Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez se reúne con Torra decidido “a dar un paso al frente para devolver la normalidad a España”

El 'president' catalán acude a Madrid "a explicar la gravísima situación que el Estado ha creado en Cataluña” y con voluntad de escuchar "la solución que propone" el presidente

Reunion Sanchez Torra
Pedro Sánchez estrecha la mano de Quin Torra en La Moncloa.

"Hacia Madrid a explicar a [Pedro] Sanchez Castejón la gravísima situación que el Estado español ha creado en Cataluña. Y con voluntad de escuchar la solución que propone". Esta es la actitud con la que ha viajado el presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, que a las 8.25 ha tomado con su jefe de gabinete un AVE en la estación barcelonesa de Sants hacia la capital, donde ha llegado sobre las once de la mañana. Pasadas las once y medida, ha sido recibido en la escalinata de La Moncloa por Sánchez y ambos se han estrechado la mano sonrientes entre las banderas de Cataluña y España. "Arrancamos la reunión decididos a dar un paso al frente para devolver la normalidad a España, con respeto a la Constitución y con la confianza de que el diálogo institucional abra vías de entendimiento", ha dicho por su parte Sánchez también en Twitter ya sentado con Torra. la cita ha concluido antes de las dos y media de la tarde con un paseo por los jardines.

Torra quiere pasear por la fuente de Guiomar en Moncloa

C. S. B.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, propondrá a Pedro Sánchez un paseo por la fuente de Guiomar en la Moncloa, un lugar donde Machado y Pilar de Valderrama, la famosa Guiomar, su último gran amor, se citaban a escondidas los fines de semana en Madrid. La fuente se encuentra en el complejo de Presidencia del Gobierno en La Moncloa, junto a la residencia del presidente. Así lo cuenta y lo certifica Ian Gibson en su biografía sobre el poeta, Ligero de equipaje. La vida de Antonio Machado.

En los bancos de alrededor, bajo el cedro que cubría entonces la fuente, se sentaban Machado y Guiomar. Un lugar que también le inspiró un poema a ella -que era escritora también y que pese a ser desgraciada en su matrimonio nunca accedió a abandonar a su marido por el poeta-.

Al comienzo de la entrevista, Torra "ha regalado un libro de mapas históricos de Cataluña a su homólogo español" y otro sobre el Valle de Arán y una botella de Ratafia Corriols, ha informado Jaume Clotet, jefe de comunicación del Govern. Por su parte, el regalo de Pedro Sánchez ha sido un libro con la historia e imágenes del palacio de la Moncloa. En su segundo tuit de esta mañana previo a la cita, Torra ha felicitado a los argentinos porque hoy conmemoran el aniversario de su independencia "del dominio de la monarquía española". La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha dado cuenta de la reunión a su término. Por su parte, Torra ha hecho lo propio en la sede de la delegación del Govern en Madrid, situada en el Centre Cultural Blanquerna, a escasos metros del Congreso de los Diputados, sobre las cuatro de la tarde.

Desde posturas inicialmente muy distantes, se esperaba que Sánchez y Torra exploraran en su primera cita en La Moncloa cuáles son los objetivos de cada uno y qué margen hay para traducir en hechos su proclamada voluntad de diálogo. Sánchez está dispuesto a considerar el desbloqueo de transferencias e inversiones para Cataluña e insiste en una agenda para todos los catalanes, no solo los independentistas. Públicamente al menos, Torra sigue anclado en el 1-O y el derecho de autodeterminación.

Dos años han transcurrido desde que un presidente catalán no pisaba el palacio de La Moncloa. En aquella ocasión, los interlocutores fueron Mariano Rajoy, presidente del Gobierno, y Carles Puigdemont, de la Generalitat. El primero ha abandonado la política activa y el segundo huyó de España en otoño pasado para no comparecer ante la justicia.

Hoy los interlocutores son Pedro Sánchez, presidente del Gobierno desde hace un mes, y Quim Torra, elegido la pasada primavera al frente de la Generalitat por decisión de Puigdemont. Esta es la segunda vez que ambos se ven, tras el encuentro protocolario que mantuvieron el pasado 22 de junio en la inauguración de los Juegos del Mediterráneo, en Tarragona.

No hay agenda oficial, pero los gabinetes de los dos presidentes han preparado la cita exhaustivamente. Hasta dónde puede llegar el camino diálogo que hoy se inicia es la mayor incógnita, según reconocen fuentes de los dos Ejecutivos, que constatan que las dificultades para cimentar una colaboración leal y de largo recorrido son máximas.

El líder de los comunes, Xavier Domènech, ha deseado que la reunión sirva para poner "fin a una etapa política" caracterizada por el "fracaso" de la vía unilateral de los independentistas y, por otro, por la ausencia de diálogo desde el Gobierno del PP. En declaraciones a RNE, Domènech ha recalcado la necesidad de iniciar una nueva etapa de diálogo y negociación tras el "fracaso" de la unilateralidad y después de que el "destino" de Cataluña haya estado "en manos de los jueces" en los últimos meses, situación que ha calificado de "inaudita".

Sin embargo, el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maíllo, ha considerado que "no se puede esperar nada bueno para España" de la reunión. En declaraciones a los medios antes de un desayuno informativo, Maíllo ha subrayado que se trata de una reunión entre "Sánchez y su socio de Gobierno", y eso es algo "que no podemos olvidar". Maíllo ha insistido en que el objetivo del Partido Popular, más allá de los debates internos, es hacer oposición al Gobierno de Sánchez, que hoy se reúne con uno de "sus socios".

Por su parte, Inés Arrimadas ha criticado que el presidente del Gobierno reciba al de la Generalitat en Moncloa, informa Jordi Pérez Colomé. "Torra, el cobrador del lazo, ha llegado altivo a la reunión para cobrarle la hipoteca a Sánchez”, ha dicho tras la permanente de la ejecutiva a Ciudadanos. Torra puede hacer “todas las barbaridades y se le va a recibir igual”, ha añadido la portavoz nacional del partido, porque Sánchez le necesita para “atrincherarse en la Moncloa”. Ciudadanos había pedido a Sánchez que no recibiera al presidente de la Generalitat hasta que rectificara y abandonara sus objetivos independentistas. Arrimadas ha querido advertir a Sánchez de su encuentro no ha sido con el representante de todos los catalanes: “Hoy no se está reuniendo con Cataluña, sino con el representante del separatismo”. 

Más información