Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España defiende en la ONU una sociedad de papeles compartidos por hombres y mujeres

Montserrat afirma ante las Naciones Unidas que "hay que adoptar medidas a favor de la corresponsabilidad y la conciliación”

La ministra de Igualdad, Dolors Montserrat.
La ministra de Igualdad, Dolors Montserrat. EFE

El movimiento #MeToo elevó la voz de los activistas que luchan por todo el mundo contra la desigualdad y los abusos a la mujer. Pero esta transformación social, cultural y económica no es posible sin la implicación de los hombres. “Hay que adoptar medidas a favor de la corresponsabilidad y la conciliación para que los roles sean compartidos”, ha afirmado este martes la ministra de Igualdad, Dolors Montserrat, ante la comisión de las Naciones Unidas sobre la condición de la mujer.

La ministra, que el día antes del 8M generó polémica cuando afirmó que no le gusta la "etiqueta" del feminismo, afirma que la batalla global por la igualdad no es una “lucha de hombres contra mujeres, ni ideológica, ni patrimonio de nadie”. “Las sociedades evolucionan, progresan y mejoran cuando cuentan con todo el talento femenino y masculino”, ha explicado, “tenemos que trabajar por una sociedad de roles compartidos. Hay que abandonar la sociedad donde las madres quedaban en casa y los padres trabajaban”.

Dolors Monserrat admite que le agradó ver como la semana pasada “tantísimas mujeres ejercieron su derecho a la huelga, como me agradó que tantísimas mujeres ese día escogiéramos ir a trabajar”. “Lo importante es que esas mujeres que salieron a la huelga y que esas mujeres que fuimos a trabajar estamos juntas, junto a los hombres, por la igualdad real y efectiva, sin ningún tipo de discriminación”, ha reiterado.

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha afirmado en su intervención en la apertura del foro que “es el momento de que los hombres” estén del lado de las mujeres en la lucha por la igualdad para que toda la sociedad pueda progresar. “La desigualdad, la discriminación y la violencia de género nos dañan a todos”, advirtió, haciendo una defensa férrea del empoderamiento de la mujer.

La reunión anual en Nueva York es la más importante en el movimiento de la lucha por la igualdad y contra la violencia de género. “Se manda un mensaje muy potente a las mujeres de que hay salida, de que no están solas”, ha dicho la ministra, “la violencia no es un tema de pareja. Terminaremos con esta lacra cuando toda la sociedad en su conjunto esté implicada”, ha concluido.

Más información