Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España no dona al Fondo Mundial contra el Sida hace seis años

El Gobierno se comprometió en septiembre a reactivar la concesión pero depende del Presupuesto 2017

Dia mundial del Sida Ver fotogalería
El doctor Wole Daini, enfermo de SIDA, lee el informe de un paciente afectado por el VIH, en Lagos, Nigeria. AP

Hace seis años que España no dona un solo euro de su Presupuesto al The Global Fund, la organización —compuesta por 50 países— que más fondos dedica a programas contra el VIH, sida, tuberculosis y malaria. España congeló su aportación en 2011 por sospechas de corrupción en el Fondo y luego no volvió a restablecerla por la crisis económica que azota al país. En la última conferencia de donantes, celebrada en Montreal en septiembre de este año, el Gobierno español hizo público su compromiso político de volver a la mesa de donantes del Fondo Mundial pero no especificó el monto.

Desde The Global Fund afirman que la mayoría de los donantes cumplen con el requisito de anunciar la cantidad en la conferencia. “En algunos casos muy excepcionales, y en función de las circunstancias políticas extremas, puede ocurrir que el anuncio sea postergado por unas semanas o meses”, asegura Ibon Villelabeitia, una de las portavoces del Fondo Mundial contra el Sida.

El monto de donación español depende de los Presupuestos del Estado, que como publicó EL PAÍS, se prorrogarán hasta las primeras semanas del próximo año. El borrador del presupuesto 2017 debiera estar listo a finales de enero o principios de febrero y a partir de ahí comenzará la tramitación parlamentaria que durará un par de meses. Fuentes de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) aseguran que “en los Presupuestos del Estado para 2016 no había una partida presupuestaria adecuada a tal fin [donación al Fondo]. La prórroga supondría que en 2017 contaremos con los mismos recursos”. Esto quiere decir, ni un euro.

Cambio de deuda

La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) destaca que si bien el Gobierno español no ha donado mediante aportaciones presupuestarias, está cooperando con The Global Fund "en varios procesos de cambio de condenación de deuda a cambio de inversión en salud" que totalizan unos 18 millones de euros en países africanos.

La cantidad está estimada para el ciclo 2017 - 2020 y beneficia a la República Democrática del Congo, Etiopía y Camerún. 

Pero España tiene una segunda oportunidad. Si la cantidad de la donación se da a conocer después de diciembre, —que es cuando el Fondo comunica a los países receptores el techo financiero—, el importe será asignado a algunos de los 151 países que reciben ayuda en una segunda fase del ciclo 2017-2019. El dinero se utilizará en áreas consideradas prioritarias que no hayan podido ser cubiertas por la asignación financiera calculada en base al montante de septiembre, según Villelabeitia.

Para presionar al Gobierno a que retome las donaciones al Fondo Mundial del Sida, todos los grupos parlamentarios —incluido el PP — aprobaron por unanimidad la semana pasada una Proposición No de Ley (PNL) en la que se le pedía otorgar 100 millones de euros en los próximos tres años. La PNL fue presentada por el Grupo Socialista el pasado 16 de septiembre, días antes de la Conferencia de Reposición de Recursos del Fondo Mundial, en la que los países realizan su compromiso financiero para el ciclo de los próximos tres años. La AECID valora “positivamente” la PNL, pero aclara que “sin un presupuesto negociado, es difícil valorar la proposición ya que las aportaciones futuras dependen de la disponibilidad presupuestaria para este fin”.

Pero no siempre fue así. Entre 2003 y 2010, España donó aproximadamente 630 millones de euros al Fondo Mundial del Sida y llegó a ser el quinto mayor donante. En términos acumulativos, España es todavía el duodécimo donante público del Fondo Mundial, que recauda e invierte 3.500 millones de euros al año para financiar más de 1.000 programas de sida y otras pandemias. Actualmente ayuda a casi la mitad de los 18 millones de personas que tienen acceso a tratamiento antirretroviral, y ha salvado más de 17 millones de vidas desde su fundación en 2002, según sus propias cifras.

Más información