MARÍA JESÚS MONTERO, CONSEJERA ANDALUZA DE HACIENDA

“El Gobierno no puede sustraerse del debate con las comunidades”

La responsable de las finanzas andaluzas censura el discurso "falaz" y "tramposo" de Montoro

María Jesús Montero, consejera de Hacienda andaluza, en su despacho.
María Jesús Montero, consejera de Hacienda andaluza, en su despacho.PACO PUENTES

El nuevo modelo de financiación autonómica acumula cuatro años de retraso. Y la responsable de las finanzas andaluzas, María Jesús Montero (Sevilla, 1966), considera que el Gobierno de Mariano Rajoy evitará “deliberadamente” cerrar por fin un acuerdo en 2018. Montero, de discurso rápido y adjetivos como balas, acusa al Ministerio de Hacienda de emplear un discurso “falaz” y “tramposo” para comprar el apoyo del PSOE a los Presupuestos Generales del Estado a costa del “deterioro” de los servicios públicos, dado el bloqueo de la financiación autonómica.

Más información
Las autonomías socialistas se rebelan contra Hacienda por la financiación
Hacienda vincula a los Presupuestos la mejora de la financiación regional

Pregunta. El nuevo modelo de financiación autonómica debió ser actualizado en 2014. Tras cuatro años de retraso, ¿habrá de una vez este ejercicio?

Respuesta. No creo que el modelo se vaya a cambiar este año. En 2018 el Ministerio de Hacienda quiere deliberadamente postergar la puesta en marcha del modelo, incluso el debate. El objetivo número uno de Hacienda es salir del expediente de déficit excesivo y estar por debajo del 3% y como viene incumpliendo sistemáticamente con el objetivo, necesita el superávit de Ayuntamientos y el superávit entre comillas de las comunidades autónomas.

El ministerio trasladó que para mayor gasto en 2018 como mucho se podría contar con 5.000 millones. Si ya el Gobierno hace una aproximación de 5.000 millones de más, es evidente que se han dejado fuera la financiación autonómica, porque el modelo a juicio de todos los expertos necesitaría entre 15.000 y 20.000 millones.

P. Entonces, ¿está haciendo un paripé el Gobierno con las negociaciones?

R. El Gobierno tiene esto perfectamente medido. Ellos ponen como justificación la situación de Cataluña y lo utilizan como argumento, pero este año no han hecho nada para posibilitar una propuesta. Los expertos hicieron su propuesta, pero… ¿a qué espera el Gobierno para hacer la suya?

Antes de hablar de la distribución hay que hablar de recursos adicionales. Si utilizamos 2014, un año eficiente cuando las Administraciones hicimos un esfuerzo ímprobo para los ajustes, las comunidades autónomas gastaron 16.000 millones más de lo que el fondo de garantía de servicios públicos le aporta. ¿Esto qué significa? Pues que esos 16.000 millones son necesarios y vienen de otras políticas, por lo que detraemos dinero de otras políticas como inversión porque los servicios básicos están infrafinanciados. Que me diga el Gobierno qué año elige para calcular los números.

“Trasladar las discrepancias entre las comunidades es parte de la estrategia del Gobierno”

Si hubiera un interés de verdad, sincero, por este debate, después del informe del comité de expertos, el Gobierno habría puesto encima de la mesa una propuesta. Ellos tendrán que liderar y proponer. A las comunidades solo nos han pedido el diagnóstico del modelo anterior, que mandamos en 2014. ¿Qué hizo con eso? Convocar al comité de expertos y ahí seguimos. ¿Hasta cuándo?

P. Los expertos denuncian que hoy todo el mundo juega con la táctica, los cuatro partidos y las comunidades autónomas, entre la nivelación total, el statu quo, y las balanzas fiscales. ¿Cómo es posible armonizar los intereses de todos?

R. Evidentemente, cada territorio tiene como aspiración legítima obtener el mayor uso de recursos públicos. Si no trascendemos el debate sobre territorios, difícilmente llegaremos a un debate honesto sobre necesidades de los servicios. Calculemos qué insuficiencia de recursos tiene el sistema y luego elijamos un método. Decimos elijamos un año base, 2014, y a partir de ahí, pongámonos de acuerdo en qué competencias hay que distribuir por población. Nosotros decimos todas, lo que llamamos nivelación total. ¿Por qué el partido popular plantea que el PSOE alcance un acuerdo? Porque el Gobierno pretende evitar el debate con las comunidades autónomas y trasladar la presión territorial al interior de los partidos.

P. El debate sobre la financiación autonómica está en pleno apogeo… ¿Cómo quedará la próxima negociación? Cataluña ha liderado tradicionalmente las rondas y ahora atraviesa un momento convulso, ¿tomará Andalucía el relevo?

R. Quien tiene que liderar esto es el Gobierno de España. No hay posibilidad de conseguir un acuerdo si el Gobierno no ejerce su papel. Que se traslade permanentemente las discrepancias entre las comunidades autónomas y no en qué estamos de acuerdo es parte de la estrategia de ‘no es posible conformar una opinión consensuada’. Hay elementos comunes de todas las comunidades: hay insuficiencia de recursos para los servicios públicos fundamentales. Eso nunca sale ¿Ha escuchado al ministro sobre si hay que aportar recursos? No lo ha dicho.

María Jesús Montero.
María Jesús Montero.P. P.

Estos debates son interesados y quieren trasladar una incapacidad de ponernos de acuerdo, quieren trasladar la presión hacia otros entornos. Montoro habla de ponerse de acuerdo con el PSOE. Aquí hay un debate insustituible, entre Administraciones, del color político que sean. Hablamos de cómo las Administraciones repartimos los recursos para el ejercicio de nuestras competencias, y por tanto el Gobierno no puede sustraerse del debate con las comunidades autónomas, e intentar llevarlo a un debate entre partidos. Yo digo siempre que si el Gobierno y las comunidades nos ponemos de acuerdo en el modelo, el PSOE y el PP lo suscribirán.

P. Todas las comunidades gobernadas por el PSOE han tildado de “chantaje” la retención de 4.230 millones por la falta de aprobación de Presupuestos. ¿Hoy va usted más allá?

R. No ha cambiado nada, pero jurídicamente no se puede poner encima de la mesa el concepto de las entregas a cuenta que hace Montoro. Él dice que no puede actualizar las entregas a cuenta porque no tiene presupuesto, que es lo mismo que afirmar que cuando hay prórroga presupuestaria en el Gobierno de España, en automático se tiene que producir prórroga presupuestaria en el resto de Administraciones, lo cual es mentira.

“El Gobierno no puede sustraerse del debate con las comunidades autónomas”

La financiación autonómica no es una parte de los Presupuestos Generales del Estado, sino una participación en la recaudación. Con o sin Presupuestos Generales del Estado, la comunidad autónoma se nutre del 50% de IRPF o IVA, no de lo que alguien me pone como cantidad según su criterio. El Gobierno tiene obligación de comunicar esas entregas a cuenta con o sin presupuestos generales.

Trasladar la vinculación de una cuestión y otra es una jerarquía de los Presupuestos del Estado frente a los presupuestos autonómicos y de Administraciones locales, lo cual es mentira, porque así no está diseñada la Constitución. Y en segundo lugar, es un chantaje: es decir o usted me posibilita los Presupuestos o no podrá beneficiarse de la mayor recaudación que la economía está posibilitando.

La culpa la tiene el PSOE porque no apoya los Presupuestos Generales del Estado es un discurso tan falaz y tan tramposo que por eso lo tildamos de chantaje. Usted quiere comprar el apoyo del partido socialista a costa del deterioro de los servicios públicos que proveen las comunidades autónomas. ¿Y no se pone usted colorado?

