Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Y quién paga todo esto?

Si en un par de años no se recupera el empleo será imposible pagar las pensiones

Cuando los políticos afirman que se pueden bajar los impuestos o subírselos solo a los ricos y al tiempo disfrutar de un sistema de protección social de calidad, están tratando a la clase media como si fuera menor de edad.

Seamos claros: si en un par de años no se recupera el empleo, pero el empleo de calidad, hecho improbable dada la precariedad del creado hasta ahora, será imposible pagar las pensiones sin incrementar cotizaciones e impuestos. El gasto educativo es inferior a la media europea (1 punto del PIB) y es temerario recortarlo más. Seamos conscientes: al acabar cada ejercicio se introducen recursos adicionales en la sanidad porque lo que se presupuestó no da para pagar su coste real, ni siquiera tras los recortes (21% desde 2009). Además, aunque sea por su propio interés, usted, lector de clase media, también debería preocuparse de que se actué contra la pobreza; eso cuesta algún dinero ahora, pero se ahorra después. Las inversiones se han recortado demasiado (54% desde 2007) y tenemos que seguir bajando el déficit (5,16%).

Con una lista así, el que algunos prometan bajar impuestos puede ser dos cosas: una patraña tan irresponsable como la de quienes insinúan que el gasto puede incrementarse sin límite o una estrategia para rematar un cambio en nuestro sistema de protección social que ya ha comenzado esta legislatura. Es irresponsable y falso porque no podríamos pagar las pensiones y eso ni siquiera puede permitírselo el PP, puesto que sufriría un fuerte castigo electoral. O puede que se quiera caminar hacia la privatización del riesgo social, es decir: ahórrese usted los impuestos y compre en el mercado su pensión y su plaza escolar y un seguro sanitario y otro de dependencia y de desempleo... si puede. No se preocupe por los demás, habrá una ONG para atenderles.

Resultan más responsables quienes proponen aumentar los impuestos. Pero estos engañan a la clase media diciéndole que no tendrá que pagar. Incrementar los impuestos a los ricos es insuficiente: una cosa es subirlos, otra recaudarlos. Luchar contra el fraude, que no solo es cosa de ricos, es harto difícil con una mermada inspección de hacienda. Como en la Transición, los políticos deben explicar qué ocurre allí donde no existe un sistema sólido de protección social, qué le falta (y sobra) al nuestro para ser más justo, cuánto cuesta mejorarlo y por qué es positivo y no negativo que también la clase media pague impuestos hasta igualar su presión fiscal con la de la media europea, 6 puntos más alta.