Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy atribuye el escándalo de Jorge Fernández Díaz a una maniobra electoral

El presidente afirma: "Estamos en lo de siempre, a cuatro días de las elecciones, hay algunos que intentan aprovechar y pescar en río revuelto a ver qué sacan"

Grabaciones del Ministro de Interior:.  Mariano Rajoy y Jorge Fernandez Díaz

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha achacado este miércoles en Sóller el escándalo que afecta a su ministro del Interior a razones políticas contra la candidatura del PP y lo ha relacionado a otros precedentes y casos que han ocurrido en España en vísperas electorales para afectar al resultado: "Estamos en lo de siempre: como estamos a cuatro días del final de la campaña, hay algunos que intentan aprovechar y pescar en río revuelto para ver qué sacan". El candidato popular ha añadido también que las explicaciones ofrecidas hasta ahora por el ministro y el jefe de la Oficina Antifraude en Cataluña le han parecido "claras y rotundas". Rajoy ha expresado su "plena confianza" en Jorge Fernández Díaz.

Rajoy había asegurado antes, durante una entrevista en Onda Cero, que se enteró en la noche de este martes de la reunión que mantuvo hace dos años en su despacho el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, con el jefe de la Oficina Antifraude en Cataluña, Daniel de Alfonso, en la que se habló de buscar casos y acusaciones polémicas contra los dirigentes políticos nacionalistas catalanes en plena ofensiva de la deriva independentista. Más tarde, antes del mitin del día en Sóller (Baleares), respaldó "por supuesto" la actuación del ministro y añadió: "Hay gente con ganas de organizar un problema donde no lo hay". Por la noche, en el programa El Hormiguero, declaró: "El ministro me ha dicho que estas conversaciones son habituales. Yo estoy muy tranquilo y él también. No va a dimitir".

La noticia de las grabaciones en Interior para conspirar contra políticos catalanes ha caído como una bomba en la recta final de la campaña y ha despertado algunos fantasmas del pasado. Para paliar esos efectos desde el equipo más próximo de Rajoy en La Moncloa se intentó transmitir una sensación de calma y situación controlada. Fuentes oficiales de La Moncloa aceptaron que el escándalo está provocando "mucho ruido mediático" pero no acertaron a valorar cuánta incidencia electoral podría llegar a tener sobre el voto en las urnas. Fuentes de La Moncloa insinuaron que la conspiración que denuncia Fernández tendría una finalidad política "porque no tiene sentido que las grabaciones sean de hace dos años y se conozcan justo ahora".

Desde el entorno de Rajoy se apuntó también que lo más inquietante de este caso es que se hayan producido grabaciones en el despacho del ministro del Interior de España sin que este lo supiera y resaltan que ese es uno de los objetivos fundamentales de la investigación interna que ha anunciado Jorge Fernández.

Pese a la difusión de la grabación de las conversaciones el martes por el diario digital Público y pese a que en ellas se escucha decir a Jorge Fernández Díaz, fuera de contexto, que "el presidente del Gobierno lo sabe", Rajoy negó en Onda Cero que desde su Gobierno se hayan producido "jamás" filtraciones para perjudicar a otros partidos políticos y rechazó conocer hasta ahora ese tipo de reuniones. El jefe del Ejecutivo calificó los encuentros entre el ministro y el responsable antifraude en Cataluña como los normales de "dos personas que hablan de temas de su competencia".

El presidente comentó que el martes tuvo una conversación con el ministro cuando se enteró de la noticia de que se habían producido esas charlas, que trascendieron a través del diario digital Público. Rajoy indicó que las citas de Fernández Díaz y De Alfonso tuvieron lugar hace dos años (Público las fecha el 2 y el 16 de octubre de 2014) "sobre temas de su competencia y es algo normal". Luego intentó desligarse de la polémica y evitar hacer más comentarios: "No he leído la transcripción de la conversación, que además no sé si es completa, qué partes son, pero insisto: son dos personas que hablan de temas de su competencia y, por tanto, yo no tengo nada más que decir sobre ese asunto".