“El Gobierno quiere comprar el apoyo del PSOE a costa del deterioro de los servicios públicos que proveen las comunidades”

P. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIREF) calcula que el gasto sanitario crecerá un 5% anual los próximos años. ¿Cómo le explicaría al ciudadano que los servicios transferidos como educación o sanidad, con una población cada vez más envejecida, requieren cada día más recursos?

R. Es un buen ejemplo el de la AIREF, porque esa previsión es el gasto sanitario en Andalucía está creciendo a ese ritmo, una de las comunidades más eficientes. Por ejemplo, la subasta de medicamentos permite unos ahorros al sistema sanitario que se dedican a otras cuestiones. ¿Por qué crecerá un 5% el gasto sanitario en los próximos años como mínimo? Porque la innovación terapéutica que se incorpora al mercado de la medicina, con el ejemplo reciente de la hepatitis, supone unos costes que presionan al alza sobre el sistema. Por tanto, si queremos mantener una sanidad pública como parte fundamental de la prestación de los servicios, debemos conseguir que la clase media, la que más contribuye con sus impuestos y que puede suscribir seguros privados, se sienta satisfecha de los servicios que presta la sanidad pública. Dicho de otro modo, para que la sanidad pública sea sostenible tiene que incorporar la innovación. Porque si no, el sector que se puede permitir seguros privados se iría alejando de la sanidad pública y solo sería para los pobres. Si hay un tratamiento que cura, la sanidad pública te lo da. Por eso cuando hay un problema grave, la gente se va del seguro privado a la sanidad pública.

María Jesús Montero.
María Jesús Montero.P. P.

P. ¿Cómo explicaría las diferencias de renta y servicios entre País Vasco y regiones como Andalucía y Extremadura, más allá del cupo vasco?

R. Las diferencias en financiación no están justificadas. La financiación por habitante con el País Vasco es el doble. No hay un doble de justificación de necesidad de servicios. Es más, a peor nivel de renta, se necesita un mayor volumen de servicios. En servicios sociales es obvio. En la financiación no hay justificación. ¿Cómo se justifican los indicadores socioeconómicos? Hay que irse a la serie histórica, ver el punto de partida de Andalucía, su papel en esos momentos... La apuesta por la industrialización que se hizo en España sobre las regiones del norte no tiene marco comparativo con el sur. Eso, en el devenir del tiempo, provoca una situación económica de dinamismo que plantea mayor dificultad para la convergencia.

Desde Andalucía siempre decimos que no se trata de solidaridad, sino de equidad. Solidaridad es porque algunos quieren hacer entender que los territorios son los que tributan, pero estos no tributan, son las personas. Es de justicia que un salario similar en Andalucía y en Cataluña tributen lo mismo y reciban el mismo nivel de servicios.

Cuando se plantea que tributan los territorios, ése es el primer elemento que hay que desenmascarar porque se plantea el límite a la solidaridad. Y yo digo, los territorios con menor renta necesitan un mayor impulso para converger, ya que el interés de un país es que sus regiones converjan. Pero si permanentemente aquellas regiones con nivel de renta tienen que ser las peor financiadas, nunca vamos a converger. Hay que poner en el centro del debate al ciudadano, no a los territorios, que aspiran a la mayor parte de la tarta. Pero ahí no tendremos puntos de encuentro, sino si logramos en cuáles son las necesidades de la población y cómo se financia.

P. ¿Por qué ciertos líderes regionales del PP no reclaman más recursos?

R. No reclaman más recursos de puertas para afuera, de puertas adentro, sí. Hay una unanimidad de que el sistema está infrafinanciado. He participado en multitud de foros y todos los consejeros son unánimes, la necesidad es urgente. Incluso el que está mejor financiado puede estar infrafinanciado.

Sobre la firma

Javier Martín-Arroyo

Es redactor especializado en temas sociales (medio ambiente, educación y sanidad). Comenzó en EL PAÍS en 2006 como corresponsal en Marbella y Granada, y más tarde en Sevilla cubrió información de tribunales. Antes trabajó en Cadena Ser y en la promoción cinematográfica. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla y máster de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS