Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cooperante con riesgo de ébola ya está en el Carlos III de Madrid

La médico tuvo un accidente mientras trataba a un contagiado por el virus en Malí

La cooperante con riesgo de ébola se pinchó con una aguja que había estado en contacto con un enfermo de ébola

La cooperante con riesgo de ébola ha llegado ya al Hospital Carlos III de Madrid, donde va a quedar ingresada en observación durante 21 días. Será en la sexta planta del centro hospitalario público, la misma en la que que fallecieron dos misioneros por ébola y donde estuvo ingresada también la auxiliar Teresa Romero.

El centro, que fue vaciado de pacientes durante la hospitalización de Romero, recuperó parte de su actividad después de que ella fuera dada de alta. el 6 de noviembre. Las plantas tercera y cuarta vuelven a albergar pacientes de otras dolencias. La quinta sigue vacía, según una portavoz del hospital La Paz- CArlos III. No está previsto que se hagan traslados de pacientes de otros centros como ocurrió en los anteriores casos. La paciente navarra ha accedido al Carlos III por la puerta trasera del complejo hospitalario en una comitiva de dos ambulancias y un vehículo del servicio del Servicio de Urgencias Médicas de la Comunidad de Madrid (SUMMA).

La médico que podría haberse contagiado de ébola ha sido trasladada desde Malí en un avión medicalizado que la ONG Médicos sin Fronteras (MSF) fletó el jueves y que aterrizó esta mañana en la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid). La llegada ha sido poco antes de las 10.00, media hora después de lo que la misma organización tenía previsto.

La cooperante se encuentra bien, bien cuidad y acompañada, según ha asegurado esta mañana Joan Tubau, director de MSF España a la Cadena SER. Tubau ha señalado en un comunicado de MSF que "Pese a seguri protocolos muy estrictos, los riesgos no se pueden reducir a cero".

No está enferma, no va a contagiar a nadie y se le va a hacer una cuarentena preventiva

Fernando Simón, portavoz del Comité Especial para la gestión de la crisis del ébola

El director de la ONG ha destacado que aislar a trabajadores que "pueden haber estado expuestos al virus permite aislarlos rápidamente y que, si finalmente se ponen enfermos, reciban tratamiento rodeados de sus seres queridos". Tubau ha manifestado que espera que la médico "no resulte afectada y que este incidente quede así". También ha pedido "al público en general y a los medios de comunicación que respeten su anonimato, tal y como ella ha solicitado".

También el portavoz de la epidemia del ébola de MSF, David Noguera, ha insistido este mediodía en que, por expreso deseo de la cooperante y su familia, no se revelará información sobre su estado y su papel en la organización humanitaria. Noguera se ha limitado a decir que la mujer, que realizaba "asistencia directa a pacientes", se encuentra "abbsolutamente estable". Según el portavoz de la epidemia en la ONG, la cooperante llevaba "poco tiempo" en esa zona porque "solo hace tres o cuatro semanas que Médicos Sin Fronteras responde a esta epidemia en Mali"

Esta cooperante, de la que solo se sabe que es original de Navarra, había estado actuando en un foco de la enfermedad en Bamako, la capital maliense, y este mismo jueves de madrugada tuvo un accidente mientras ponía una inyección a un enfermo confirmado de este virus. Se trata, por tanto, de un caso de alto riesgo. "Hemos tenido un accidente con un riesgo potencial", ha definido Noguera, pero ha puntualizado que se trata de "una evacuación preventiva" porque todavía "no se tiene evidencia de que la aguja entrase en contacto con tejido contaminado". 

MSF llegó a Mali para intervenir por el ébola el 24 de octubre tras confirmarse un primer caso en Kayes, al norte del país, según el comunicado de la organización. El 11 de noviembre se detectó un nuevo foco en Bamako, donde MSF amplió su actividad. Tratan a enfermos de ébola en África desde el pasado marzo.

Los primeros datos concluyentes sobre el posible contagio de la cooperante se conocerán cuando pase las primeras 48 horas en aislamiento. EL Gobierno de Navarra por su parte, está en permanente contacto con las autoridades sanitarias, según ha informado su presidenta, Yolanda Barcina.

La mujer ha sido recibida por los trabajadores con trajes de protección, pero no los de máximo aislamiento, debido a que, por el momento, la mujer es asintomática, según fuentes del servicio. "Ahora mismo la Comunidad de Madrid es la que tiene más capacidad para tratar a la paciente", según el portavoz gubernamental. 

"No está enferma, no va a contagiar a nadie y se le va a hacer una cuarentena preventiva. Ahora mismo no supone ningún riesgo", destacó ayer desde La Moncloa el portavoz del Comité Especial para la Gestión de la Crisis del Ébola, Fernando Simón, durante una comparecencia convocada de urgencia.

La paciente quedará aislada en este centro hospitalario, el mismo en el que han estado ingresados la auxiliar de enfermería Teresa Romero, que ha superado la enfermedad hace pocas semanas, y los religiosos Miguel Pajares y Manuel García Viejo, ambos fallecidos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) elevó el miércoles a 5.420 muertos y 15.145 casos el balance de víctimas por el brote de ébola iniciado en Guinea y extendido a otros siete países, entre ellos España, donde se ha registrado un único contagio.

La médico navarra llevaba un mes en África luchando contra el Ébola

La religiosa Paciencia ya tiene la nacionalidad española

El Consejo de Ministros concedido este viernes la nacionalidad española a las misioneras de la Inmaculada Concepción Helena Wolo (natural de Liberia) y Paciencia Melgar (Guinea), por haber donado su plasma, después de haber superado la enfermedad del ébola, para curar a pacientes infectados por el virus como Teresa Romero.

La decisión se ha tomado después de analizar "detalladamente" un informe del hospital Carlos III de Madrid, según ha indicado la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. 

Paciencia Melgar, de 47 años, padeció y superó la enfermedad en Liberia. A petición de las autoridades sanitarias españolas, se trasladó a Madrid para donar plasma sanguíneo en varias ocasiones y se ha ofrecido para el estudio de su evolución durante un largo periodo de tiempo. Ese plasma fue parte del tratamiento de Romero, que manifestó su deseo de "abrazar" a Melgar cuando superó la enfermedad.

Helena Wolo, de 36 años, también padeció y superó el virus y se trasladó a España para donar plasma y ser objeto de estudio por los especialistas españoles.

La vicepresidenta del Gobierno ha asegurado que la concesión de la nacionalidad es una oportunidad científica "excepcional" porque permitirá a los investigadores tener acceso a dos donantes altruistas y ayudará a investigar sobre tratamientos contra este virus.

Más información