Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La detenida por el asesinato del niño en Elda dice ahora que se atragantó con un trozo de jamón

La acusada admite que fingió un asalto violento en su casa y la juez decreta su ingreso en prisión

La detenida por el asesinato del niño Dominique es conducida a los juzgados de Elda este viernes. EFE-Quality

La presunta asesina de Dominique, el niño de acogida de ocho años fallecido el pasado verano en la ciudad alicantina de Elda, ha cambiado su versión sobre lo sucedido. Según han explicado a EL PAÍS fuentes próximas a la investigación, Alejandra G. P. ha asegurado este viernes que el menor se atragantó “con un trozo de jamón” cuando se encontraba a su cuidado. Tras su muerte, ella se asustó mucho y por eso decidió fingir que unos desconocidos habían perpetrado un asalto violento a la vivienda.

En cualquier caso, la juez que investiga este crimen, que guarda múltiples similitudes con el del pequeño Gabriel Cruz, sucedido el pasado mes de marzo en Almería, ha decretado su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza, según fuentes judiciales. Aunque la fiscal le acusa inicialmente de un delito de asesinato, el avance de la instrucción determinará si se mantiene esa acusación o es sustituida por la de homicidio.

Tras nueve meses de intensas pesquisas protegidas por el secreto sumarial, los especialistas del grupo de Homicidios de la Policía Nacional habían llegado a la conclusión de que solo ella pudo acabar con la vida de Dominique. Las múltiples contradicciones en las que incurrió en sus anteriores declaraciones y la inexistencia de huellas o vestigios biológicos de los supuestos asaltantes la llevaron anoche a un callejón sin salida. Fue entonces, durante el interrogatorio en la comisaría local, cuando decidió confesar sus mentiras y optó por buscar otra explicación que la exculpara del crimen: un accidente doméstico.

No obstante, su nueva versión, la del atragantamiento, no cuadra en absoluto con la autopsia realizada a la víctima, que ha determinado su muerte por estrangulamiento. Los investigadores sospechan que Alejandra G.P., a la que describen como una persona fría y manipuladora, mató a Dominique, que sufría una discapacidad y estaba tutelado por el Gobierno valenciano, porque suponía un obstáculo en su relación sentimental con Daniel Faus, el entrenador de un club de atletismo local, con el que ha tenido recientemente un bebé.

Dominique falleció el último miércoles del mes de agosto del pasado año en extrañas circunstancias. La novia de su padre de acogida, que es sorda aunque puede hablar, aseguró entonces que dos individuos ocultos bajo cascos y prendas de motorista habían irrumpido al atardecer en el hogar familiar, en la calle Don Quijote de Elda. Según esa versión, que mantuvo en diversas comparecencias policiales y en dos reconstrucciones de los hechos, esos hombres la maniataron, le colocaron una bolsa en la cabeza, la golpearon hasta dejarla inconsciente y abusaron sexualmente de ella antes de darse a la fuga. Cuando ella despertó, el niño yacía semidesnudo, ya sin vida, en el suelo.

Ese relato ofrecía infinidad de cabos sueltos e incurría en sustanciales contradicciones. El suceso llegó a disparar multitud de rumores en esta población industrial enclavada en el curso medio del río Vinalopó. La policía no tardó en focalizar la investigación en la propia Alejandra G. P., a quien apresaron a primera hora de la mañana de este jueves cuando salía de su nuevo domicilio, situado también en el centro de Elda. Esa misma noche, al verse acorralada, accedió a prestar declaración en la comisaría local asistida por un abogado de oficio porque el que habían escogido sus padres renunció a ejercer su defensa.

La detenida admitió en el interrogatorio policial que ha mantenido una farsa durante todo este tiempo, nueve meses, pero rechazó confesarse autora del crimen y enarboló el argumento del atragantamiento fortuito del menor. Este viernes por la mañana, a su llegada al Palacio de Justicia de Elda, unas 40 personas, vecinos en su mayoría de la localidad, le han increpado. Ya ante la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 2, en una comparecencia que se ha prolongado durante unas tres horas, la mujer ha reiterado su nueva versión, que según la Fiscalía y la policía está plagada de nuevas mentiras.

Más información