El PP mete el vino en campaña

Los candidatos coinciden en Samaniego, en la Rioja Alavesa, en la celebración de la fiesta de la vendimia

El vino entró ayer oficialmente en campaña. La fiesta de la vendimia se celebró con polémica en la pequeña localidad alavesa de Samaniego. En un momento en el que 42 bodegas alavesas han solicitado una nueva denominación al Gobierno vasco al margen de la Denominación de Origen Calificada (DOC) Rioja, el candidato del PP, Alfonso Alonso, en medio de los pitidos de varios asistentes, defendió la “marca Rioja” para conquistar el mundo frente a quienes “quieren dividir y tienen intereses pequeños”.

La ministra Isabel García Tejerina con el candidato, Alfonso Alonso, el domingo en Samaniego
La ministra Isabel García Tejerina con el candidato, Alfonso Alonso, el domingo en SamaniegoDAVID AGUILAR (EFE)

Después de seis meses agitados en la DOC Rioja, la fiesta de la vendimia, que anuncia una cosecha excelente, prometía un ambiente especial y más aun al coincidir con el ecuador de las elecciones vascas. No decepcionó. Para animar el debate, y por seis euros, la organización entregaba una copa de cristal con el anagrama de Rioja alavesa y un cartón con seis cupones para seis vinos. Las dosis eran generosas. Ni un control de alcoholemia en 100 kilómetros a la redonda. Un plan que casi ninguno de los candidatos se quiso perder.

Más información
Las bodegas jerezanas mueven ficha para crecer
El vino registrará este año una cosecha récord
Denominación de origen 2.0

Iñigo Urkullu, Alfonso Alonso e Idoia Mendia se cruzaron un par de veces en el recorrido. También consumió la número uno de EH Bildu por Álava, Miren Larrión, y varios miembros de Elkarrekin Podemos, aunque no aparecieron sus líderes. Sin embargo, cada uno interpretó la jornada de manera diferente. El candidato del PP, Alfonso Alonso, degustó los caldos y las viandas acompañado de la ministra de Agricultura en funciones, Isabel García Tejerina. A la primera de cambio se lanzó: “La Rioja Alavesa es un emblema para Euskadi y para España”, dijo. Y enfatizó: “Una marca mundial que cuenta con un proyecto internacional, que es uno de los mejores embajadores del País Vasco en el mundo”.

Tejerina alaba los grandes caldos dela zona

En 2007, en Ciudad Real, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se descolgó con una frase tan sorprendente para ser suya como alabada después por todo el sector mundial de las bodegas: “¡Viva el vino!”.

Su actual ministra de Agricultura en funciones, Isabel García Tejerina, no llegó ayer a tanto pero aprovechó su presencia en la Fiesta de la Vendimia celebrada en Samaniego (Rioja Alavesa) para definirla como “una tierra de vinos extraordinarios”.

Tejerina recordó junto al candidato popular a lehendakari, Alfonso Alonso, que “el PP es un partido con una enorme vocación agraria para el que el medio rural del País Vasco es fundamental”.

Pero no se quedó en eso y cargó contra los disidentes. “Hay gente que quiere romper eso, que quiere dividir, que tiene intereses pequeños. ¿Por qué renunciar [a la DOC Rioja] y buscar algo tan pequeño cuando podemos conquistar el mundo con nuestros vinos?”, se preguntó. Las 42 bodegas suman unos 14 millones de botellas en una denominación que aspira a los 400 millones de litros.

Los pitos arreciaron. “No queremos una guerra con la DOC Rioja”, aseguró un bodeguero molesto con lo que estaba escuchando del exministro. “Solo un cauce mejor para nuestros negocios”, dijo. Las 42 bodegas críticas no han hecho público el listado, prefieren mantenerse en el anonimato hasta que las administraciones vasca, española y la UE le den luz verde a una nueva denominación que visualice, como ya hacen Burdeos, Champagne o Borgoña, que se trata de vinos de zonas concretas, incluso de parcelas. La portavoz de EH Bildu, Miren Larrión, defendió, frente a Alonso, una nueva denominación que proteja a quienes buscan calidad ante “la política industrial productivista de la DOC Rioja que da prioridad a la cantidad”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La jornada amenazaba tormenta pero apenas si cayeron cuatro gotas y, de vez en cuando, se abrían grandes claros que alumbraban hectáreas de deslumbrantes viñedos cargados de uva, sobre todo negra. Miles de aficionados abarrotaban el recorrido diseñado entre las estrechas calles de la localidad vinatera. Los puestos de vino y de pinchos se sucedían organizados por pueblos. Y en cada uno de ellos se mostraban sus mejores caldos, y al mejor precio.

El lehendakari en funciones, Iñigo Urkullu, candidato a repetir en el cargo, se acercó con sus amigos, pero se limitó a comer, y posiblemente a tomarse una copa. En un pueblo que gobierna el PNV, pero en una región en la que el PP tiene mucho peso, no ejerció de candidato. Sin corbata y en mangas de camisa celebró su 55 cumpleaños. La líder del PSE, Idoia Mendia, evitó la polémica. Sus palabras fueron para criticar al PNV por abandonar al sector primario y para reivindicar “más inversiones para las más de 350 bodegas” la de Rioja Alavesa.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Pedro Gorospe

Corresponsal en el País Vasco cubre la actualidad política, social y económica. Licenciado en Ciencias de la Información por la UPV-EHU, perteneció a las redacciones de la nueva Gaceta del Norte, Deia, Gaur Express y como productor la televisión pública vasca EITB antes de llegar a EL PAÍS. Es autor del libro El inconformismo de Koldo Saratxaga.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS