Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont defiende que Jordi Sànchez sea ‘president’

El líder independentista anuncia que fija su residencia en Berlín

El ex presidente catalán, Carles Puigdemont, durante una conferencia de prensa en Berlín.

Carles Puigdemont ha pedido este sábado en Berlín que el Gobierno no interfiera en la investidura de Jordi Sànchez como candidato a president. En su primera conferencia de prensa tras ser puesto en libertad y ante un nutrido grupo de periodistas internacionales y españoles, Puigdemont ha revelado que fijará su residencia en Berlín mientras se resuelve su proceso de extradición. Tras descartar los jueces alemanes su entrega a España por el delito de rebelión, el expresidente ha anunciado que aprovechará su estancia en Berlín para ahondar en la internacionalización de conflicto.

Puigdemont ha pedido que el Gobierno permita la investidura de Jordi Sànchez en un intento más de llamar la atención internacional. Sànchez, número dos de la candidatura de Junts per Catalunya, se encuentra encarcelado en Soto del Real (Madrid) y ha presentado una queja ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU para pedir que se garanticen sus derechos políticos. El comité de la ONU admitió a trámite la resolución de Sànchez e instó como medida cautelar a España a hacer todo lo posible para que no se vulneren dichos derechos políticos.

Durante su intervención, Puigdemont ha defendido la candidatura de Sànchez, exlíder de Asamblea Nacional Catalana (ANC), pese a que no cuenta con la mayoría suficiente para lograr la investidura. La CUP ya ha advertido que se abstendrá porque su deseo es investir a Puigdemont para que cristalice la vía de la internacionalización y la desobediencia. “Ahora toca investir a Sànchez porque tiene el derecho a ser presidente y lo dice Naciones Unidas”, ha dicho el expresident, que ha aclarado que no piensa renunciar a su escaño en el Parlament. Junts per Catalunya y ERC suman 65 votos a favor —siempre y cuando el Gobierno no impugne el voto delegado de Puigdemont—, justo los mismos que el bloque constitucionalista y los comunes. El desempate lo podría propiciar el diputado Toni Comin, a disposición de la justicia belga, que se niega a renunciar al escaño, si se le permitiera delegar el voto.

Un pleno de investidura sin fecha

Roger Torrent, presidente del Parlament, ha anunció que propondrá a Jordi Sànchez como candidato a presidir la Generalitat tras finalizar la ronda de consultas con todos los grupos. El anuncio se ha formalizado justo después de que Puigdemont concluyera la rueda de prensa en Berlín. Torrent no ha fijado el día del pleno aunque todo apunta que será la próxima semana.

Esta será la cuarta ocasión en que Torrent propone un candidato a la investidura: primero planteó que fuera Puigdemont; después, Sànchez; en tercer lugar, Jordi Turull —su debate fue interrumpido porque ingresó en prisión— y ahora de nuevo Sànchez.

La decisión está en manos del juez Llarena, que en un auto prohibió al candidato acudir a la sesión. Los letrados del Parlament ya se pronunciaron en enero a favor de que la investidura tiene que ser presencial para no ser contraria ni a la ley de la Presidencia ni al reglamento de la Cámara.

Sin embargo, es Pablo Llarena, juez del Tribunal Supremo, el que tendrá la última palabra. Sànchez ya se postuló como candidato pero el magistrado rechazó excarcelarlo frustrando así su investidura. Nada indica que el juez vaya a cambiar de opinión. A preguntas de los periodistas, el expresident ha pedido que se permita al Parlament elegir “sin restricciones” a uno de sus miembros. Y, además, ha agregado que no renunciará a su acta de diputado. “Tengo mis derechos como diputado intactos, he presentado una demanda ante la ONU para que se respeten y debo pedir que se respeten los de todos”, ha señalado.

En declaraciones en catalán, castellano e inglés, Puigdemont no ha despejado por qué, a su regreso de Finlandia, donde había protagonizado una conferencia, optó por entrar por carretera en Alemania el 25 de marzo donde fue detenido. Solo ha aclarado que pretendía regresar a Bélgica donde fijó su residencia en los últimos cinco meses. Tras pasar 12 días en la prisión de Neumünster, en el norte del país, ahora vivirá en Berlín para estar a disposición de la justicia alemana. El expresident, procesado en España por rebelión y malversación, no podrá salir de Alemania mientras dure la tramitación de la extradición solicitada por España, según las condiciones fijadas por la Audiencia Territorial del land alemán de Schleswig-Holstein. “De momento seguiré en Berlín, esta es mi residencia hasta el final de este proceso judicial; espero volver a la normalidad. Estuve aquí hace 30 años y es una de las ciudades más interesantes de Europa”.

El tribunal ha rechazado extraditar a Puigdemont por rebelión y ahora debe dictaminar si lo hace por malversación de caudales públicos para financiar el referéndum del 1-O. La supresión del delito de rebelión ha provocado un vuelco al proceso. “Abre una nueva puerta para el diálogo y la negociación política. A las autoridades españolas les pido diálogo”, ha dicho recalcando que la justicia alemana ha rechazado imputarle dicho delito.

Puigdemont ha insistido en que desde hace tiempo defiende que la independencia no es la única solución. “Siempre he dicho que la independencia no es la única solución posible; aceptamos que puede haber otras salidas”, ha aseguado en tono conciliador. El expresident ha eligido un local para organización de eventos sociales de grupos progresistas en Kreuzberg, el barrio berlinés célebre por su multiculturalidad. Al término del encuentro, ha paseado por el barrio despertando la curiosidad de los vecinos, sorprendidos por la presencia de la comitiva ataviada con lazos amarillos.

Mariano Rajoy, atiende a los medios de comunicación durante la convención nacional del PP en Sevilla y habla sobre la decisión de la justicia alemana.

Más información