Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Elda se suma a las protestas por la crisis del sector del calzado con una multitudinaria manifestación

La protesta por la crisis del calzado se extendió anoche a Elda que, junto a las ciudades de Elche y Petrer, acaparan la mayoría de las industrias del sector. Pese a la lluvia que acompañó a los manifestantes durante todo el recorrido, los eldenses se echaron masivamente a la calle para reivindicar soluciones al sector. Según las policía, unas 6.000 personas (8.000 según los organizadores) participaron en la manifestación convocada por los sindicatos UGT y CC OO. El acto contó con el respaldo de la mayoría de colectivo cívicos y vecinales de la capital del Vinalopó Mitjà y de todas las formaciones políticas, salvo el PP, de Elda y la vecina Petrer.

La manifestación partió de la Plaza Castelar, en el centro de la ciudad, y tras recorrer unos dos kilómetros concluyó frente al Ayuntamiento. La marcha iba encabezada por los líderes de UGT y CC OO, Rafael Recuenco y Joan Sifre, que portaban una pancarta con el lema "Por la diversificación industrial y el calzado de calidad". Durante el recorrido los manifestantes corearon consignas reivindicativas contra las precarias condiciones laborales del sector y en demanda de contratos dignos, como "queremos trabajar con dignidad", "el clandestinaje no es la solución" y "queremos trabajar, no mendigar". El acto concluyó con la lectura de un manifiesto, que entre otras medidas reclamaba pactos territoriales y una nueva política laboral para el sector. A juicio de las centrales, el modelo de producción a costa de las condiciones laborales de los trabajadores está agotado. Uno de los objetivos de la manifestación era provocar la reacción del Consell ante el desplome del sector. No en vano, achacan la crisis a la "falta de una política industrial del Consell".

La manifestación de anoche en Elda igualó en participación a la que se celebró, también en defensa del sector, hace apenas tres semanas en Elche, y que congregó a unos 7.000 trabajadores. Las centrales sindicales mayoritarias decidieron explicitar sus reivindicaciones en la calle tras los incidentes del pasado día 16 de septiembre en el polígono industrial de Carrús, en Elche, que concluyeron con la quema de dos almacenes de calzado propiedad de empresarios chinos.

En el caso de Elda y resto del Vinalopó Mitjà la crisis ha llegado con más retraso, aunque sus efectos son visibles desde hace cuatro meses. Según datos de los sindicatos, en lo que va de año en las tres subcomarcas del Vinalopó han cerrado un total de 46 empresas, que han supuesto la pérdida de 1.016 puestos de trabajo y, además, se han presentado 31 expedientes de regulación de empleo que afectan a 268 operarios. En la actualidad, la tasa de paro en la comarca es del 15% y la temporalidad del 48%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de noviembre de 2004