Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Oltra: “Que Montoro nos dé ya los 1.500 millones que nos debe de 2016; son nuestros”

La persona que dirija el Palau de les Arts de Valencia cobrará de máximo lo que el dimitido Livervore y tendrá exclusividad

La vicepresidenta y portavoz del Consell al inicio de la comparecencia pública de los viernes.
La vicepresidenta y portavoz del Consell al inicio de la comparecencia pública de los viernes.

La vicepresidenta y portavoz del Gobierno valenciano, Mónica Oltra, ha exigido este viernes al Ministerio de Hacienda que dirige Cristóbal Montoro que abone a los valencianos los 1.564 millones de euros que les debe con cargo a la liquidación del presupuesto de 2016. "Que nos los den ya; son nuestros", ha subrayado Oltra.

El pleno del Consell ha mandatado al titular de la Hacienda autonómica, Vicent Soler, que inicie las acciones necesarias para exigirle al departamento de Montoro que ingrese de inmediato los cientos de millones que Hacienda debería haberles ingresado el pasado mes de julio. "No hay justificación para que lo retengan", ha insistido la portavoz gubernamental, quien se ha quejado de la caída de transferencias a la Generalitat Valenciana desde 2015 -"que fue año electoral", ha subrayado- a la actualidad. 

Según Oltra, la Generalitat baraja datos objetivos, no opiniones, por lo que lamenta "la arbitrariedad en que nos movemos" con el actual Gobierno español. Llueve sobre mojado. El ministro Montoro sorprendió además nada más comenzar 2018 con otro anuncio que encendió los ánimos de la Administración autonómica valenciana, que ingresará 353 millones menos del fondo a cuenta del sistema de financiación ante la falta de nuevos presupuestos del Estado. 

La vicepresidenta ha acusado además al Gobierno de España de hacer un "chantaje" a las comunidades autónomas para que se adhieran al convenio con Farmaindustria, ya que lo fija como una "condición sine qua non" para recibir el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) de 2017. "Esto es comulgar con ruedas de molino, pero ya hemos tragado tantas veces que se nos están haciendo grandes las tragaderas", ha lamentado Oltra.

El convenio tiene su origen en un acuerdo entre el Gobierno y Farmaindustria, alcanzado el 29 de diciembre de 2016, al que ya se adhirió la Generalitat en marzo de 2017 para poder acceder a los fondos del FLA. El acuerdo establece incentivos o medidas compensatorias a la industria en el caso de que el gasto farmacéutico no crezca al mismo ritmo que el Producto Interior Bruto (PIB) y garantiza un crecimiento al menos igual que la tasa del PIB a Farmaindustria, según recuerda el Consell.

El pleno del Consell ha validado además el cambio de estatutos aprobado hace unas semanas por el patronato del Palau de les Arts y ha establecido alguno de los requisitos que regirán el concurso público con el que se elegirá a la persona que sustituirá a Davide Livermore como director artístico del coliseo operístico tras la dimisión del artista italiano el pasado diciembre.

Livermore recibía unos ingresos brutos anuales por la dirección artística del recinto operístico de 135.000 euros, cantidad máxima que cobrará su futuro o futura sucesora. Será una medida excepcional [pues está muy por encima del régimen de retribuciones de altos cargos en vigor en la Generalitat] pero se permitirá para acercarse en la medida de lo posible a las retribuciones de mercado.

Eso si, a diferencia de Livermore, que no tenía incompatibilidades, el nuevo responsable solo podrá trabajar para el Palau de les Arts Reina Sofia. La convocatoria del concurso "se hará lo antes posible", ha dicho la vicepresidenta.

Camps y Gürtel

A preguntas de los periodistas, la portavoz del Consell ha señalado que el expresidente de la Generalitat Francisco Camps ha "agotado" la honorabilidad que requiere estar en el Consell Jurídic Consultiu (CJC) ya desde el "amiguito del alma", frase con la que en una conversación telefónica Camps se refirió al exgerente de Orange Market, Alvaro Pérez.

Oltra ha reaccionado así a la pregunta de si Camps debe seguir como miembro nato del CJC por su condición de expresidente después de la confesión de Francisco Correa, el considerado presunto cabecilla de la trama Gürtel, en la que reconoció que el PP liderado por Camps pagó en negro los actos de las campañas de las elecciones municipales de 2007 y de las generales de 2008 a Orange Market.

Más información