El conductor del programa Más que uno, de Onda Cero, Carlos Alsina, insistió en preguntar sobre las conversaciones y las filtraciones periodísticas que se produjeron en aquellos momentos contra determinados partidos nacionalistas, pero Rajoy no quiso entrar al detalle: "No lo sé, no conozco las conversaciones y no me parece prudente opinar sobre lo que no conozco".

Al ser preguntado sobre si valorar el efecto político de la difusión de una investigación está entre las funciones del ministro del Interior o del jefe de la oficina antifraude, Rajoy responde: "Pues no sé si se encuentra o no [entre] esas funciones, pero ya le digo que no sé exactamente cuál es el contenido de sus conversaciones. El director de la oficina antifraude es un magistrado nombrado por nueve años por el Parlamento de Cataluña y pidió ver al ministro del Interior para informarle de algunas investigaciones que estaban en marcha. Punto, es cuanto yo sé". Daniel de Alfonso fue nombrado en 2011 por la Generalitat de Cataluña con el consenso del PP.

Cuando se cuestionó a Rajoy sobre si estaba al tanto de esos contactos y si podían significar algún tipo de actividad delictiva, el presidente en funciones y candidato del PP comentó que se había enterado de las conversaciones en la noche de este martes, que hasta entonces no sabía quién era el jefe de la Oficina Antifraude en Cataluña ni que había ese cargo. Y en ese punto ratificó que "jamás" desde su Gobierno se habían producido filtraciones interesadas e impulsadas para perjudicar a algún partido político concreto: "Eso no se ha producido nunca".

Rajoy y el periodista polemizaron en público durante un largo rato porque el presidente intentó negarse a explicar al detalle su posición sobre los posibles pactos poselectorales tras el 26-J cuando se le ofrecieron escenarios distintos a que tenga que ser presidente solo el candidato de la lista más votada. Rajoy solo quiso insistir en que "lo normal" y lo que ha sucedido el 100% de las veces desde que hay democracia es que se haya dejado gobernar a la lista más votada: "Esa es mi posición y si no le gusta, lo siento".

"El presidente del Gobierno lo sabe"

Fernández Díaz señaló aparentemente al director de la Oficina Antifraude de Cataluña de que el presidente del Gobierno estaba al tanto de alguna de las gestiones realizadas. "El presidente del Gobierno lo sabe", le dijo el ministro durante la segunda de sus reuniones, en octubre de 2014, apenas unas semanas antes de la consulta sobre la independencia, según nuevos fragmentos de la conversación que ha revelado Público, aunque la grabación no recoge el contexto en que se produjo esa frase. Fernández Díaz pasa a relatarle después su relación de confianza con Rajoy y su plena confianza en que no dirá nada. "Es un hombre discreto donde los haya. Por supuesto, su mano derecha no sabe lo que hace su mano izquierda. Yo le conozco muy bien, de muchos años", agrega, según la conversación difundida.

En la primera reunión, De Alfonso había informado a Díaz del estado de algunas investigaciones en curso. Una, que afectaba al hermano del hoy vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras. Y la otra, al entorno familiar del exconsejero convergente Felip Puig. Según se desprende de la conversación, el ministro trasladó a Mariano Rajoy el contenido de esa charla. Así lo explicita en el segundo encuentro, que también fue grabado: "El presidente del Gobierno lo sabe", le dice Díaz. "Me parece bien, pero eso es lógico. Es una relación de Gobierno", responde De Alfonso.

Esquerra (ERC), Convergència (CDC), PSC, En Comú Podem y la CUP reclamaron ayer la dimisión del ministro del Interior y del director de la Oficina Antifraude de Cataluña. Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Iglesias (Podemos) y Albert Rivera (Ciudadanos) también han exigido su renuncia.

Más información