Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casado pactará con Cospedal a su ‘número dos’ y quiere que sea una mujer

El equipo del nuevo presidente apunta a Dolors Montserrat. El líder del PP quiere hacer cambios en el Congreso, donde Hernando es portavoz

El líder del PP, Pablo Casado, pactará con María Dolores de Cospedal el nuevo secretario general del partido. Ese nombre debe salir de la lista que presentó el pasado sábado al congreso, cubierta por sus compromisos adquiridos durante la campaña: quienes le apoyaron desde el principio y quienes se sumaron en el bloque contra Soraya Sáenz de Santamaría, fundamentalmente cospedalistas. Fuentes de la dirección del PP y del equipo de Casado apuntan a Dolors Montserrat.

María Dolores de Cospedal en el XIX Congreso del PP.
María Dolores de Cospedal en el XIX Congreso del PP. Europa Press

“Hablamos de que fuera una mujer, mayor que Pablo [Casado] y de los apoyos de Cospedal”, comenta un miembro del equipo de campaña del nuevo presidente del PP sobre quién será el número dos del partido en la nueva era.

Casado rechazó revelar este lunes el nombre de la nueva secretaria general, cargo de que debe aprobarse, como el resto de la cúpula, en el próximo comité ejecutivo del partido, el jueves en Barcelona. Anunció que quería hablarlo con el resto de las candidaturas, y admitió en una entrevista en Onda cero, que ese cargo en ningún caso podrá ser Soraya Sáenz de Santamaría o alguien próximo a ella. Argumentó que de acuerdo con los estatutos del PP ese cargo debe salir de la lista de nombres que presentó al congreso el sábado, cubierta por gente que apoyó su candidatura desde el principio y por los antiguos apoyos de Cospedal que se pasaron a su equipo. Fuentes de la dirección del partido creen que Casado optará finalmente por la exministra de Sanidad Dolors Monserrat, que cumple esos requisitos, pero también están en la quiniela Isabel García Tejerina, titular de Agricultura en el Gobierno de Rajoy, y Rosa Romero, vicesecretaria de Castilla-La Mancha.

La integración de Soraya Sáenz de Santamaría y sus colaboradores empezará de la secretaría general para abajo. Fuentes del entorno de Casado apuntan a la creación de nuevas vicesecretarías para poder compatibilizar el pago de favores adquiridos durante la campaña y la integración de los derrotados en las primarias. El nuevo líder del PP quiere darle más importancia, también orgánica, al desafío independentista y a la elaboración del programa electoral.

El presidente del PP debe contentar a los exministros que le apoyaron (Juan Ignacio Zoido, García Tejerina, Rafael Catalá y José Manuel García Margallo); a los territorios más activos, como Galicia (Alfonso Rueda y Diego Calvo), Andalucía (Esperanza Oña) y Cataluña (Alejandro Fernández); y a quienes han estado con él desde el principio de su candidatura, como Javier Maroto y Andrea Levy.

En cuanto a la integración, fuentes de su equipo apuntan a que Casado quiere contar con Fátima Báñez —a quien Sáenz de Santamaría había propuesto como secretaria general si ganaba—, Alfonso Alonso, José Luis Ayllón, Rafael Merino y Borja Sémper. Todos ellos se volcaron en la campaña de la exvicepresidenta. “Vamos a ir todos juntos. Se tiene que cerrar cualquier herida, si la hubiera”, declaró ayer Casado.

En cuanto al Congreso y el Senado, según las mismas fuentes, no continuará José Manuel Barreiro, portavoz de los populares en la Cámara alta y que apoyó a Santamaría. En el caso de Rafa Hernando (Congreso), que se ha mantenido neutral durante la campaña, la relación con el nuevo equipo es “excelente” y tienen pendiente un encuentro para decidir su futuro. Casado quiere darle mucha importancia al grupo popular en el Parlamento porque desde allí se dirige la política de oposición al Gobierno de Sánchez, y también ahí habrá cambios.

Más información