Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valencia pide que el acuerdo territorial comience por la financiación

El presidente de la Comunidad Valenciana anima al jefe del Ejecutivo a agotar la legislatura

Como líder de la oposición, Pedro Sánchez reclamó a Mariano Rajoy que abordara ya el nuevo modelo de financiación automómica. El expresidente del PP se ha marchado sin convocar el Consejo de política fiscal y financiera y ahora esa pelota la tiene el presidente socialista en el tejado. La primera comunidad en recordárselo ha sido la valenciana: el también socialista Ximo Puig pidió este lunes que el acuerdo territorial comience por la reforma de la financiación autonómica.

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, acompañado de la ministra de Sanidad Carmen Montón, durante el almuerzo-coloquio organizado por el Club Siglo XXI.
El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, acompañado de la ministra de Sanidad Carmen Montón, durante el almuerzo-coloquio organizado por el Club Siglo XXI. EFE

El debate territorial ha abierto un nuevo escenario con la llegada de Pedro Sánchez al Gobierno y las comunidades socialistas empiezan a moverse para aprovechar que el líder del PSOE ocupa La Moncloa. El presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, acudió este lunes a Madrid para presentar su propuesta de solución al conflicto territorial y propuso un acuerdo que concluya con una reforma constitucional “necesaria”, en línea con lo expresado por la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet. Pero antes, en su opinión, urge renovar el modelo de financiación autonómica.

Puig insta a Pedro Sánchez a que el acuerdo territorial que España necesita “comience por la reforma del sistema de financiación autonómica”, defendió en una conferencia en el madrileño Club Siglo XXI, en presencia de tres ministros del nuevo Gobierno. La responsable de promover ese acuerdo —la ministra Batet—, el titular de Fomento, José Luis Ábalos, y la ministra de Sanidad, Carmen Montón, hasta la semana pasada consejera de Sanidad en su Ejecutivo.

“El acuerdo de financiación es básico para resolver el problema territorial”, expuso Puig, que cree que la crisis debe resolverse de forma global. El reparto de recursos entre autonomías es una pieza fundamental toda vez que existe un "gravísimo problema de desigualdad y falta de equidad" entre comunidades. "Existen españoles de primera, de segunda y de tercera", se quejó el presidente valenciano, cuya batalla por una mejor financiación para la Comunidad Valenciana viene de largo.

Hasta el punto de que el presidente de la segunda comunidad más poblada bajo gobierno socialista añadió un nuevo problema al catalán. “En la crisis territorial existe un problema valenciano”, afirmó el president para subrayar la gravedad de la infrafinanciación que a su juicio sufre la comunidad que preside. En su Gobierno quieren comenzar cuanto antes los trabajos con las ministras Batet y Montero para preparar la reforma del sistema, que desea que se culmine este mismo año. El modelo de financiación autonómica no se ha renovado desde 2014.

El Gobierno de Pedro Sánchez está en la misma línea. El Consejo de política fiscal y financiera que debe abordar la reforma del modelo se convocará “con celeridad” trasladan fuentes del Ministerio de Hacienda que dirige María Jesús Montero. La financiación autonómica es una prioridad de su departamentro, junto con los trabajos de preparación de los Presupuestos generales de 2019. El Gobierno de Sánchez promete que la actualización del sistema se abordará sin prisas pero sin el retraso contínuo al que lo ha sometido el Ejecutivo saliente.

El presidente valenciano, convencido federalista, defiende también una reforma constitucional, en la que pide que las comunidades autónomas tengan voz y que esta cuente con el máximo consenso, con el "concurso de todos, no contra nadie".

El valenciano no ve obstáculos a que en esa reforma constitucional, que Pedro Sánchez quiere relanzar ahora que está en el Gobierno, se reconozcan "singularidades" de algunas comunidades como Cataluña. "Hay que garantizar la equidad entre españoles. Pero estoy dispuesto a que se plasmen las singularidades", dijo Puig en Madrid, que no entró a explicar cuáles admitiría. "No es lo mismo una autonomía con lengua propia que otra que no. Eso es España, diversidad", argumentó.

El nuevo Gobierno socialista de Pedro Sánchez es una oportunidad para "recuperar la política" y "el prestigio de la reforma", arguye Puig, que por tanto anima a Pedro Sánchez a agotar la legislatura. "Hoy estamos más seguros de acabar la legislatura que hace unos días", consideró el mandatario valenciano, que cree que Sánchez tiene los apoyos suficientes para llegar a 2020. Sánchez tiene su aval. "Yo, por patriotismo, no convocaría elecciones", concluyó.

Más información