de la campaña de la exvicepresidenta—.  Añaden que la proporcionalidad no tenía que estar exactamente en el 43% y que ellos no llegaron a poner sobre la mesa nombres concretos. Fuentes del entorno de Casado creen que han realizado un esfuerzo de integración suficiente al ofrecer puestos a nueve personas del equipo de Santamaría: Alberto Nadal, Sofía Acedo, Yolanda Bel, Iñaki Oyarzabal, Mari Mar Blanco, Sergio Ramos, Fátima Báñez, José Luis Ayllón e Íñigo de la Serna. De ellos, cinco habrían aceptado. El equipo de Santamaría asegura que "están en su derecho", pero insisten en que eso no es integrar. 

A las doce de la noche, fuentes del equipo de Casado aseguraron que harían nuevas ofertas, de modo que la presentación este jueves del nuevo organigrama del PP en Barcelona podría no incluir a ningún miembro del núcleo duro de la exvicepresidenta. 

Homenaje a Cospedal sin la exvicepresidenta

Diputados y senadores ofrecieron este miércoles una comida de homenaje a María Dolores de Cospedal en su despedida como secretaria general del PP, cargo que ocupó durante diez años.

En el homenaje, que tuvo lugar en un restaurante próximo al Congreso, llegaron a juntarse casi 200 personas. El nuevo presidente del PP, Pablo Casado, alabó su dedicación al partido en los peores momentos. También asistieron la presidenta del Congreso, Ana Pastor, y el del Senado, Pío García-Escudero, pero no la exvicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

El aval de Cospedal, tras ser eliminada en la primera ronda de las votaciones de primarias, fue fundamental en la victoria de Casado frente a Santamaría el pasado sábado.

El nuevo presidente necesita el mayor respaldo posible si es imputado por su máster y el equipo de Santamaría quería trasladar el mensaje de que no pondrían palos en las ruedas al nuevo líder para trasladar una imagen de unidad, pero las buenas intenciones saltaron por los aires tras las sucesivas reuniones y llamadas entre ambos equipos.

Tras reunirse este miércoles con Santamaría, Casado se vio con María Dolores de Cospedal, la segunda gran triunfadora del congreso del PP y clave en la elección de su sustituta como número dos del partido. Fuentes de la dirección del PP y del equipo de Casado señalan a la exministra Dolors Montserrat como la elegida.

Los apoyos de Cospedal, presente este miércoles en todos los corrillos de los populares en la "M-30" [el pasillo que rodea el hemiciclo] han sido fundamentales en la victoria de Casado, motivo por el cual en el nuevo comité ejecutivo del PP figuran algunos de sus principales valedores, como los exministros Isabel García Tejerina, Rafael Catalá, Juan Ignacio Zoido o su amiga Rosa Romero.

La lista de nuevos integrantes del comité incluye también los compromisos adquiridos durante la campaña con las personas que le apoyaron desde el principio, como Javier Maroto y Teodoro García, y quienes resultaron fundamentales en la recaudación de votos por territorios, como Esperanza Oña en Andalucía. Entre los apoyos de la exvicepresidenta, Casado valora especialmente a Fátima Báñez, a quien Santamaría habría propuesto como secretaria general de haber ganado el congreso —ambos estuvieron hablando este miércoles a solas en el hemiciclo—, Alfonso Alonso y José Luis Ayllón.

Está previsto que la nueva estructura quede aprobada este jueves en su primera reunión en Barcelona. La integración se extiende a los grupos parlamentarios en Congreso y Senado. El portavoz en la Cámara alta, José Manuel Barreiro, no seguirá, según fuentes del entorno del nuevo presidente del partido.

Más información