Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gritos a los líderes del ‘procés’: “No estáis solos”

Una veintena de manifestantes ha mostrado su apoyo a los políticos independentistas a su llegada al Supremo

Carme Forcadell, Dolors Bassa y Raül Romeva a su llegada al tribunal Supremo.

Cuando a las diez menos veinte han llegado al Tribunal Supremo Carme Forcadell y Dolors Bassa, ya exdiputadas del Parlament, junto al exconseller de Puigdemont Raúl Romeva, citados este viernes por el juez Pablo Llarena para revisar sus medidas cautelares, había solo un par de decenas de manifestantes en su apoyo, que les reservaron algún aplauso. Poco antes, cuatro o cinco, los más madrugadores, ya habían enseñado unas pancartas a las decenas de periodistas en posición como para cada sesión del proceso al procés para conquistar fotos y declaraciones: "Free Junqueras now" y "Free catalan politicians", rezaban los carteles.

A las diez y diez ha llegado Jordi Turull, propuesto como candidato a la presidencia de la Generalitat por Torrent, que este jueves no obtuvo la mayoría del Parlament para ser investido, y Josep Rull, exconsejero del territorio. A esa hora, los manifestantes y políticos independentistas congregados a las puertas del Supremo ya habían aumentado considerablemente. "Libertad" y “No estáis solos", han gritado a los dirigentes procesados, que no dieron declaraciones. En ese momento faltaba solo Marta Rovira. Y todos estaban pendientes de su llegada. Se empezaban a preguntar por qué no aparecía.

A las diez y veinticinco ha llegado la explicación: Rovira ha anunciado en una carta que no acudiría este viernes al Supremo. Ya había empezado su fuga de la Justicia. Frente al Supremo se han visto entonces caras de mucha sorpresa. Algunos manifestantes se han marchado. Algunos políticos, como Gabriel Rufián y Joan Tardà, en cambio, aparecían. Antoni Castellà de Demòcrates de Cataluña ha declarado que no sabía que Rovira tomaría esta decisión. Un portavoz de Òmnium Cultural ha dicho que le entristecía que Rovira "tenga que tomar una decisión como esa", pero se apuraba, preguntado por los periodistas, en decir que su actitud no le parecía insolidaria con respecto a la de quienes sí acudieron al Supremo.

Durante un par de horas, cuatro manifestantes colocados en la calle de Barbara de Braganza, a escasos metros de las puertas del Supremo, han enseñado una bandera de Tabarnia y una de España. Uno de ellos, un hombre mayor que ha estado presente en prácticamente todas las sesiones en las que estaban presentes investigados independentistas, no se cansaba de gritar: "Golpistas, separatistas". Los vigilaban algunos agentes de la Policía Nacional.

Más información