Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP exhibirá el 155 como un “logro democrático” en la campaña del 21-D

"Nuestros candidatos allí tienen esa carta de presentación", dice el vicesecretario Casado

El Gobierno y el PP exhibirán haber sido los responsables de que todos los catalanes vayan a las urnas muy pronto, el próximo 21 de diciembre, al activar el artículo 155 de la Constitución. Esta será parte medular de la campaña del PP que empezará este domingo con la presencia de su presidente, Mariano Rajoy, en Cataluña. El Gobierno hubiera preferido empezarla sin que los exmiembros del Govern estuvieran con medidas cautelares en Bélgica o en prisión en España, pero esa fue la petición del Fiscal General del Estado y la concedió la juez.

Mariano Rajoy durante el requerimiento del Gobierno al Senado de aprobación de las medidas a las que se refiere el articulo 155.
Mariano Rajoy durante el requerimiento del Gobierno al Senado de aprobación de las medidas a las que se refiere el articulo 155.

El Gobierno no ocultará ni utilizará ningún burladero para no referirse a la activación del artículo 155 de la Constitución por el que la comunidad autónoma de Cataluña está bajo el control del gobierno central. Pero no será este el aspecto que se resalte, sino que se exhibirá que gracias a esa iniciativa gubernamental, apoyada por el PSOE y Ciudadanos, los catalanes podrán votar a la opción que estimen conveniente el próximo 21 de diciembre, en apenas siete semanas. Los populares se dirigirán al amplio electorado favorable a la Constitución, por lo que no temen la campaña de denuncia que emprenderán los partidos favorables de la secesión.

La primera piedra de la estrategia que ha diseñado el PP para las autonómicas la pondrá este domingo Mariano Rajoy. El presidente del Gobierno y de la formación se desplazará a Cataluña —previsiblemente a Barcelona— para presentar a Xavier García Albiol como candidato popular a la presidencia de la Generalitat. Rajoy no visitaba esta Comunidad desde el pasado 15 de septiembre. “Nos van a obligar a lo que no queremos llegar”, dijo entonces.

Nunca ocultó Rajoy que no quería llegar a tomar esa decisión y así lo expresó incluso el mismo día que la adoptó el Consejo de Ministros. Pero si se tomó fue para “restaurar el orden constitucional”, repitieron y repiten desde el Ejecutivo. Buena parte del electorado “no hubiera entendido dejar las cosas como estaban”, explican fuentes gubernamentales. Ahora se pondrá en valor esa decisión.

“Vamos a hacer una campaña muy visible. El PP es el partido que ha sacado a Cataluña de este atolladero”, dijo ayer el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado. “Nuestros candidatos tienen esa carta de presentación”, abundó tras la reunión del Consejo de Dirección del PP.

Los populares agradecen al PSOE y a Ciudadanos el acompañamiento en la aplicación de la ley pero “quien ha tenido que tomar la decisión y asumir la responsabilidad es el gobierno del PP”. Una vez que esos partidos harán su propia campaña por separado, el PP sabe que se disputa el mismo electorado con Ciudadanos y alguna parte con el PSOE. Aún así el objetivo de los populares es que de estas elecciones el bloque constitucionalista coseche más escaños que el soberanista.

La determinación de defender la aplicación del artículo 155 no excluye la preocupación por el contexto en el que se van a desarrollar la campaña y las elecciones.

Los partidos soberanistas emplearán el encarcelamiento de los miembros del Govern destituidos por el gobierno central como elemento esencial de su campaña. También la orden internacional de detención contra el expresidente Carles Puigdemont y cuatro de su ex consejeros.

Resquemor con Maza

No hubiera querido el gobierno que la jueza Carmen Lamela les hubiera enviado a prisión, en el caso de los que comparecieron ante la Audiencia Nacional. Pero nada puede hacerse respecto a la decisión libérrima de los jueces. Para algunos miembros del Gobierno no es extraño, sin embargo, que así sucediera después de las duras acusaciones que el Fiscal General del Estado, José Manuel Maza, describió en sus querellas, que convertidas en delitos llevan aparejadas altas penas de cárcel.

Aun así, en medios gubernamentales y del PP se reconoce que hubieran esperado de Maza otra actitud para evitar crispación en la sociedad catalana durante las próximas semanas hasta las elecciones del 21 de diciembre. No ha recibido órdenes del Gobierno ni tampoco las hubiera aceptado, señalan fuentes gubernamentales a sabiendas de que en la sociedad está instalado que el Fiscal actúa al dictado del Ejecutivo. Hay margen para que pueda haber “conversaciones”, pero no imposiciones, explican en el Gobierno. En este caso “si las ha habido no han surtido efecto”, señalan fuentes ministeriales.

Con antelación el Gobierno quiere despejar la duda de hasta cuándo durará la aplicación del artículo 155, otro elemento conflictivo que se utilizará en campaña. El ministro de Justicia, Rafael Catalá, aseguró ayer en Bilbao que la aplicación del artículo 155 en Cataluña se levantará tras las elecciones del 21-D, informa Pedro Gorospe. Así figura en el acuerdo del Senado. La aplicación termina “con la toma de posesión del nuevo gobierno”. El ministro añadió: “Tenga ese gobierno la composición que tenga”. Ahora bien, el artículo 155 se volvería a activar si ese Govern incumpliera la ley, recalcan fuentes gubernamentales.

Defensa de la candidatura de Albiol

La dirección nacional del PP defiende sin fisuras que Xavier García Albiol encabece las listas del partido en las elecciones autonómicas que se celebrarán en Cataluña el 21 de diciembre.

Aunque el sector moderado del partido sondeó la posibilidad de su reemplazo, los colaboradores más cercanos a Mariano Rajoy consideran que la rotundidad de Albiol le convierte en el candidato ideal para defender la aplicación del artículo 155, que ha permitido intervenir la Generalitat. Al tiempo, señalan que los problemas electorales que afronta el partido en Cataluña no se solucionan cambiando de cabeza de cartel, puesto que tienen que ver con la identificación de su formación con el Gobierno de Madrid y con años de desgaste en el pulso con los independentistas. Además de subrayar la necesidad de que el PP se mantenga fiel a su ADN, estos interlocutores argumentan su posición comparando los resultados electorales de Albiol con los de Josep Piqué.

Tras su paso por la alcaldía de Badalona, Albiol cosechó 348.444 votos en las autonómicas septiembre de 2015, justo cuando Ciudadanos iniciaba su despegue electoral a costa del PP. Sin esa competencia, y pese a llegar a los comicios avalado por su fama de moderado, Piqué sumó 313.479 votos en los comicios de 2006. El mejor resultado del PP en Cataluña son los 471.197 votos logrados por Alicia Sánchez Camacho en 2012.

Más información