Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior admite que encerró a 11 menores en la cárcel de Archidona

El ministro Zoido asegura que fueron liberados 89 de los 577 inmigrantes ingresados en el centro

El ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, en la Comision de Interior en el Congreso de los Diputados.
El ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, en la Comision de Interior en el Congreso de los Diputados.

El ministro Juan Ignacio Zoido ha asegurado este miércoles en la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados que el Gobierno devolvió a su país a 486 ciudadanos argelinos que se encontraban en cárcel de Archidona (Málaga), acondicionada como improvisado Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) hasta principios de enero. El ministro del Interior ha añadido que 89 personas recluidas en el centro han sido puestas en libertad: 63 por petición de asilo, 11 por ser menores, 11 por razones humanitarias, tres por medidas cautelarísimas judiciales y otro porque no fue reconocido como argelino en el consulado.

Según ha revelado en su comparecencia, cuando los 11 menores acreditaron su condición, fueron puestos a disposición de la Junta de Andalucía, lo mismo que ocurrió en otro caso en Madrid. Zoido ha defendido que la actuación del Gobierno a finales de año frenó una "avalancha" de inmigrantes en situación irregular desde Argelia, una situación que obligó a habilitar la futura cárcel de Archidona como centro de internamiento en noviembre.

Respecto al inmigrante que se suicidó en un ahorcamiento el pasado 29 de diciembre en su celda, Zoido ha lamentado el desenlace y ha afirmado que Mohamed Bouderbala fue “uno de los alentadores” del motín que se produjo en el centro el día anterior a su fallecimiento. También ha pedido que no se hagan “teorías conspirativas” al respecto. En ese sentido, ha considerado inapropiadas las críticas de la oposición de que "el sistema policial ha fallado" y ha anunciado que la familia ha solicitado este miércoles mismo la repatriación del cadáver.

Ante las críticas por la inacción del centro en relación con el suicidio del inmigrante, el ministro ha referido que los internos no cuentan con vigilancia en las habitaciones, a diferencia de lo que es habitual en todos los CIE, y solo se acude en ayuda del interno en el caso de que sea solicitada por él mismo a través de una llamada, algo que no ocurrió en el caso de Bouderbala. Las cámaras de vigilancia están instaladas en los pasillos del centro, por lo que no reflejan lo que ocurre en las habitaciones, ha alegado.

Zoido, que ha comparecido a petición del PSOE y Unidos Podemos para explicar la decisión de ingresar a 577 migrantes y la muerte de uno de ellos en el centro penitenciario malagueño, ha señalado que los CIE no pueden desaparecer porque es precisa una inmigración ordenada "para evitar problemas de orden público" en los lugares de llegada.

El ministro ha defendido que el ingreso de los inmigrantes en la prisión de Archidona fue “una solución temporal” y la ha enmarcado en las medidas extraordinarias que se tuvieron que adoptar “permitidas por la ley” ante las llegadas entre los días 17 al 20 de noviembre de 962 personas, principalmente a Cartagena y Almería.

Asimismo ha remarcado que el ingreso en los CIE, tal como los establece la Ley de Extranjería, lo determina un juez o un tribunal, y ha recordado que el Gobierno está trabajando en un plan de mejora de estos centros y ha creado una mesa de trabajo para establecer "la mejor fórmula posible".

Más información