Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia mantiene el bloqueo del plan que permite construir el almacén nuclear

El Tribunal Superior de Castilla-La Mancha respalda la anulación del planeamiento urbano de Villar de Cañas

Trabajos previos, en 2015, en los alrededores del futuro almacén nuclear de Villar de Cañas (Cuenca).
Trabajos previos, en 2015, en los alrededores del futuro almacén nuclear de Villar de Cañas (Cuenca).

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha ha dado la razón al Gobierno de Emiliano García-Page en la guerra política y administrativa que tiene contra la construcción del silo previsto en Villar de Cañas (Cuenca) para acoger los residuos radiactivos de las centrales españolas, el denominado Almacén Temporal Centralizado (ATC). Los jueces mantienen el bloqueo del plan urbanístico que ampara la construcción de este almacén, que acumula ya varios años de retraso y que aún no cuenta con una declaración de impacto ambiental.

El Ejecutivo de Castilla-La Mancha anuló en noviembre de 2015 el nuevo planeamiento urbanístico de Villar de Cañas, un Ayuntamiento en manos del PP y favorable (como el Gobierno central) a que se levante el silo en una parcela a las afueras del municipio.

El Gobierno del socialista García-Page encontró varias irregularidades en ese plan, que contempla y ampara la construcción del ATC, y lo anuló. Y el Ayuntamiento de Villar recurrió esa anulación ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, que en una sentencia firmada este 11 de diciembre da la razón a la Junta, desestima el recurso y, por tanto, mantiene bloqueada la futura construcción del silo. Sin un plan urbanístico en vigor que contemple el ATC "no se le puede conceder la licencia de obras", aseguran fuentes de la Junta. La sentencia, sin embargo, puede ser recurrida ante el Tribunal Supremo. 

El Gobierno regional sustentó la anulación, por un lado, en que se incumplía la ley que fija que entre el futuro ATC y el núcleo urbano debe haber 2.000 metros de distancia. Y el tribunal superior confirma ahora que se incumplen las distancias de seguridad que deben existir. La Junta también esgrimió que Villar de Cañas no cuenta con suficientes recursos hídricos para el desarrollo del plan urbanístico. Y la sentencia resalta que "hay tres informes de la Confederación Hidrográfica del Guadiana poniendo de manifiesto la inexistencia de recursos hídricos suficientes para el desarrollo" del plan.

"El almacén está bloqueado"

Tras conocer la sentencia, fuentes del Gobierno de Castilla-La Mancha no tienen dudas de que "el almacén está bloqueado". "Sin plan urbanístico no puede concederse la licencia de obras", añaden. Según estas fuentes, el Ayuntamiento tiene ahora dos vías, que pueden alargarse bastante en el tiempo. Por un lado, recurrir al Tribunal Supremo y esperar que revoque la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha. Por otro lado, el Consistorio podría iniciar los trámites para elaborar un nuevo planeamiento urbanístico, cuya aprobación definitiva volvería a estar en manos de la Junta de Castilla-La Mancha.

El Gobierno regional, al margen del plan urbanístico, intentó otra vía para impedir la construcción del almacén: amplió un espacio natural protegido cercano para incluir la parcela del futuro ATC y así bloquear la construcción. Esta táctica, sin embargo, no ha tenido el respaldo hasta ahora de la justicia; tanto el Supremo como el Superior de Castilla-La Mancha han anulado cautelarmente esa ampliación. Mientras, Enresa —la empresa pública encargada de los residuos nucleares— sigue con la tramitación para lograr la evaluación ambiental del proyecto. Y mientras también las centrales guardan mayoritariamente sus residuos en sus instalaciones, bien en las piscinas para el combustible gastado bien en almacenes individuales.

Más información