Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arran de Lleida señala a los concejales que no colaboran con el referéndum

Seis ediles de Ciudadanos, el PP y PSC presentan una denuncia ante los Mossos

Pablo Casado, con el cartel de Arran.
Pablo Casado, con el cartel de Arran. EFE

Arran, el movimiento juvenil vinculado a la CUP, volvió ayer a levantar polémica por una campaña en la que pide “señalar” a los cargos electos que se niegan a colaborar con el referéndum independentista del 1 de octubre suspendido por el Tribunal Constitucional. En un cartel difundido en las redes sociales, Arran muestra la cara de 14 concejales de Lleida contrarios a la consulta. Seis de los ediles han presentado denuncias ante los Mossos d’Esquadra.

“El tripartito de Lleida no nos quiere dejar votar. Señalémoslos”, dice el cartel que Arran publicó en su cuenta de Twitter, junto a las fotografías de los 14 concejales en este Consistorio de Ciudadanos, el PP y el PSC, incluido el alcalde, el socialista Àngel Ros. El grupo independentista y anticapitalista también hace una invitación a “desobedecer”.

Seis de los ediles señalados en el cartel denunciaron los actos ante la policía catalana, según fuentes municipales. Se trata de los cuatro concejales de Ciudadanos —Ángeles Ribes, José Luis Osorio, José María Córdoba y Daniel Rubio—, la popular Dolors López y la socialista Sara Mestres. Ribes aseguró en su denuncia que es víctima de “acoso y calumnia” y achacó los señalamientos a “discrepancias ideológicas”. El PSC gobierna en Lleida con el apoyo puntual externo de Ciudadanos y PP.

El cartel de Arran provocó el rechazo de la dirección de los partidos cuyos concejales han sido señalados. Se trata del último episodio de las presiones que están sufriendo concejales y cargos electos de partidos constitucionalistas que se han negado a participar en la organización del referéndum ilegal del 1 de octubre.

“En el País Vasco había colectivos juveniles que señalaban a nuestros concejales y estos, a veces, tenían problemas. Es algo más propio de regímenes totalitarios”, subrayó el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, en la rueda de prensa posterior a la reunión de la dirección de los populares.

“Os barreremos”

Arran no se demoró en responder a Casado, también a través de las redes sociales, con este mensaje: “Hoy más que nunca toca señalar a los que nos impiden activamente que el pueblo vote. Votaremos y os barreremos”. Esta última idea hace referencia a otra campaña que en agosto lanzó la izquierda radical independentista bajo el lema “Barrámoslos” y donde se podía ver a una mujer que, escoba en mano, sacaba de un territorio identificado como Països Catalansal rey Felipe VI, el expresidente José María Aznar, la banquera Patricia Botín, el expresidente catalán Jordi Pujol y el cardenal Antonio Rouco Varela, entre otros.

 Desde Ciudadanos, la jefa de la oposición en el Parlament, Inés Arrimadas, culpó ayer al presidente catalán, Carles Puigdemont, de alentar la campaña de señalamientos. Hace dos semanas, en un acto en Sant Joan Despí (Barcelona), el president pidió a los ciudadanos favorables al referéndum interpelar a los alcaldes en sus municipios y “mirarlos a los ojos” para pedirles que les dejen votar. “Puigdemont pide increpar a alcaldes que cumplan la ley y sus socios de la CUP señalan públicamente a los que no comulgan con ellos. ¡Intolerable!”, escribió Arrimadas en Twitter.

No es la primera vez que Arran realiza campañas en la que directamente señala a cargos electos. En la fiesta mayor de Sabadell (Barcelona), hace dos semanas, colgó un gran cartel con el mismo eslogan. En otro mensaje publicado en Twitter pedían que se señalara a los que “quieren negar” su derecho a la autodeterminación. “Señalemos el régimen del 78. Hagámoslo caer”, escribieron.

Arran, de carácter asambleario, cuenta con unos 500 afiliados repartidos en Cataluña, Comunidad Valenciana e Islas Baleares. Si bien sus acciones siempre habían tenido un carácter local, el ataque a un autobús turístico de Barcelona en julio para denunciar los abusos del modelo turístico les dio relevancia nacional. El movimiento también intentó, en marzo, okupar la sede del PP en Barcelona. Algunos de sus miembros están siendo investigados por el juez por estos hechos. En varias de sus manifestaciones han participado diputados de la CUP. Arran justifica sus acciones directas: “Plantamos cara a la violencia que vivimos día a día”.

Más información