Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los presidentes socialistas piden a Sánchez que no renuncie a reformar la financiación

Los dirigentes autonómicos pedirán que se convoque el Consejo de Política Fiscal

El presidente del Gobierno Pedro Sánchez, en su primera sesión de control en el Congreso.
El presidente del Gobierno Pedro Sánchez, en su primera sesión de control en el Congreso. EFE

Después de casi cuatro años de exigir la renovación del modelo de financiación autonómica, los presidentes socialistas no quieren que Pedro Sánchez, presidente del Gobierno desde hace algo menos de 20 días, tire la toalla. Su renuncia a hacerlo, expresada en el Senado el martes y ayer en el Congreso, ha sido mal acogido por los líderes territoriales. Con dos años por delante, no les parece razonable que ni se intente. No rechazan que haya una transición para que pueda haber una negociación bilateral que produzca “mejoras” en las finanzas de cada comunidad, como ofrece el presidente, pero creen que esta no debe sustituir el intento de cambiar el modelo.

Este es el sentir general de los dirigentes autonómicos socialistas. Los presidentes de Andalucía, Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Asturias y Baleares piden al presidente que, aunque el Gobierno acometa mejoras parciales en la financiación de las comunidades de una en una, no aparque un cambio global del sistema que caducó en 2014.

El propio Sánchez lo demandó hace apenas un mes. El primer paso que debe darse, según los barones socialistas, es convocar el Consejo de Política Fiscal y Financiera, tantas veces exigida por la dirección federal del PSOE. “El Gobierno debe presentar una propuesta; lo exigimos a Montoro y ahora no podemos desdecirnos”, señaló un presidente socialista que pide anonimato.

Tampoco renuncia la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, a que empiece la negociación para un nuevo modelo de financiación autonómica y está a la espera de la reunión que mantendrá en La Moncloa con Sánchez para demandárselo. Además, Díaz no habla ya en nombre de su partido y de su Gobierno, sino que tiene un mandato del Parlamento andaluz para que defienda un nuevo modelo de financiación. “A Andalucía le faltan 4.000 millones de euros para Sanidad, Educación y Dependencia”, recalcó ayer.

El presidente de la Comunidad Valenciana, el socialista Ximo Puig, destacó que no va a renunciar a un sistema de financiación que “garantice la igualdad entre españoles”, aunque sí acepta la oferta del presidente del Gobierno de establecer mejoras en la financiación a modo de transición hasta que se acuerde el modelo definitivo. Esas mejoras a las que alude Sánchez podrían entrañar la existencia de “17 modelos bilaterales”, lo que rechaza el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page.

“Afecta a todo el Estado”

El Gobierno asturiano no desiste de la demanda. La hacía con el Gobierno del PP y lo reitera con un Ejecutivo socialista. Tras la reunión ayer del Consejo de Gobierno, el consejero de Presidencia y portavoz, Guillermo Martínez, fue inequívoco: “El Ministerio de Hacienda debería convocar cuanto antes al Consejo de Política Fiscal y Financiera. Vamos a escuchar al Gobierno de España, pero la financiación autonómica jamás puede ser el resultado de pactos bilaterales porque afecta al conjunto de Estado”.

La comunidad asturiana, además, no renuncia a continuar con la búsqueda de alianzas con otras regiones, estén gobernadas por el PP o por el PSOE. El presidente asturiano, Javier Fernández, tiene ya compromisos con los presidentes de Aragón, Galicia, Castilla y León y Castilla-La Mancha. Y los va a mantener. Además, aunque ha habido cambio de Gobierno no han anulado una próxima reunión de todos estos presidentes en Zaragoza en los próximos días. Sánchez renunció a abordarlo al considerar que “no es realista” pensar que puede haber acuerdo para cerrarlo.

Más información