Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los mensajes de móvil de Puigdemont: “Esto se ha terminado. Los nuestros nos han sacrificado”

El expresidente reconoce los mensajes a Comín: "Soy humano y a veces también dudo"

Los mensajes atribuidos a Puigdemont.

Carles Puigdemont vivió el pasado martes un baño de realismo. Desde Bélgica vio cómo caía su plan para ser investido president después de que en el Parlament se aplazara la sesión del Pleno. Su desconcierto lo reflejan los mensajes que envió al extitular de Sanidad, Toni Comín, y que ayer reveló El Programa de Ana Rosa: “Esto se ha terminado. Los nuestros nos han sacrificado (...) El plan de Moncloa triunfa”, escribió el expresidente. Puigdemont justificó ayer que había vivido un momento de debilidad. “No me arrugaré ni me echaré atrás”, agregó.

Los mensajes se los envió Puigdemont a Comín, horas después de que se aplazara la investidura y se pusieran en evidencia las diferencias del independentismo sobre cómo afrontar la legislatura. Pero la confesión también llegó justo antes de que se emitiera el mensaje que había preparado el expresidente de la Generalitat, asegurando que insiste en su candidatura y pidiendo unidad al independentismo. Puigdemont y Comín están huidos de la justicia española en Bélgica. El exconsejero de Sanidad había asistido en lugar del expresidenta un coloquio organizado por los nacionalistas flamencos en Lovaina. Un cámara del programa Tele5 grabó el móvil de Comín.

El propio Puigdemont no tardó en aceptar ayer la autoría de los mensajes. “Soy humano y hay momentos en los que yo también dudo. También soy el presidente y no me arrugaré ni me echaré atrás ¡Seguimos!”. Comín, por su parte, anunció que estudia acciones legales e intentó quitar hierro a la situación. “Si el bloque del 155 se está haciendo ilusiones sobre la división del independentismo tendrá un enorme disgusto. La unidad está absolutamente garantizada”, dijo en Twitter.

Pese al desconcierto por el contenido de los mensajes, desde Junts per Catalunya siguen insistiendo oficialmente en que Puigdemont es su único candidato y no quieren hablar de ningún plan b. Incluso no descartan una repetición de elecciones. Pero la posibilidad de que el Tribunal Supremo inhabilite a los líderes políticos del procés en virtud de lo que recoge la Ley de Enjuiciamiento Criminal cierra aún más la baraja de posibilidades de Puigdemont. El exconsejero Jordi Turull parte como uno de los nombres con más posibilidades pese a que muy posiblemente acabe inhabilitado también. También figuran en las quinielas Elsa Artadi, el exlíder de la ANC Jordi Sànchez (en prisión preventiva) y Eduard Pujol, con poca experiencia política pero muy cercanos a Puigdemont. Tampoco se descarta alguien proveniente del mundo municipalista, la filiación de la mayoría de diputados que el PDeCAT aportó a la llamada lista del president.

“No sé lo que me queda de vida (¡espero que mucha!), pero la dedicaré a poner en orden estos dos años y a proteger mi reputación. Me han hecho mucho daño con calumnias, rumores, mentiras que he aguantado por un objetivo común. Esto ahora ha caducado y me tocará dedicar mi vida a la defensa propia”, confiesa Puigdemont a Comín.

La publicación de los mensajes cayó como un jarrón de agua dría entre las filas independentistas, que ya venían de vivir una sesión de máximo voltaje con la postergación del pleno de investidura. El republicano Roger Torrent, el presidente de la Cámara, no avisó a Junts per Catalunya de que iba a aplazar la sesión, en la que la llamada lista del president quería intentar un debate de investidura por persona interpuesta. Es decir, otro diputado iba a leer el discurso de Puigdemont. ERC no veía claro ese plan porque abocaba a Torrent a desobedecer el Tribunal Constitucional para una investidura meramente simbólica, con un efecto limitado, y hacerle seguir a una de sus promesas políticas la senda judicial que ya ha transitado su antecesora, Carme Forcadell.

Imágenes de las fotos de Whatsapp de Carles Puigdemont y de Signal del mensaje recibido por Toni Comín.
Imágenes de las fotos de Whatsapp de Carles Puigdemont y de Signal del mensaje recibido por Toni Comín.

Fuentes de ERC también argumentan que no conocían el discurso y que no estaba amarrado el reparto de los cargos del Govern. Otras voces de Junts per Catalunya, sin embargo, aseguran que ya había acuerdos. Por ejemplo, el reparto al 50% de las consejerías del futuro Govern. La actual vicepresidencia de Hacienda y Economía, por ejemplo, se dividiría en dos. Las dos formaciones retomaron ayer las negociaciones e intentan que la historia se repita, al encontrar un acuerdo en el último momento.

“Sólo hay un candidato [Puigdemont] y lo hemos explicado muchas veces”, insistió ayer el portavoz de ERC, Sergi Sabrià. Los letrados del Parlament trabajan ahora en un informe sobre si la decisión de Torrent implica que se pare el reloj en la cuenta de los dos meses para convocar elecciones de manera automática.

Junts per Catalunya y ERC reanudan las negociaciones

Junts per Catalunya y Esquerra reanudaron ayer las negociaciones tras el fracaso de la sesión de investidura y el mazazo de la difusión de los mensajes. El partido de Puigdemont quiere recoser, en palabras de uno de sus miembros, las heridas abiertas esta semana con el objetivo de desbloquear la investidura. La lista del expresident sigue perpleja ante la decisión de Roger Torrent de aplazar el Pleno porque asegura que todo estaba listo para firmar el documento entre Junts per Catalunya, Esquerra y la CUP con varios puntos sobre el futuro programa de Gobierno. Pero ERC, que ha priorizado evitar que Torrent tuviera que afrontar una causa penal, no se presentó. Con todo, quieren pasar página de los reproches y alcanzar un consenso porque se necesitan mutuamente para formar un Govern independentista.

Más información