Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior se afana en dar con “quien grabó todo”

Altos mandos policiales no descartan que las filtraciones estén relacionadas con la feroz lucha abierta entre los comisarios José Villarejo y Marcelino Martín Blas

Grabaciones al ministro de Interior
El ministro Jorge Fernández Díaz el miércoles en un acto de campaña en Cataluña.

La secuencia de grabaciones que está desvelando el diario Público evidencia las conspiraciones realizadas por el ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, para sacar a la luz delitos de corrupción que perjudicaran a sus rivales políticos. Las conversaciones —al menos dos— se produjeron en su ministerio los días 2 y 16 de octubre de 2014, antes de la consulta independentista catalana del 9-N. Su interlocutor era único: el director de la Oficina Antifraude catalana, Daniel de Alfonso, exmagistrado nombrado en 2011 por el Gobierno de la Generalitat con el consenso de los grupos políticos (incluido el PP). En la charla, De Alfonso se muestra dispuesto a complacer al ministro y a usar su oficina para descargar a la ya “quemada” UDEF (Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía). Se han hecho públicos unos 15 minutos de grabaciones fragmentadas, pero fuentes informadas hablan de cinco horas.

—¿Lo de CESPA —Grupo Ferrovial en el que trabaja Roger Junqueras, el hermano del líder de ERC, Oriol Junqueras— es endeble?, pregunta el ministro

—Estamos investigando, pero son muy débiles, esa es la verdad ministro, tenemos cuatro adjudicaciones al hermano de Oriol Junqueras, responde De Alfonso.

—Yo es que lo que sé, lo que he visto, es que realmente el volumen de facturación de CESPA por la vía de concesiones, subvenciones, se disparó

—Sí, sí, si, hubo tres años que se disparó, asiente De Alfonso.

— Y eso... No podemos olvidar que hablamos del hermano de Junqueras, insiste el ministro.

Hablan también de Felip Puig (consejero con Artur Mas) y de Francesc Homs, portavoz de la Generalitat, y de cómo filtrar las informaciones con la connivencia de la Fiscalía General. El ministro dice a De Alfonso que Rajoy está al tanto de todo. Ayer lo negó rotundamente. Y el presidente dijo no saber ni que existía esa oficina. Según Público, todo lo graba el móvil de De Alfonso, que lo ha negado y ha insinuado que su teléfono pudo ser intervenido por los policías a quienes se lo confió para limpiárselo. En Interior aseguran que no se ha llegado a ese detalle en la investigación encargada por Fernández al comisario general de Policía Judicial, tras verse en el ojo del huracán. Desde la Dirección General de la Policía no tienen nada que decir, aseguran, pese a que los sindicatos policiales piden la dimisión del ministro y el revuelo interno es clamoroso. Altos mandos no descartan que la filtración esté relacionada con la feroz bronca entre el comisario Villarejofontanero policial— y Marcelino Martín Blas, exjefe de Asuntos Internos relevado tras detener a El Pequeño Nicolás y enemistado con sus anteriores aliados, incluido el ministro.

Más información