Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PSOE: “Si el PP quiere llegar a pactos, que pare la LOMCE”

Los socialistas responden a la oferta de acuerdo del nuevo ministro de Educación

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, en la rueda de prensa para informar de los presupuestos.
El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, en la rueda de prensa para informar de los presupuestos. EFE

El nuevo ministro de Educación afronta su primer examen. El jueves se reúne con los consejeros del ramo para analizar la marcha de la reforma educativa, la LOMCE. “Si de verdad quiere pactos, que empiece por frenarla”, pide José Miguel Pérez (PSOE). Méndez de Vigo ha invitado al exministro socialista Ángel Gabilondo a retomar el pacto educativo que el PP dinamitó en 2010. “Para pactar hace falta conocimiento y el ministro reconoce que no sabe de educación”, replica Pérez.

“Me sorprende que alguien que admite que no tiene ni idea de la materia de un ministerio sea quien esté al frente salvo que busquen ganar tiempo con buenas formas sin variar un ápice la política de [el exministro José Ignacio] Wert”, señala Pérez, responsable federal de Educación en el PSOE. El nuevo ministro admitió en una entrevista publicada el domingo en EL PAÍS que no sabe “lo necesario” de educación. “Estudio por las noches. Tengo un equipo de colaboradores que se lo saben muy bien”, dijo.

Méndez de Vigo también anuncio en la entrevista su intención de llamar a Ángel Gabilondo —exministro de Educación socialista y actual responsable de Educación en el equipo de expertos que elaboran el programa del PSOE— para intentar “poner algunas piedrecitas” para cerrar un pacto educativo. Fue el partido del ministro, el PP, el que evitó el acuerdo en 2010. Y Gabilondo era quien estaba entonces al frente del ministerio.

El anuncio de Cospedal

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, se encargó de anunciar en 2010 que su partido daba por liquidada la negociación y no firmaba el pacto. Cospedal enumeró como líneas rojas la defensa del castellano en comunidades bilingües o los exámenes de diagnóstico para todos los alumnos de España, entre otras. Esos puntos están ahora incluidos en la Ley Orgánica para la Mejora Educativa (LOMCE), la reforma vigente aprobada solo con los votos del PP. Tanto el PSOE como la mayoría de la oposición se han comprometido a derogarla si hay un cambio de gobierno tras las próximas elecciones generales. “No se trata de cerrar un acuerdo con un partido sino con el conjunto de las fuerzas políticas y de la comunidad educativa, que lo que ahora le piden es que pare la ley”, rechaza Pérez.

El jueves 13 de agosto se reúnen el ministro y los consejeros en la sectorial de Educación para debatir la implantación de la LOMCE el próximo curso. Seis comunidades —Andalucía, Cataluña, Canarias, País Vasco, Asturias y Murcia (esta última del PP)— aún no han aprobado los currículos de secundaria para el curso que arranca en apenas un mes.

Tras las elecciones autonómicas de mayo, el PP se ha quedado en minoría en los Gobiernos autonómicos, responsables de la implantación de la ley. Hasta 12 autonomías piden la paralización de la LOMCE y que retrasen las reválidas. Méndez de Vigo rechaza la prórroga porque “hay que cumplir la ley”. Los socialistas replican que se puede aplazar sin saltarse la norma.

 

 

 

Más información