Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro Sánchez busca paliar con Susana Díaz el frenazo a la financiación autonómica

Los presidentes del Gobierno y de Andalucía analizan en Moncloa el nuevo reparto de fondos, suspendido hasta 2021

Pedro Sanchez y Susana Diaz
Pedro Sánchez y Susana Díaz, el pasado enero en un desayuno informativo en Sevilla.

La financiación autonómica, inversiones en infraestructuras y planes de empleo para la segunda región con peor índice de paro son los tres temas estrella que el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, trata este lunes con la presidenta andaluza, Susana Díaz, en su cuarta reunión con un líder autonómico en Moncloa. Tras entrevistarse con el lehendakari, Íñigo Urkullu, y el presidente catalán, Quim Torra —en dos citas de carácter político—; y con el gallego, Alberto Núñez Feijóo, sobre inversiones; Sánchez habla hoy de ceros con Díaz.

El presidente prevé explorar con Díaz vías para reducir el efecto del portazo que dio hace un mes a la financiación autonómica, cuyo nuevo reparto entre regiones descartó hasta 2021. Andalucía es junto a la Comunidad Valenciana una de las regiones más perjudicadas por la falta de actualización del modelo de financiación, atascado desde 2014. Y después de que el pasado invierno Díaz pusiera todo su empeño y esfuerzos para lograr que Andalucía tuviera una voz única para reclamar 4.000 millones más al año y así financiar mejor su sanidad y educación, hace un mes Sánchez frenó en seco dicha aspiración al posponerla hasta 2021 como mínimo.

El encuentro viene marcado por la rivalidad entre ambos líderes socialistas, que hace un año se enfrentaron por el liderazgo del PSOE con victoria de Sánchez y tras varios encuentros esporádicos para rebajar la tensión entre ambos, este mediodía se ven las caras por primera vez como presidentes del Gobierno central y andaluz.

La semana pasada Díaz se mostró positiva al comentar que de la reunión con el presidente del Gobierno espera "la sensibilidad que no ha tenido Mariano Rajoy". La dirigente socialista comentó que el expresidente solo tuvo "buenas palabras", pero Andalucía solo recibió "maltrato, agravios y atropellos".

Frialdad entre los líderes socialistas

La rivalidad entre Pedro Sánchez y Susana Díaz es tan profunda que la primera reunión de ambos como presidentes y la foto de la cita en Moncloa puede ayudar a pulirla, pero difícilmente rebajará unas tensiones que vienen de tan lejos. Desde que la líder andaluza apoyara en 2014 al líder madrileño como secretario general del PSOE frente a Eduardo Madina y tiempo después esta considerara traicionado dicho apoyo.

La pugna soterrada solo aflora cuando se trata del poder dentro del PSOE y con mensajes en clave, como el que lanzó recientemente el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez de Celis, al recordar la profecía de “Pedro en La Moncloa y Susana en San Telmo [sede de la presidencia andaluza]”. Gómez de Celis es un viejo enemigo de Díaz y los ojos de Sánchez en esta región de 8,5 millones de habitantes.

Respecto a las frías relaciones entre ambos líderes socialistas, el vicepresidente andaluz, Manuel Jiménez Barrios, respondió la semana pasada: “Eso pertenece a otro momento”.

Entre las inversiones que Díaz reclamará destacan la conexión ferroviaria Algeciras-Bobadilla para impulsar al mayor puerto del país o la línea a Granada o Almería, además de planes de empleo para una región que mantiene un 24,7% de tasa de paro, solo superada por el 25,9 de Extremadura. "Va a ser una buena reunión, los dos queremos que así sea y así venimos trabajando para que no sea una foto como Rajoy y que haya medidas en beneficio de los andaluces", ha avanzado Díaz, informa Efe.

El pasado invierno la presidenta andaluza apostó por una mejora de la financiación autonómica y para ello se reunió con partidos, sindicatos, patronal y rectores de Universidades entre otros para lograr que el Estado aportara a las arcas andaluzas 4.000 millones y financiar servicios básicos como la sanidad o la educación. Y después de conseguir un consenso de los agentes sociales y del Parlamento —con 101 de los 109 diputados a favor, salvo Ciudadanos—, Sánchez echó un jarro de agua fría hace un mes al tumbar todas las esperanzas de Díaz de un plumazo y revelar que la financiación autonómica no entraba en sus planes de legislatura.

Sobre el encuentro entre ambos, el vicesecretario de Organización del PP andaluz, Toni Martín, ha echado sal a la herida al acusar a Sánchez de "maltratar" a la comunidad: "No puede ser de nuevo una foto de otra oportunidad perdida para Andalucía". Desde el PSOE andaluz, su diputado José Luis Sánchez Teruel ha afirmado que "a Andalucía le va mejor siempre con un gobierno socialista en Madrid", y ha insistido en pronosticar que la reunión en Moncloa de este lunes "va a ser muy positiva" para los intereses de la región.

Más información