Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los empresarios piden seguridad jurídica

Una delegación con representantes de 80 firmas españolas aprovecha para sondear el mercado argentino

Mariano Rajoy, durante el Encuentro Empresarial España-Argentina, en Buenos Aires este martes.
Mariano Rajoy, durante el Encuentro Empresarial España-Argentina, en Buenos Aires este martes. EFE

La visita de Mariano Rajoy a Buenos Aires deja un muy buen sabor de boca en el Gobierno argentino. Mauricio Macri, que ya vivió en España un apoyo superior al esperado hace un año durante su visita de Estado, se reunió en privado con Rajoy y los principales empresarios que lo habían acompañado y escuchó muy buenas intenciones. En presencia de los dos presidentes, que según varios de los presentes mostraron un conocimiento muy detallado de los temas, los empresarios, que estaban de pie en un corro alrededor, detallaron uno a uno las reclamaciones de su negocio, sobre todo regulatorias. Macri dio garantías a todos y el ambiente fue muy positivo, según estas fuentes.

Incluso los representantes de Telefónica, que han protagonizado un fuerte conflicto porque aseguran que Macri está favoreciendo al grupo Clarín, recibieron un compromiso del presidente de garantizar la competencia. Ese mismo día entró en el Congreso argentino una ley que debería resolver dicho conflicto, aunque la compañía española esperará a la aprobación para ver cómo queda.
Especialmente positivo lo ven desde Gas Natural, que promete inversiones anuales de 1.100 millones de pesos (55 millones de dólares), después de que Macri les permitiera subir las tarifas hasta un 1.000% y salir de un esquema de precios muy bajos y subvencionados. Abertis, que tuvo un largo conflicto con Argentina por la congelación de los peajes de sus autopistas, algunas de las más importantes del país, lo dio por resuelto y ahora ha prometido más inversiones a cambio de alargar sus concesiones.

Otras empresas están muy interesadas en la gran operación de obra pública que Macri ha prometido en los próximos años (con una inversión de 30.000 millones de dólares) y buscan socios argentinos para ganar licitaciones.

En el encuentro con los presidentes no hubo quejas sobre la inflación, pero varios empresarios consultados señalan que ese sigue siendo el gran problema para traer grandes inversiones nuevas, que necesitan una financiación que es más difícil de lograr para un país que, aunque está bajando la inflación, la tiene todavía en el 25% interanual. En otra cita empresarial, ya sin Rajoy y Macri pero con los cancilleres de ambos países, las empresas insistieron en las reclamaciones de seguridad jurídica y en que ésta sea prolongada. 

Tanto Macri como Rajoy lo dejaron muy claro: la parte de los Gobiernos ya está hecha, la relación no puede ser mejor y el Ejecutivo argentino está dispuesto a facilitar todo lo posible la llegada del dinero español. Pero ahora le toca el turno a las empresas, que siempre son cautelosas en un país con una historia económica y política turbulenta. “El Gobierno de Macri ha hecho en dos años un cambio muy sustancial. Ahora se trata de que los empresarios lo aprovechen. Ellos necesitan oportunidades y reglas de juego claras. Los Gobiernos estamos para molestar poco. Percibimos mucho interés de las empresas españolas para hacer nuevas inversiones, les veo con muchas ganas”, resumió Rajoy. Lo que sí parece seguro es que el giro respecto a la época de los Kirchner y las expropiaciones ha sido de 180 grados.

Más información