La Iglesia no logra blindar este curso la asignatura de Religión en Asturias

El tribunal superior de esta comunidad rechaza paralizar el currículo de Bachillerato

Los jueces de la sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Asturias han rechazado paralizar el decreto de desarrollo del currículo de Bachillerato que el Gobierno de esa comunidad aprobó hace un mes. El Arzobispado de Oviedo había recurrido la norma por considerar que el nuevo diseño y reparto de las materias perjudica a la asignatura de Religión. La Iglesia había pedido la suspensión cautelar del currículo mientras los magistrados se pronuncian sobre el fondo.

Pero en un brevísimo auto de página y media, difundido este miércoles por la Consejería de Educación de Asturias, los magistrados de esta sala se niegan a suspender provisionalmente el decreto, una decisión ante la que "no cabe interponer recurso alguno", según figura en el pronunciamiento del tribunal. El Arzobispado presentó el recurso el viernes y el lunes los magistrados dictaron el auto, en el que no figura argumentación alguna para rechazar la paralización cautelar del decreto. Ahora tendrán que deliberar sobre el fondo del recurso, algo que podría dilatarse durante meses.

Más información
La Iglesia intenta blindar la asignatura de Religión en los tribunales
El tribunal superior de Baleares obliga a los institutos a ofertar Religión
La Iglesia gana la reforma educativa

Esta decisión del tribunal asturiano contrasta con la adoptada por el Tribunal Superior de Justicia de Baleares, que la semana pasada sí paralizó parte del decreto de Bachillerato aprobado por el anterior Gobierno de las islas.

En este caso, los magistrados obligaron a la consejería a que todos los institutos ofrezcan la posibilidad de que los alumnos de primero de Bachillerato estudien Religión si quieren, algo que no estaba garantizado. Esto, según el Obispado de Mallorca, contraviene los acuerdos de 1979 entre España y el Vaticano, en los que se establece que en Preescolar, EGB y BUP se "incluirá la enseñanza de la Religión católica en todos los centros", aunque nunca como materia obligatoria. Primero de Bachillerato equivaldría ahora (por la edad de los alumnos) al antiguo tercero de BUP, por lo que sería de aplicación lo previsto en los acuerdos con la Santa Sede, según argumenta la Iglesia.

En Asturias, el Obispado decidió recurrir porque en primero de Bachillerato se oferta la asignatura confesional "de tal manera que imposibilita su libre elección". En Baleares, directamente, la consejería dejó en manos de los institutos la decisión de si se ofrece o no la materia; y en muchos de los centros públicos los claustros acordaron que no se imparta.

Sobre la firma

Manuel Planelles

Periodista especializado en información sobre cambio climático, medio ambiente y energía. Ha cubierto las negociaciones climáticas más importantes de los últimos años. Antes trabajó en la redacción de Andalucía de EL PAÍS y ejerció como corresponsal en Córdoba. Ha colaborado en otros medios como la Cadena Ser y 20 minutos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS