Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montoro aplaza la reforma del sistema de financiación autonómico

El ministro justifica el aplazamiento por “la existencia de un clima político regular”

Hacienda ofrece 3.900 millones más a las comunidades

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. EFE

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, anunció ayer que aplazará la reforma de sistema de financiación autonómica que algunas comunidades piden con urgencia. Quiere evitar el áspero debate sobre la reforma de la financiación autonómica. Queda menos de un año para las próximas elecciones autonómicas y considera que abrir la batalla por los recursos del sistema entre las diferentes administraciones sería un escollo.

“No podemos abordar un nuevo sistema de financiación autonómico que pretenda que el Estado ponga más dinero porque no lo tiene. No vamos a promover una discusión del sistema de financiación que promueva más agravios y enfrentamiento entre las autonomías y entre las comunidades y con el Gobierno de España. Es el momento de la reforma fiscal y de la bajada de impuestos. Esa es la prioridad”, sentenció ayer el ministro tras el Consejo de Política Fiscal y Financiera(CPFF), el órgano que reúne al Ministerio de Hacienda con las consejerías autonómicas del ramo. Montoro justificó el retraso por la existencia de un “clima político regular”.

 El sistema de financiación tenía que ser revisado este año según se acordó en el modelo anterior pero la proximidad de las citas electorales, la delicada situación de las finanzas públicas y, sobre todo, el tenso clima político en Cataluña han llevado a Hacienda a aplazar la reforma. “No da tiempo un nuevo sistema el próximo año”, ha precisado.

Las liquidaciones negativas de 2013 suman 2.100 millones a recibir en 2015

Madrid ha propuesto que mientras no se apruebe el nuevo modelo de financiación las entregas a cuenta crezcan un 102%. Hacienda asegura que estudiará la propuesta.

Montoro, además, ofreció ayer 3.903 millones de euros más para la financiación de las comunidades del próximo año. Se trata de un aumento del 4,8% de las entregas a cuenta de sistema. El Gobierno anticipa estos recursos —unos 85.200 millones para 2015— según la recaudación que espera obtener el próximo año, según avanzó el responsable de las finanzas públicas en el Consejo de Política Fiscal. Dentro de dos años, cuando Hacienda tenga cerrados los datos definitivos de ingresos liquidará el sistema con las cifras reales.

Precisamente por la liquidación del sistema de 2013 las comunidades tendrán que devolver 2.158 millones a Hacienda. El Gobierno había presupuestado una caída de la actividad del 0,7% —en función de esto hizo las entregas a cuenta— y finalmente el retroceso fue del 1,2%. Algunas comunidades han pedido que esa cantidad se pueda devolver en 10 años como ocurrió con las liquidaciones negativas de los años 2009 y 2010. “Vamos a considerarlo”, precisó Montoro.

El Ejecutivo, además, negociará con las comunidades un nuevo reparto de la cesta de impuestos. El Ejecutivo quiere ordenar la maraña de impuestos autonómicos —hasta 70 tributos autonómico diferentes— a cambio estudia ofrecerles otros impuestos verdes para gravar las actividades contaminantes. Pero el ministro se mostró más prudente en este punto. “No vamos a entrar en el ámbito autónomico”, dijo ayer Montoro.

Con la nueva inyección de recursos a las administraciones regionales, el ministro también calmó a los Gobiernos autonómicos por la reforma fiscal. La rebaja del IRPF, que supone un mordisco a los ingresos de unos 6.000 millones, afectará a las comunidades porque son responsables de la mitad del impuesto.

Andalucía advirtió de que los 3.900 millones adicionales no son para compensar por la reforma fiscal si no por la buena evolución de los ingresos estatales en 2015.

Pero lo cierto es que Hacienda retiró una de las disposiciones adicionales incluidas en el anteproyecto de reforma fiscal que obligaba a las comunidades que querían mantener su actual estructura de la tarifa autonómica del IRPF a aprobar una Ley para modificarla. De todas formas, el Gobierno negociará con las comunidades que se ciñan a la estructura que reduce los tramos y los tipos del IRPF. “No he convocado un CPFF para inducir a las comunidades que se sigan la reforma del Gobierno. No he pedido nada. Pero espero que sí lo hagan”.

En el CPFF —el órgano de interlocución entre las comunidades y el Gobierno para asuntos de economía— también se aprobaron los objetivos de déficit para los próximos años. Andalucía y Asturias, ambas gobernadas por el PSOE, y Cataluña, por CiU, votaron en contra del techo de déficit para este año. Canarias, País Vasco y Navarra se abstuvieron. A pesar de ello, el objetivo quedó fijado en el 1% del PIB como estaba previsto. En 2015, las comunidades tendrán que limitar sus agujeros presupuestarios al 0,7% del PIB; al 0,3% del PIB y en 2017 tendrán que registrar equilibrio presupuestario.

La Comunidad Valenciana votó a favor de estos objetivos pero condicionó su voto a que se acelere la reforma del sistema de financiación. El territorio valenciano es uno de los más perjudicados por el reparto de recursos del sistema.

Otra de las novedades de la cita es que las comunidades no tendrán que esperar a la autorización del Consejo de Ministros para emitir deuda. Madrid es una de las impulsoras de este acuerdo ya que al no estar incluida en el Fondo de Liquidez Autonómica —la línea de crédito que el Gobierno central pone a disposición de las comunidades en apuros— tenía que esperar a que le autorizasen y no podía planificar sus emisiones de deuda en los mercados.