Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE rechaza un texto de Rivera de apoyo a Rajoy por excluir el diálogo

Malestar en el grupo parlamentario socialista ante el cambio en el sentido del voto

Albert Rivera, durante el Pleno del Congreso de los Diputados.
Albert Rivera, durante el Pleno del Congreso de los Diputados.

El Congreso de los Diputados rechazó este martes una proposición de Ciudadanos que buscaba cerrar filas en torno al Gobierno y al poder judicial en la acción contra el secesionismo en Cataluña. El texto contó con el voto en contra del PSOE, Unidos Podemos y los grupos nacionalistas e independentistas. El PSOE, que trató de que Rivera aceptara una enmienda que abogaba por una salida “pactada”, defendió que el voto de este martes “en ningún caso condiciona el apoyo al Gobierno”.

El Ejecutivo no logró el apoyo del Congreso en su defensa del Estado de derecho en Cataluña, toda vez que el PSOE se descolgó en el último momento de la iniciativa de Ciudadanos. La proposición no de ley presentada por el partido de Albert Rivera logró 158 votos favorables, insuficientes frente a los 166 en contra y cinco abstenciones (cuatro de ellas del PSOE) registradas en la votación. El partido de Pedro Sánchez modificó su posición de voto a última hora, después de que Ciudadanos rechazara su enmienda que apostaba por “abrir un espacio de diálogo y buscar una salida pactada y legal” al conflicto catalán.

El cambio en el sentido del voto de los socialistas a indicación del secretario general, Pedro Sánchez, según fuentes de la dirección, provocó malestar en parte del grupo parlamentario. Cuatro diputados socialistas se abstuvieron en lugar de votar en contra. Tres de ellos —Antonio Pradas, José Juan Díaz Trillo y Gregorio Cámara— explicaron que había sido por error, mientras que la parlamentaria Soraya Rodríguez lo hizo deliberadamente. “Con la que está cayendo, con el golpe a la democracia en Cataluña, no podía votar que no”, afirmó Rodríguez tras la votación.

La posición de última hora en el partido desató tensiones entre los diputados socialistas, toda vez que en la reunión del grupo celebrada por la mañana no se había contemplado el voto en contra, sino en todo caso la abstención. “El grupo se merece un respeto, es una cuestión de formas. Era un asunto trascendental que debía haber sido debatido”, se quejaba un diputado en el patio que no había roto sin embargo la disciplina de voto.

“Diálogo y convivencia”

La dirección del PSOE se apresuró a matizar que el voto en contra a la iniciativa de Ciudadanos no interfiere en el apoyo que el partido está prestando al Gobierno ante la vulneración de la legalidad en Cataluña, sino que solo tiene que ver con discrepancias con la redacción del texto de la iniciativa parlamentaria. “Una resolución que niega el diálogo no se puede apoyar”, manifestó el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos. El PSOE asume que su decisión puede tener un coste pero considera que es más importante el día después al 1 de octubre, cuando tiene que haber “diálogo y convivencia”, trasladaron fuentes de la dirección. Estas fuentes remarcaron que el Gobierno no había pedido esa iniciativa.

La proposición presentada por el líder de Ciudadanos constaba de cuatro puntos destinados a apoyar al poder ejecutivo, al poder judicial y a los servidores públicos, así como a hacer una llamada a que no se destine dinero al referéndum independentista, que el Tribunal Constitucional ha suspendido. También recogía un reconocimiento a los catalanes “que respetan a los demás pero no son respetados”. Rivera, en su exposición, añadió otro punto: la defensa del Estatuto de Autonomía vigente en Cataluña y que las leyes de ruptura aprobadas por el Parlament vulneran. Nada más conocer la enmienda del PSOE, Ciudadanos la rechazó con el argumento de que no es posible una salida “pactada” con quienes están atacando el Estado de derecho, en referencia al Gobierno de la Generalitat.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, no mostró ningún resquemor por la actitud del PSOE. “Estoy satisfecha del nivel de interlocución y apoyo tanto de Ciudadanos como del PSOE”, dijo Santamaría.

Más información