Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Industria ofrece dinero a los alcaldes que rodean el almacén nuclear

El PSOE y los ecologistas dicen que "compran voluntades" para romper la oposición al silo

El alcalde de Villar de Cañas en los terrenos previstos para el ATC.
El alcalde de Villar de Cañas en los terrenos previstos para el ATC.

Enresa, la empresa pública que lidera el proyecto del futuro almacén de residuos nucleares previsto en Villar de Cañas (Cuenca), ha convocado el lunes a los alcaldes de los municipios que rodean esta instalación para ofrecerles dinero para sus Ayuntamientos. En total, en virtud a una orden aprobada por el Ministerio de Industria en marzo, la sociedad estatal tiene unos 300.000 euros para repartir entre los Ayuntamientos. Ese dinero se ofrece a pesar de que la construcción del Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos aún ni siquiera cuenta con la autorización del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), que tiene dudas sobre los suelos del emplazamiento elegido.

José Luis Martínez Guijarro, portavoz del PSOE en las Cortes de Castilla-La Mancha en la anterior legislatura y secretario general de los socialistas de Cuenca, ha criticado este viernes el ofrecimiento que se está realizando desde Enresa. "Intentan comprar la voluntad de los Ayuntamientos" porque existe "mucho rechazo", ha opinado. En la misma línea, Carlos Villeta, de Ecologistas en Acción, cree que se trata de "una medida a la desesperada" que pretende utilizar como "arma arrojadiza a los vecinos". 

Tomás Borona es uno de los regidores a los que Enresa ha convocado el lunes a la reunión. "Me han ofrecido 12.000 euros anuales hasta que comience a funcionar", sostiene. Borona, alcalde socialista de Alconchel de la Estrella, de poco más de 100 habitantes, está en contra del ATC. "Nos ofrecen ese dinero para que los que estamos en contra nos pongamos a favor", opina. "Nos dicen que podemos utilizarlo casi para lo que queramos y que, si no se hace el almacén, no habría que devolverlo", añade. "Pero nadie da duros por pesetas", concluye.

Borona avisa: "Si al final llega ese dinero lo vamos a utilizar en luchar contra el cementerio nuclear". El presupuesto municipal de Alconchel de la Estrella asciende a unos 160.000 euros anuales, detalla el regidor.  

El ofrecimiento de estos fondos, que llegarían a través de convenios a partir del próximo año, se produce en un momento en el que aumentan las dudas políticas sobre esta infraestructura, que es responsabilidad del Gobierno central. El PSOE, que gobernará en la Junta de Castilla-La Mancha, firmó antes de las últimas elecciones autonómicas un compromiso para paralizar esta infraestructura ante las dudas surgidas sobre su ubicación. Podemos, el partido que ha facilitado la vuelta de los socialistas al Gobierno autónomo, también firmó ese compromiso.

El municipio más beneficiado por este reparto será Villar de Cañas, donde se ubicará el ATC. A esta localidad le corresponde entre el 40% y el 50% de esos 300.000 euros. Su alcalde, el popular José María Saiz, defiende el proyecto de almacén nuclear y ni siquiera se plantea que no se vaya a construir en su pueblo. Explica que la reunión del lunes será con un "técnico de Enresa", que explicará al resto de regidores "la asignación económica que les corresponde, cómo pedirla y en qué se puede gastar". Enresa, por su parte, se ha limitado a indicar que lo que hace es aplicar la orden aprobada por Industria en marzo.

Los municipios que están próximos a instalaciones nucleares suelen recibir fondos desde Enresa como compensación. En el caso del ATC, según dijo en su día el Gobierno a través de una respuesta parlamentaria, a las localidades del entorno les corresponderían seis millones de euros anuales. 

Industria modificó las condiciones de reparto de estas compensaciones en marzo. En principio, esos fondos llegarían a las arcas municipales cuando el ATC estuviera construido y comenzara a entrar el combustible gastado de las centrales nucleares. Pero se incluyó una disposición transitoria por la que Enresa podría suscribir "convenios" con estos pueblos de Cuenca para "financiar actividades que contribuyan al desarrollo socio económico de los mismos o de carácter medioambiental" antes de que las instalaciones empezaran a funcionar. Se establecía que esos fondos ascenderían al 5% de lo que le corresponderá al año cuando el ATC funcione, es decir, 300.000 euros, según recuerda el alcalde de Villar de Cañas.