Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La alcaldesa del 15-M visita al alcalde de Ocupa Wall Street

Ada Colau hablará en la ONU sobre vivienda y se reunirá con el alcalde Bill de Blasio

Movimiento 15 M
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el vicealcalde Gerardo Pisarello, en el expositor de Barcelona en una feria de diseño en Nueva York. EFE

Hace cinco años Ada Colau estaba en la manifestación del 15-M junto a su hijo, que solo tenía un mes de vida. No sabía entonces que un lustro después se perdería actos conmemorativos de aquellas protestas porque se encontraría de viaje institucional en Nueva York como alcaldesa de Barcelona. La capital catalana se mira en la Gran Manzana: ambas ciudades comparten, a distintas escalas, el sexapil internacional, los problemas de congestión que genera el turismo y el encarecimiento de la vivienda. Y si Colau ha llegado a la alcaldía aupada por el espíritu del 15-M, al demócrata Bill de Blasio se le recibió en 2014 como el alcalde de Ocupa Wall Street.

“Son ciudades que queremos que sean también amables para sus vecinos, que se pueda conciliar el carácter internacional, que nos gusta, con que sea una ciudad habitable para quien siempre ha vivido en ella”, apuntó Colau este domingo a la prensa tras visitar una feria de diseño NYCXDesign, donde la ciudad cuenta por primera vez con un espacio propio.

La alcaldesa de Barcelona intervendrá el lunes en la sede de Naciones Unidas en las audiencias preparatorias de cumbre Habitat III de la ONU, que tendrá lugar en Quito, la capital de Ecuador, en octubre para definir la nueva agenda urbana de las ciudades en vivienda y sostenibilidad. El secretario general de la conferencia es otro viejo conocido de los barceloneses, el exalcalde Joan Clos, ahora director ejecutivo de la ONU Habitat. "El mundo es cada vez más urbano. La población se concentra en las grandes ciudades y ello acentúa problemáticas como el aumento de la desigualdad y los problemas del desarrollo sostenible", señaló Colau, que hablará en la ONU en representación de las ciudades europeas.

El martes, Colau será recibida por De Blasio en el Ayuntamiento. Los ayuntamientos de ambas ciudades ya han mantenido contacto anteriormente, el primer teniente de alcalde neoyorquino, Anthony Shorris, el pasado verano y abordaron la regulación del turismo.

“Tenemos muchos temas en retos en común, la vivienda, la movilidad, la sostenibilidad, los precios especulativos, la necesidad de viviendas sociales y asequibles la lucha contra la desigualdad o la priorización de la educación pública”, dijo la alcaldesa de Barcelona.

Si algo tienen también en común De Blasio y Colau (y también Manuela Carmena, en Madrid), son las expectativas creadas sobre el poder que la política municipal tiene para hacer frente al talón de Aquiles de la economía en las grandes ciudades: la desigualdad. El alcalde de Nueva York, el primer demócrata en llegar a la alcaldía en dos décadas, ya ha pasado el ecuador de su mandato, ha ampliado la educación preescolar e impulsado la construcción de viviendas asequibles, pero los objetivos de su campaña quedan lejos.

En Barcelona, la otrora activista por la vivienda ganó las elecciones municipales hace ya casi un año pero ha estado gobernando la ciudad en minoría. Ahora, el pacto de gobierno al que ha llegado con los socialistas catalanes (el PSC) refuerza su posición, pero la alianza ha despertado recelos: la propia alcaldesa llegó a llamar "el partido del régimen" al PSC, que ocupó la alcaldía de la ciudad durante más de tres décadas.

Más información