Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP renuncia a que Fernández presida la comisión de Exteriores

Le relega a la Comisión de Peticiones, donde el cargo no requiere votación

Mariano Rajoy y Jorge Fernández Díaz en una sesión plenaria del Congreso.

El PP tuvo que conformarse ayer con colocar a Jorge Fernández Díaz en la presidencia de una comisión menor del Congreso, aunque no en la de Exteriores como pretendía. El PSOE se echó atrás en su decisión inicial de permitir el nombramiento, que ya había rechazado Podemos, y el PP tuvo que enviarle a la Comisión de Peticiones, un puesto que no requiere votación. Ya en agosto Rajoy tuvo que rectificar por la presión la decisión de enviar al exministro José Manuel Soria al Banco Mundial. Cuando tenía mayoría absoluta, Rajoy destinó al exministro José Ignacio Wert a la embajada ante la OCDE en París, pese a las críticas.

El PP se enfrentó este miércoles en las comisiones de Exteriores y del Tribunal de Cuentas del Congreso al veto de todos los demás partidos, salvo Ciudadanos, al exministro del Interior Jorge Fernández Díaz. Los populares querían que presidiera la Comisión de Exteriores y, finalmente, será la Comisión de Peticiones: mucho más irrelevante, aunque con igual retribución, pero cuya presidencia no requiere votación y va directamente al partido más votado.

Fernández Díaz fue reprobado el 18 de octubre por la mayoría de la Cámara por su gestión en el Ministerio del Interior y tras conocerse presuntas maniobras desde su cargo para combatir a adversarios políticos. Además, una comisión del Congreso se constituirá en los próximos días para investigar al exministro, amigo de Rajoy y colaborador directo del presidente desde hace 20 años en todos los cargos de ha ocupado.

El PP decidió proponer a Fernández Díaz, una vez sustituido en Interior, para la presidencia vacante de la Comisión de Exteriores. La única posibilidad de evitarlo era que el resto de grupos apoyaran a un candidato alternativo. Sin embargo, el portavoz del PSOE, Antonio Hernando, argumentó el martes por la mañana que no presentarían un candidato alternativo y que votarían en blanco porque el acuerdo suscrito por todos los grupos en septiembre repartía las presidencias y eliminaba la posibilidad de veto a las propuestas de cada partido. Lo mismo sostuvo Ciudadanos, por lo que Fernández tenía asegurada la elección ayer por la mañana. Podemos, por contra, lideró el rechazo y anunció que apoyaría a un socialista o presentaría a su diputado Pablo Bustinduy, lo que ponía en un brete al PSOE pero no impedía la elección del exministro.

Los socialistas no querían romper el pacto, entre otras cosas porque tienen pendiente que Margarita Robles sea obligada a dejar la presidencia de la de Justicia por indisciplina de voto en la investidura, y corrían el riesgo de que el PP se la arrebatara.

El martes por la noche, sobre las 23.00, el socialista Antonio Hernando llamó al portavoz del PP, Rafael Hernando, para anunciarle que rectificaban y que el PSOE estaba dispuesto a presentar a otro candidato. El popular no aceptó. Ayer por la mañana volvieron a hablar e intervino ante La Moncloa el presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández. El PP propuso que el exministro ocupara la presidencia de otra comisión, la Mixta del Tribunal de Cuentas. El socialista rechazó también esta opción y expresó su veto a que el exministro presidiera cualquier comisión. Si el PP persistía, avisó, el PSOE presentaría un candidato alternativo para una presidencia provisional hasta que los populares reconsideraran el nombre de su aspirante. A esa hora Albert Rivera justificaba en la Cadena SER que se eligiera a Fernández Díaz.

Dictadura venezolana

Ante el temor a perder la votación y la presidencia de la comisión, el PP pidió el aplazamiento hasta una fecha no determinada. Todos los demás apoyaron la petición en duras intervenciones que, por ejemplo, llevaron al portavoz del PP, José Ramón García Hernández, a comparar la situación con la de “dictaduras como Venezuela”. Una vez disuelta la reunión, se intentó constituir la Comisión Mixta del Tribunal de Cuentas. Los socialistas forzaron también la suspensión de la votación y a última hora de la tarde el PP anunció que Fernández Díaz presidirá la Comisión de Peticiones, porque no precisa acuerdo.

Los populares están molestos por considerar que el PSOE ha roto el pacto, mientras este martes diputados populares eligieron presidentes socialistas. El líder de Podemos, Pablo Iglesias, quiso atribuirse el mérito de lo sucedido.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información