El Congreso rechazará el referéndum unilateral en Cataluña

El pleno votará y, previsiblemente rechazará, una moción que renuncia a la negociación

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.Albert García
Más información
Puigdemont se ofrece a ir al Congreso y Rajoy exige que se vote su proyecto
Puigdemont avisa por carta a Rajoy de que ha llegado el momento del diálogo “imprescindible”

El Congreso debatirá y con toda seguridad rechazará este miércoles una moción del PDeCAT en la que se pide respeto al referéndum convocado por el presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont.

Inicialmente, la moción proponía abrir una negociación sobre esa consulta, pero el partido que en la Cámara encabeza Jordi Xuclà ha presentado una autoenmienda que insta al Gobierno a "respetar la decisión adoptada por el presidente de la Generalitat de convocar el referéndum para que los catalanes y las catalanas decidan sobre el futuro político, en cumplimiento del mandato democrático surgido de las urnas y después de reiteradas llamadas al acuerdo".

Añade que, en todo caso, después de la consulta del 1 de octubre, se intente "encontrar el espacio institucional parlamentario en el Congreso para dialogar con las autoridades catalanas ante la pérdida de voluntad de diálogo del Gobierno del Estado".

Se felicita de la petición de Puigdemont de "explicar en el Congreso la iniciativa política para abordar, desde el diálogo, la posibilidad de articular respuestas compartidas, acordes con el momento social y política que vive Catalunya". Fuentes de la presidencia del Congreso aseguran que Ana Pastor no ha recibido aún la carta de la que informó el viernes el presidente catalán.

Carles Campuzano, diputado del PDeCAT, ha ironizado con ese retraso y ha asegurado que "en España hay un problema gravísimo con Correos". Campuzano ha explicado que esa misiva salió físicamente el viernes de Cataluña y que, paralelamente, se envió un correo electrónico a la presidenta de la Cámara, y ha mostrado su sorpresa por que Pastor aún no haya dicho "ni mú" cuando el Gobierno reaccionó ese mismo día con un comunicado de prensa.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El presidente catalán pretende que su comparecencia, no prevista en el reglamento, no vaya seguida de una votación. Sin embargo, el debate de la moción dejará claro de nuevo que la inmensa mayoría del Congreso rechaza la consulta unilateral, aunque esa votación no tenga efecto real, pero sí político y simbólico.

Y concluye la moción instando a "deplorar los intentos de suspensión de las relaciones institucionales del Gobierno del Estado con la Generalitat, por ejemplo, con la grave falta de voluntad política del Estado de convocar la Junta de Seguridad de Catalunya y de obstaculizar una nueva promoción de los Mossos d'Esquadra en un momento de grandes retos para proteger la seguridad de los ciudadanos".

El PDeCAT intentó la pasada semana pactar con el PSOE la posibilidad de crear una comisión parlamentaria sobre Cataluña. Finalmente, han renunciado a esa opción y han buscad un texto de moción que, con toda seguridad, será rechazada por el pleno de la Cámara.

PP, PSOE y Ciudadanos están en contra de la consulta unilateral y, por tanto, se da por hecho que la rechazarán. Unidos Podemos defiende una consulta pactada, pero en todo caso su voto no es decisivo frente a la mayoría de los otros tres partidos.

Irene Montero, portavoz de Podemos, ha reiterado este martes su posición favorable a un referéndum pactado y ha asegurado que el formato de comparecencia de Puigdemont es indiferente, con tal de que se produzca.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS