Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno da un giro en su política exterior a favor del diálogo con Venezuela y Cuba

Borrell da por terminada la línea dura de los ejecutivos del PP e inicia contactos para favorecer otra relación

El ministro de Asuntos Exteriores Josep Borrell y Jorge Arreaza, ministro de Asuntos Exteriores de Venezuela.
El ministro de Asuntos Exteriores Josep Borrell y Jorge Arreaza, ministro de Asuntos Exteriores de Venezuela. EFE

El Gobierno de Pedro Sánchez ha emprendido una nueva etapa en su relación con Venezuela y Cuba diferente de la de su antecesor. La línea dura, las sanciones, la falta de contactos al máximo nivel y hasta las declaraciones de los respectivos embajadores como personas non gratas han sido relegadas en favor de un nuevo clima de “diálogo”. Así se lo ha expresado esta semana el titular de Exteriores, Josep Borrell, a su homólogo venezolano, Jorge Arreaza, y lo mismo hizo un alto cargo del ministerio al vicecanciller cubano, Abelardo Moreno.

La segunda edición de la cumbre de ministros de Exteriores de la Unión Europea y de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), celebrada los pasados lunes y martes en Bruselas, sirvió de escenario perfecto para materializar un relevante cambio de criterio en la política internacional del Ejecutivo español. A la cita acudieron 33 Estados que representan a unos 600 millones de personas. En los márgenes de la reunión, en despachos privados, el ministro Borrell aprovechó para reunirse durante media hora con Arreaza. Y por otro lado, lo mismo hizo el secretario de Estado para Latinoamérica, Juan Pablo de la Iglesia, a petición de su homólogo cubano, en lo que resultó el primer encuentro del nuevo Ejecutivo con una autoridad de la isla.

La trascendencia simbólica de la charla del lunes con Borrell la remarca la reacción posterior del propio Arreaza, que publicó en Twitter este mensaje optimista con varias fotos del encuentro: “Sostuvimos una cordial y productiva reunión. Ambos Gobiernos apostamos por el diálogo con respeto mutuo y la cooperación integral”.

En enero pasado, España y Venezuela llegaron a retirar sus respectivos embajadores por una nueva crisis política entre ambos países. Las autoridades caribeñas aseguraron que Mariano Rajoy y su ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, estaban liderando en la Unión Europea una estrategia dura de sanciones contra los dirigentes venezolanos. A finales de mayo, Dastis aún sostenía en público y ante la UE la necesidad de un “incremento de la presión” hacia el Gobierno de Venezuela con sanciones a más personas, “unilaterales y restrictivas” para convencer al régimen de Nicolás Maduro de que debía buscar “una salida auténticamente democrática” para su país.

A la espera de concretar el viaje a la isla

Con respecto a la primera reunión del Gobierno con una autoridad cubana, Exteriores constató la voluntad de “profundizar y ampliar la valiosa y constructiva relación bilateral que une a ambos países” tras dar por superada la anterior posición común de bloqueo de la UE. España confía ahora en que el nuevo Gobierno cubano “pueda afrontar de manera exitosa los importantes retos que tiene ante sí y acometer las reformas pendientes” y se ofrece para “ayudar y acompañar en su proceso de transformación”. Fuentes oficiales cubanas valoraron “la buena señal” de ese “gesto” y aguardan a concretar a partir de septiembre un viaje de Estado “al máximo nivel” a la isla, pero ya en 2019.

Borrell ya adelantó la semana pasada, en su comparecencia ante la comisión de Exteriores del Congreso y a preguntas de Fernando Maura, portavoz de Ciudadanos, que no creía en la virtud de las sanciones ni en el bloqueo duro contra Venezuela. Tras la charla con Arreaza, el ministerio emitió una nota oficial ratificando ese giro y expresando su deseo de “mantener unas relaciones bilaterales que permitan atender las múltiples cuestiones derivadas de los vínculos entre ambos países, sin perjuicio de las discrepancias existentes”.

El ministro trasladó a su homólogo venezolano “la profunda preocupación de la UE” por ese país pero también “la voluntad del Gobierno de contribuir activamente a que se generen condiciones para una salida democrática, pacífica y negociada a dicha situación y la intención de mantener, con tal propósito, una interlocución fluida con el Gobierno, la oposición y los actores internacionales relevantes”. Borrell vadeó los intentos de mediación en Venezuela de los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero y Felipe González, sin tomar partido por sus posiciones y precisando que no representan al Gobierno actual. Esa música encantó a Arreaza y al Gobierno de Maduro, según han constatado fuentes diplomáticas en Venezuela.

Las críticas llegaron desde Bruselas por parte de la eurodiputada liberal de Alde (exUPyD), Beatriz Becerra, que tachó el giro de entreguista y de una traición a la posición unificada de la UE.

Más información