Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una semana para el arranque de la legislatura más incierta

Rajoy tendrá Gobierno a principios de noviembre y empezará la batalla por liderar la oposición

El rey Felipe saluda a Mariano Rajoy en La Zarzuela el pasado 28 de julio.
El rey Felipe saluda a Mariano Rajoy en La Zarzuela el pasado 28 de julio. REUTERS

La legislatura arrancará en los primeros días de noviembre. La decisión del comité federal del PSOE de permitir la investidura de Mariano Rajoy pone fin al bloqueo institucional, para el que solo falta una ronda de consultas del Rey y dos votaciones. A partir de entonces, Rajoy nombrará su Gobierno e intentará aprobar los Presupuestos. Y, una vez que los socialistas cedan el Ejecutivo al PP, pugnarán para no ceder también el liderazgo de la oposición a Podemos, con Ciudadanos como socio preferente de Rajoy.

Al final de la próxima semana Mariano Rajoy será elegido de nuevo presidente del Gobierno. Será cuando se cumpla un año de la disolución de las Cortes para celebrar las elecciones generales del 20 de diciembre de 2015 y cerca de que el 19 de diciembre se cumplan cinco años de la primera investidura del líder del Partido Popular.

Será el presidente que gobierne con menos apoyo parlamentario (137 de 350 diputados), lo que le obligará a negociar cada iniciativa y con la referencia de las medidas pactadas con Ciudadanos y Coalición Canaria el pasado mes de agosto. Para sacarlas adelante necesitará apoyo de al menos un grupo parlamentario más.

El Rey abre el lunes el procedimiento

El lunes 24 de octubre el Rey abre la ronda con los portavoces del Grupo Mixto y terminará el martes a mediodía con Mariano Rajoy.

Ana Pastor tendrá que decidir si convoca el pleno para el miércoles por la tarde, para iniciar con el discurso del aspirante, o si llega al jueves.

La segunda y definitiva votación sería el sábado o el domingo por la tarde. El Rey vuelve a España el domingo, una vez que acabe la cumbre iberoamericana en Colombia.

A mediados de noviembre podría celebrarse la sesión solemne de apertura de legislatura con el Rey.

Rajoy tendrá una amplia mayoría del Congreso en contra, pero su poder le servirá para tomar decisiones como el libre nombramiento de sus ministros. Por ejemplo, aunque el Congreso acordó la pasada semana reprobar a Jorge Fernández, nada le impide volver a nombrarle ministro si así lo quisiera.

Habrá Gobierno en los primeros días de noviembre. Para eso, el Rey hará entre lunes y martes la ronda de consultas con los partidos y Ana Pastor, presidenta del Congreso, convocará para el miércoles o el jueves el inicio del debate de investidura, el tercero en este año.

En la primera votación, Rajoy tendrá previsiblemente 170 votos: los del PP, los de Ciudadanos y el de Coalición Canaria. La segunda será dos días después, el sábado o el domingo. En esa se abstendrán ya los socialistas y harán que Rajoy vuelva a ser presidente del Gobierno. En ese debate, el portavoz socialista, Antonio Hernando, tendrá que pasar el mal trago de justificar en la tribuna la abstención. Y más adelante decidir qué sanción impone a probables rupturas de disciplina de voto. El reglamento interno les permite llegar a la expulsión al Grupo Mixto, pero fuentes socialistas lo consideran improbable.

Una vez que tome posesión anunciará su nuevo Gobierno, para el que una de las primeras tareas será elaborar un proyecto de Presupuestos para 2017 que podría llegar al Congreso a finales de noviembre. Si Rajoy no lograra apoyo a esas cuentas, quedarían en vigor las aprobadas en 2015 para 2016 y que ya han sido prorrogadas.

Nuevos ministros

Para entonces, como explicó el ministro de Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, Rajoy tendría una nueva arma de presión: la amenaza de disolución para celebrar elecciones antes de que el PSOE se recupere. Esa disolución no puede producirse por imperativo constitucional antes del 3 de mayo, cuando se cumpla un año de la última convocatoria de elecciones generales.

A finales de noviembre y principios de diciembre tendrán lugar también las comparecencias en las comisiones del Congreso de los nuevos ministros para que expliquen sus planes. Y nombramientos para cargos como el del Fiscal General del Estado, que cesan automáticamente con el cambio de Gobierno.

A mediados de noviembre podría celebrarse la apertura solemne de la legislatura por el Rey. Este acto, previsto expresamente en el Reglamento del Congreso en un plazo máximo de 15 días desde de la constitución del Congreso, no tuvo lugar ni en enero ni en julio a la espera de que hubiera Gobierno.

En paralelo, los grupos tendrán que decidir si ponen ya en marcha las comisiones de investigación sobre Interior y sobre financiación ilegal del PP que han propuesto el PSOE, Ciudadanos y Podemos y que el PP intenta reconducir.

Más información