La Generalitat recluirá a los seis primeros presos del ‘procés’ en las cárceles de Lledoners y Puig de les Basses

Los Serveis Penitenciaris eligen para Junqueras, Romeva y los dos Jordis un centro penitenciario que solo acoge presos poco conflictivos

Cadena humana en Montserrat para exigir la liberación de los políticos independentistas presos.
Cadena humana en Montserrat para exigir la liberación de los políticos independentistas presos.AFP

Los Serveis Penitenciaris de la Generalitat de Cataluña ya han decidido en qué cárceles recluirá a los seis presos del procés que en los próximos días serán trasladados desde prisiones madrileñas a Cataluña. El exvicepresidente de la Generalitat y líder de ERC, Oriol Junqueras; el exconsejero Raül Romeva, el expresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) Jordi Sánchez, y el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, serán internados en la prisión de Lledoners, situada en la localidad barcelonesa de Sant Joan de Vilatorrada. La exconsejera Dolors Bassa y la expresidenta del Parlamento catalán Carme Forcadell lo serán en el módulo de mujeres de la de Puig de les Basses, en Figueres. La Generalitat justifica dicha elección -que no coincide con lo que solicitaron los reclusos- en que estos centros se han considerado "los más adecuados" por el perfil de los internos.

Más información
El Gobierno inicia el traslado a Cataluña de los líderes independentistas presos
Esquerra advierte a Sánchez de que no renunciará a la independencia ni al 1-0

La cárcel elegida para Junqueras, Romeva, Sánchez y Cuixarta es un centro con diez años de antiguedad y capacidad para 929 presos que en la actualidad cuenta con 684 internos. Situado a 70 kilómetros de Barcelona, su principal característica es que todos los módulos funcionan con lo que la Generalitat denomina "sistema de participación y convivencia", muy similar a los llamados módulos de respeto de las cárceles del resto del Estado. En ellos, los presos se organizan en comisiones que se escogen mediante votación entre ellos y que gestionan las actividades del módulo, además de mediar en los conflictos que surjan. Desde la Generalitat destacan que este tipo de organización reduce la conflictividad, por lo que está en expansión en otros centros. La prisión en las serán recluidas Bassa y Forcadell solo lleva cuatro años en funcionamiento y tiene 922 plazas, de las que solo 734 están ocupadas. Esta cárcel cuenta con un módulo de mujeres que actualmente ocupan 35 internas.

Cuando los seis lleguen "entre el miércoles y el jueves" a dichos centros -según detalló Instituciones Penitenciarias en una nota este lunes-, deberán pasar por el mismo trámite que el resto de internos recién ingresados. Así, serán conducidos al módulo de ingresos, donde serán sometidos a una serie de trámites, como la identificación, la visita médica y las entrevistas con el psicólogo y el trabajador social del centro. Después serán ubicados en un módulo ordinario adecuado a su perfil. A partir de ese moomento, la rutina diaria será muy similar a la que han llevado hasta ahora en los centros penitenciarios donde están. Las comunicaciones por locutorio con familiares y amigos serán de 40 minutos a la semana, que podrán distribuir en dos encuentros de veinte minutos, sábado y domingo, o en una sola uno de esos días. Los que tienen niños menores de 10 años -como es el caso de Junqueras y Cuixart- podrán hacer comunicaciones de convivencia, en la que entran los niños y un adulto acompañante. En este caso, será un encuentro mensual de 90 minutos. Ahora hacían una de 3 horas al trimestre.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Óscar López-Fonseca

Redactor especializado en temas del Ministerio del Interior y Tribunales. Llego a EL PAÍS en marzo de 2017 tras una trayectoria profesional de más de 30 años en Ya, OTR/Press, Época, El Confidencial, Público y Vozpópuli. Es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS