Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urkullu confía en reforzar con Sánchez la “bilateralidad” entre Euskadi y el Estado

El lehendakari propone fijar un procedimiento legal y pactado para consultar a los vascos

El lehendakari entra al hemiciclo para responder a preguntas de Podemos y EH Bildu.
El lehendakari entra al hemiciclo para responder a preguntas de Podemos y EH Bildu. EFE

Urkullu está convencido de que la presidencia del socialista Pedro Sánchez abre un nuevo tiempo para las relaciones entre Euskadi y el Estado y no quiere desaprovechar la oportunidad. El lehendakari ha explicado este viernes que su objetivo es conseguir que el nuevo gabinete del PSOE abra vías de diálogo para establecer un nuevo escenario "de convivencia basado en la bilateralidad, el respeto mutuo y el reconocimiento de nuestra identidad nacional" dentro de un contexto de "solidaridad con el resto de pueblos del Estado".

En respuesta a una pregunta de Elkarrekin Podemos y a una interpelación de EH Bildu sobre el nuevo Gobierno, Urkullu ha explicado que el pasado jueves le escribió una carta a Sánchez en la que, además de felicitarle, le emplazaba a abrir vías de comunicación para completar el Estatuto actual y para estudiar las condiciones del nuevo que se debate en la Ponencia de Autogobierno.

"Se ha abierto un nuevo tiempo y en el Gobierno vasco lo abordamos con propósito de diálogo y acuerdo", ha insistido tras comprometerse a explicar al presidente en persona todos los temas relacionados con el cumplimiento íntegro del Estatuto, la actualización el autogobierno y la convivencia normalizada en Euskadi.

Las buenas relaciones con el anterior Ejecutivo de Mariano Rajoy se materializaron en los presupuestos generales de 2017 y 2018, y en la actualización y blindaje del Concierto Económico y el Cupo, pero apenas si avanzaron en todo lo relacionado con el cumplimiento íntegro del Estatuto.

Para el lendakari los cambios en el Gobierno español suponen una oportunidad para resolver los problemas políticos mediante el diálogo y ha confiado en que Sánchez sea más sensible que el anterior Ejecutivo en este tipo de asuntos. El objetivo, ha continuado, es que se reconozca la capacidad de la ciudadanía vasca a expresarse "de forma libre y democrática", así como avanzar "sin prejuicios ni imposiciones" en una convivencia acordada voluntariamente.

"Creo que es una etapa de diálogo para escuchar y ser escuchado", ha dicho tras insistir en que el objetivo último es que las decisiones del pueblo vasco "sean respetadas" y ha apostado por acordar un procedimiento legal y pactado para garantizar el cumplimiento de las mismas. "Nuestra obligación es sumar para avanzar. Es necesario un pacto, una convención, que desde el respeto, impida la utilización del principio de legalidad como barrera insalvable para el ejercicio del principio democrático", ha manifestado.

Aunque sin citar el conflicto con Cataluña, el lehendakari se ha mostrado confiado en que el nuevo Gobierno socialista tenga una nueva actitud en cuestiones relacionadas con la igualdad, la integridad europea, el modelo territorial, la convivencia, la educación, las pensiones, los servicios públicos esenciales, la reactivación económica y la generación de empleo

Más información