Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido el empresario que ayudó a Rato a delinquir, según Hacienda

El juez encarcela al dueño de una firma que cobró supuestamente comisiones ilegales para el ex vicepresidente, según la ONIF

El juez de guardia de Plaza de Castilla ha ordenado este lunes, a petición de la fiscalía, el ingreso en prisión del responsable de la empresa Albisa, Alberto Portuondo Coll, detenido por la Guardia Civil en el aeropuerto de Barajas cuando se disponía a viajar a México, donde el empresario reside habitualmente. Portuondo Coll está vinculado a los delitos de blanqueo de capitales que la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF), dependiente del Ministerio de Hacienda, atribuye al ex vicepresidente económico Rodrigo Rato.

El instructor del caso Rato, Antonio Serrano-Artal, deberá decidir ahora —está en periodo vacacional— si mantiene la prisión provisional de Portuondo Coll. El juez Serrano-Artal ha remitido la causa a la Audiencia Nacional para que se hagan allí cargo de la investigación tras un informe del Ministerio de Hacienda que apuntaba el supuesto delito de blanqueo de capitales de Rodrigo Rato cometido en el extranjero. En ese delito habría colaborado el dueño de Albisa, el encarcelado Portuondo Coll.

La Fiscalía de Madrid consideró que había riesgo de fuga y de destrucción de pruebas por parte del empresario al que la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF) vincula con prácticas corruptas del exvicepresidente Rodrigo Rato y pidió al juez de guardia la prisión para Portuondo Coll. Un informe de la ONIF sostiene que la empresa Albisa Inversiones y Asesoramiento facturó dos millones de euros por servicios que realmente no prestó a dos empresas de publicidad: Zenith y Publicis.

40 millones

Estas dos empresas multiplicaron su negocio con Caja Madrid durante el mandato de Rato. Si en 2010 apenas facturaron 150.000 euros, en los dos años siguientes su cuenta ascendió a más de 40 millones cuando Rato estuvo al frente de Caja Madrid primero y de Bankia después.

La investigación de la ONIF apunta que esas dos empresas de publicidad pagaron dos millones de euros a la empresa Albisa por servicios no prestados. Esta empresa, según la ONIF, sería una tapadera de los negocios de Rodrigo Rato.

La oficina antifraude sostiene en su informe que Albisa pagó a su vez cerca de un millón de euros, también por servicios supuestamente no prestados, a Kradonara, una sociedad propiedad de Rodrigo Rato. El ex vicepresidente económico en el Gobierno de José María Aznar niega estos hechos.

Hacienda sugiere que Rodrigo Rato cobró comisiones ilegales de las dos empresas de publicidad a las que supuestamente benefició cuando presidió Caja Madrid y Bankia, y que utilizó como intermediaria para ingresar ese dinero a la empresa Albisa. Portuondo Coll es el primer implicado en este caso en ingresar en prisión después de que el juez en funciones de guardia en Plaza de Castilla así lo ordenara.