Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno culpa a Page de paralizar el plan nacional de residuos nucleares

Industria argumenta que el bloqueo del ATC impide tramitar la planificación de desechos

Un cartel en la entrada del pueblo elegido para albergar la sede del almacén nuclear. Ampliar foto
Un cartel en la entrada del pueblo elegido para albergar la sede del almacén nuclear. EFE

El secretario de Estado de Industria, Alberto Nadal, ha culpado este martes a la Junta de Castilla-La Mancha, gobernada por el PSOE, de la paralización del proceso de actualización del plan general de residuos radiactivos, que el PP se comprometió a renovar en 2013, algo que no ha hecho en sus cuatro años en La Moncloa. Nadal ha argumentado que el freno que el Ejecutivo de Emiliano García-Page ha impuesto al almacén de desechos nucleares de Villar de Cañas (Cuenca) impide continuar con la renovación del plan general de residuos.

Este documento es el marco general para el tratamiento, entre otros asuntos, del combustible gastado de las centrales nucleares de España. En este momento está vigente la sexta actualización de este plan, que data de 2006. Y desde distintos sectores se había instado al Gobierno a renovarlo. El Ministerio de Industria tiene sobre la mesa un documento inicial desde abril de 2014, pero el departamento de José Manuel Soria no ha comenzado su tramitación desde entonces. Ese proceso de tramitación duraría alrededor de un año y medio, según fuentes de Industria.

Interrogado en el Congreso de los Diputados sobre esta falta de actualización, Nadal ha argumentado que el proceso para aprobar el séptimo plan no se iniciará en este momento por el "elemento de incertidumbre" que supone la paralización de la construcción del almacén de Villar de Cañas por parte de la Junta, que en julio amplió un espacio protegido cercano para frenar esta instalación. Según el argumento de Nadal, esta instalación es clave en la planificación de la gestión de los residuos radiactivos, con lo que no se puede actualizar el plan hasta que su futuro "no sea despejado". "El Gobierno espera que se despeje cuanto antes", ha dicho.

Ante el paso dado por la Junta, el Ejecutivo central tenía en su mano declarar el Almacén Temporal Centralizado (ATC) como proyecto de interés público de primer orden. Pero no se tienen noticias de esta declaración, que supondría judicializar el caso. José Segura, portavoz del PSOE en el Congreso, ha preguntado a Nadal las razones por las que no se ha decidido convertir el ATC en proyecto de interés público. El secretario de Estado se ha limitado a señalar que "el Gobierno va a hacer todo lo que esté legalmente en su mano".

En todo caso, el secretario de Estado ha asegurado que el ATC "va a ser una realidad", aunque no ha aclarado qué pasos dará el Gobierno.

El plan general de residuos es un elemento clave para aclarar el futuro de la energía nuclear en España. Hasta ahora, el escenario con el que se trabajaba en nuestro país era una vida útil de las centrales de 40 años. El Gobierno ya había dado algún paso para ampliar ese horizonte. Y, según ha indicado este lunes Nadal, existen en este momento dos borradores de plan de residuos, uno en el que se contempla mantener la vida útil en los 40 y otro en el que se lleva hasta los 50 años. Esta última previsión de 50 años es la que manejaban ya las empresas del sector desde 2014, según reconocieron en su planificación. Nuclenor ya ha pedido formalmente la ampliación de la central de Garoña, que está parada desde 2012. 

Tanto la reapertura de esta central como el plan de residuos y el futuro del ATC estarán en manos del próximo Gobierno. El PP no ha despejado esta legislatura el horizonte de la energía nuclear en España.

La Junta de Castilla-La Mancha ha mostrado este martes su "satisfacción"  ante las declaraciones de Nadal. "Es evidente que si el Gobierno de Castilla-La Mancha no hubiera tomado la decisión de iniciar la ampliación de la zona de protección hace dos meses no se habría logrado la paralización del ATC", ha indicado a través de un comunicado el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo.

El nuevo consejero del CSN propuesto por el PP no logra el apoyo del Congreso

Javier Dies, en el Congreso de los Diputados
Javier Dies, en el Congreso de los Diputados

El Gobierno no ha conseguido en el Congreso la mayoría cualificada para ratificar el nombramiento del nuevo miembro del pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), Javier Dies, propuesto por el PP. Este catedrático de Ingeniería Nuclear ha comparecido este martes en la comisión de Industria del Congreso. Pero solo ha conseguido el voto favorable de los 23 miembros del PP de esta comisión. El resto de partidos (16 votos) o se ha abstenido o ha votado en contra. Dies se ha quedado lejos de la mayoría de tres quintos que establece la ley para considerar que su nombramiento cuenta con el apoyo de la Cámara baja. 

Pese a todo, Dies será consejero del CSN, ya que la misma ley establece que, a pesar del rechazo del Congreso, el Gobierno puede nombrarlo.

El principal reproche hacia Dies desde los partidos de la oposición ha sido que el PP lo haya propuesto sin consultar al resto de los grupos. Además, también le han achacado su vinculación con el PP. Dies fue en las listas de los populares en las elecciones de 2011 en Sant Joan Despí (Barcelona). "Nunca he sido concejal", ha aclarado Dies, que en su comparecencia se ha centrado en su faceta como experto en energía nuclear.

El Gobierno ha decidido que este catedrático sustituya al consejero  -propuesto en su día por CiU- Antoni Gurguí, que ha tenido que dejar el cargo tras cumplirse el límite legal que le permitía ser miembro del pleno del CSN. Con la incorporación de Dies se rompe el cierto equilibro que había hasta ahora en este órgano supervisor, que será clave en los próximos meses para el futuro de la energía nuclear en España. Hasta ahora había dos consejeros vinculados al PP, otros dos al PSOE y uno a Convergencia.

Más información